Peter Dinklage

Entre Game of Thrones y Pixeles

Lleva cinco temporadas en Game of Thrones y su personaje aún no ha muerto, lo cual para la serie de HBO es todo un acontecimiento. Sabido es que los personajes de esta ficción, por más populares o protagonistas que sean, nunca están a salvo. Pero Peter Dinklage ya era famoso de antes, cuando llamó la atención por su papel en The Station Agent, película por la que estuvo nominado a los premios del Sindicato de Actores y a los Independent Spirit Awards. Además, destacó en la divertida comedia de humor negro Muerte en un funeral. Eso marca que el actor es reconocido tanto en TV como en cine, pantalla esta última en la que viene de estrenar Pixeles, una aventura que homenajea a los videojuegos de los años 80 protagonizada por Adam Sandler. De ella habla en esta entrevista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pixeles

ENTREVISTA GENTILEZA: SONY FILMS

Peter Dinklage obtuvo la atención internacional gracias a su papel protagónico en The Station Agent (2003), película por la que estuvo nominado como Mejor Actor a los premios SAG (Sindicato de Actores) y a los Independent Spirit Awards.

Luego tuvo pasajes interesantes por otros films, como la comedia Muerte en un funeral (2007), pero el gran despegue si a fama refiere se dio en 2011, cuando apareció interpretando el papel de Tyrion Lannister en la serie de HBO, Game of Thrones. Por ella obtuvo un Emmy y un Globo de Oro, y está nuevamente nominado al Emmy para la entrega del próximo 20 de setiembre.

En Pixeles, encarna a Eddie The Fire Blaster Plant, Campeón del Mundo en 1982 del videojuego Donkey Kong, cuando era apenas adolescente. Ahora en prisión, de allí lo sacará el Presidente de los Estados Unidos (Kevin James) para que ayude a Brenner (Adam Sandler) y sus amigos a vencer una invasión alienígena en forma de personajes de esas "maquinitas" de los 80 que tan bien dominaba. Así se transformará en un Arcadio más.

-¿Cómo es tu personaje?

-Eddie fue el adversario de los otros tipos durante su niñez. Tiene un ego enorme en términos de sus campeonatos y le fascina recordarle a todos lo bueno que es. Ésta es la forma en que se comportaba cuando era niño. Y después lo vemos en el día de hoy y su actitud no ha cambiado en absoluto.

-¿Quién decidió tu aspecto en la película? Parecés una estrella de rock de los 80…

-No creo que luzca como una estrella de rock. ¡Pienso que él cree que parece una estrella de rock! Tiene un ego enorme. Éste era un look bastante común en los 80 en el lugar donde crecí, Nueva Jersey, pero a veces la gente mantiene una moda mucho después de que ya pasó. Este corte de pelo simplemente distingue al personaje y hace gran parte del trabajo por mí.

-Es un aspecto muy distintivo, muy ochentero…

-Eddie definitivamente se quedó atorado mental y visualmente en cierta época. Y, como dije, he visto varios tipos así. Ellos no se dan cuenta de que ciertos aspectos ya están fuera de moda pero, Dios los bendiga, se sienten felices. Eddie tiene este corte de pelo extravagante y muchos tatuajes, pero no los bellos tatuajes que están de moda en estos días. También tiene la costumbre de quitarle las mangas a todo lo que usa.

-¿Te gustó trabajar con un grupo de comediantes como Kevin James y Adam Sandler? ¿Fue un poco como una fiesta?

-Así es. La comedia es una verdadera ciencia. Siempre intentás hallar el diálogo más divertido y, como esta película tiene un guión escrito por Adam y otros colaboradores, siempre estaban abiertos a otras ideas y a la improvisación. Josh Gad es increíble en esto. De hecho Adam, el director Chris Columbus y los guionistas siempre mantenían las bromas que escribieron en la sala de edición, pero también les encantaban las opciones que nosotros pusimos sobre la mesa. Ésta es la razón por la que nos incluyeron en el elenco. Vieron que podíamos aportar a los personajes algo especial y querían ser desafiados igual que nosotros, aquí no tuvieron nada que ver los egos. A veces los actores piensan que pueden improvisar en los guiones, pero creo que eso a menudo se relaciona más con el ego del actor que con la posibilidad de mejorar la calidad del guión. Sin embargo, en Pixeles hubo una verdadera colaboración.

