Entrevista

Georgina Mayo, la periodista que se defiende

La violencia en el deporte tuvo una derivación insospechada: una catarata de insultos a la periodista de TNU Georgina Mayo por su cobertura del asesinato futbolero de Santa Lucía y por haber dicho públicamente que es hincha de Peñarol. De ninguna de las dos cosas se arrepiente y denunció a todos ante la Justicia. Aquí, su versión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Georgina Mayo

La periodista Georgina Mayo no la quiere dejar pasar. En enero y luego de haber informado de las actuaciones de la Justicia sobre los ataques con resultado fatal a hinchas de Peñarol en Santa Lucía, fue víctima de una catarata de agresiones en las redes sociales. Desde cuentas que eran mayormente anónimas e incluían apelaciones a la condición de bolsos o tricolores, decenas de usuarios le dedicaron toda clase de insultos y amenazas. Carpeta y pen drive en mano, la periodista de TNU se plantó en el juzgado con las pruebas y acusó a todos de difamación e injurias con instigación al odio.

"Muy pocos están con nombre y apellido pero la policía informática es muy buena encontrando a la gente detrás de los usuarios fantasmas. Las personas tienen que saber que no se puede decir cualquier cosa en las redes", dice.

Pero ahora va por más. Luego de que el presidente de Nacional, José Luis Rodríguez, la calificara de "pseudo periodista" y dijera que su especialidad era la de "decir falsedades", Mayo grabó y amplió la denuncia penal hacia el dirigente tricolor.

Es cierto que la periodista especislita en asuntos judiciales es una ferviente hincha de Peñarol, fanática y confesa públicamente. Pero argumenta que nada de su corazón futbolero ha tenido que ver con su trabajo periodístico a la hora de informar del caso judicial sobre la investigación de lo sucedido en Santa Lucía en setiembre de 2016.

—A la luz de los acontecimientos, ¿Cree que fue un error haber dicho que es de Peñarol?

—No, no me hago ninguna autocrítica sobre eso. Las personas tenemos que ser libres. Si quiero, tengo que poder decir que soy de Peñarol o del que sea y tengo que opinar en mis redes y criticar un off side o un penal mal cobrado. Yo y todos nosotros. El problema es que la violencia en el fútbol ha llegado a tal punto que con tal de no alimentarla la legitimamos. Coartarnos en decir lo que pensamos del fútbol, es cederle terreno a los violentos. Tenemos que decir lo que queramos con respeto y que nadie sea insultado o agredido por ello.

—Luego de sus declaraciones, ¿ha tenido posibilidad de hablar con el presidente de Nacional?

—No. Nunca se disculpó por sus dichos. Él me acusó junto a otros dos medios de haber informado que el indagado por la bandera de Peñarol en el Parque Central había declarado que los dirigentes sabían de esa bandera. Y en TNU nunca dijimos eso. Ni siquiera se molestó en ver nuestra nota. Dijo lo que dijo porque le gustó y se dirigió a sus seguidores que no me quieren demasiado. No porque yo sea hincha de Peñarol. Supongo que ese conjunto de gente sabe que hay hinchas de Peñarol, que existimos. Sabía que soy rechazada por cómo cubrí el caso Santa Lucía.

—¿Qué diría sobre esa cobertura?, ¿Se arrepiente de algo?

—No me arrepiento de nada. Diría lo mismo y en el mismo orden. Yo dije que la investigación de Santa Lucía iba a continuar en un juzgado de Montevideo. Se va a investigar cómo los que salieron de la sede de Nacional estaban allí. Tuve esa primicia y por eso me bardearon porque ya casi no se hablaba del tema. Pero es una costumbre mía seguir las noticias.

—Le critican que a los agresores de Santa Lucía los llama "hinchas de Nacional", mientras que en algún caso referido a violentos de Peñarol los llama "delincuentes". ¿Por qué la diferencia?

—Yo reafirmo que lo que movió a esa gente fue su lado de hincha. No fueron a pelear por drogas o a robar. No estoy justificando una cosa o la otra, pero a quienes viajaron a Santa Lucía hay que decirles hinchas. El viaje fue para robar banderas y fueron armados y lo hicieron desde su lugar de hinchas, odiando un club que estaba festejando un 28 de setiembre en una plaza ignota de Santa Lucía. Cuando hablé de delincuentes en la Ámsterdam fue cuando robaron latas y dinero en la tribuna. Entonces estaban motivados por el delito. Querían la plata. A lo mejor el dueño del puesto de refrescos era de Peñarol también.

—¿La violencia es más problema de Peñarol que de Nacional?

—No. Hubo problemas en todas las hinchadas. Si ha habido más de Peñarol, puede ser porque somos más, según lo avalan las encuestas sobre el tema. Además, para mí se han hecho cosas mal en Peñarol, en Nacional, en Rampla o en Wanderers. En todos lados.

Hincha presente.

"Cuando vamos al estadio, estamos en la América. Y ahora vamos mucho al Campeón del Siglo. Puedo decir de quién soy hincha de Peñarol porque no hago deportes"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)