-¿Hiciste alguna investigación para esta película?

-¡Realicé 45 años de investigación! No, no me considero a mí mismo como un jugador real pero, cuando era más joven, sí jugaba videojuegos. Hace bastante tiempo. Sin embargo, para "entender" realmente los juegos que se representan en esta película tenías que ir a los locales de Arcade cuando eras niño, antes de la época de las consolas en el hogar. Pero incluso cuando se pusieron de moda, yo aún era adolescente. En la zona en donde vivía solo había una o dos consolas, así que tenías que ir a casa de tus amigos que tenían consola para jugar, pues eran muy costosas y debías comprar los cartuchos de juegos que costaban bastante dinero. Así que ibas a casa de tus amigos y jugábamos juntos. Me siento mal por todos los niños que juegan solos en la actualidad.

-Los juegos han cambiado desde que eras adolescente y el local de Arcade era un centro social, ¿correcto?

-Sí. Me dan pena los chicos de la actualidad, pues juegan en las consolas solos, mientras que acudir a los locales de Arcade era un acontecimiento social. Ibas al local, convivías con tus amigos, coqueteabas con las chicas, o con la única chica que estaba ahí ese día. También había música en los locales de Arcade y era como ir a una pista de roller-skating. Era muy divertido.

-¿Qué nos podés decir acerca del viaje de tu personaje en Pixeles?

-¿Viaje? Él era el adversario de la niñez para el personaje de Adam Sandler. Ambos eran jugadores de videojuegos y él era muy bueno. Después cae en épocas difíciles. Cuando lo encuentran está en prisión, pero lo necesitan para derrotar a los alienígenas, así que se ven obligados a reclutarlo y él se siente muy feliz.

-¿Y el peinado es parte de eso?

-Sí. El peinado está desde el principio hasta el final. Los niños que interpretan las versiones más jóvenes de Adam, Kevin y yo mismo, son maravillosos. Y el chico que me interpreta como una versión joven es fabuloso. ¡Él tiene el mismo pelo, lo cual es divertidísimo!

-Cuando empezaste a trabajar como actor, ¿imaginaste que participarías en una de las principales películas de Hollywood, como Pixeles?

-Cuando eres niño, ves Star Wars y todas esas películas, pero no pensás que podés formar parte de nada como eso, aunque participes en obras escolares. Yo no era tan ambicioso como para vincular estas dos actividades. Nunca pensé: "Bueno, yo podría hacer eso". ¡Simplemente me dedicaba a andar en bicicleta! Después empezás a hacer obras de teatro y pequeñas películas, y de pronto te encontrás en el elenco de una gran película. Pero grande o pequeña, y perdón por sonar como estoy a punto de sonar, todo se trata del material. Las más grandes películas no funcionan a menos que tengan una buena historia. Todo se trata de la escritura.

-¿Pixeles es un cambio de ritmo agradable en comparación con Game of Thrones?

-Game of Thrones ha sido mi trabajo durante cinco o seis años y es una trama bastante seria. Y no me agrada aburrirme a mí mismo en términos de categorizarme o repetir cosas, así que salté de gusto por participar en algo como Pixeles. Es muy benéfico mezclar las cosas. No quiero que todos se aburran y, menos que nadie, yo mismo debido al hecho de repetir papeles. Lo último que deseás cuando ya trabajás en Game of Thrones es hacer algo parecido a Game of Thrones; sin embargo recibís muchas ofertas como esa. Es como decir: "Hago una buena interpretación en ese género", así que no necesito repetir el personaje en mi tiempo libre. Por este motivo, cuando algo así toca a mi puerta, no tengo la menor duda para aceptarlo.

-Cuando te ofrecen proyectos similares a Game of Thrones, ¿cómo lo resolvés? ¿Es frustrante?

-Es fácil. Simplemente decís: "No, gracias". Es muy fácil decir eso ahora, aunque no lo hubiera sido al principio de tu carrera cuando luchás por destacar. Pero es bueno poder decir "No", pues así tenés el control. Muchos actores sienten que no trabajan en las cosas que desean y que no tienen muchas posibilidades de elección. Quizá hablo desde una perspectiva estúpida y privilegiada porque ahora tengo un agradable trabajo en la TV y mi situación financiera es buena, pero es importante ser capaz de decir "No".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)