Joaquín Furriel

Un galán entre caníbales

El actor emprendió uno de sus mayores desafíos con Entre Caníbales, la nueva tira que estrenó esta semana Monte Carlo TV y en la que le toca el personaje de villano. Dirigida por el laureado Juan José Campanella, el trío protagónico lo completan Benjamín Vicuña y la uruguaya Natalia Oreiro. Para interpretar a su personaje, llamado Valmora, Furriel debió engordar 10 kilos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Joaquín Furriel

“Mi personaje me exige como actor varios recursos porque no está en un solo lugar expresivo. Es un tipo que en su rol de político para el afuera tiene una manera de hablar, un discurso, pero internamente en la municipalidad con su gabinete tiene otra e, incluso, con su mujer también. El personaje tiene mucho carácter”, asegura. En esta entrevista, el actor también habla de la política y de su vida en pareja. “En este momento de mi vida estoy acompañado”, dijo sin detalles.

Esta semana se estrenó en Telefe y en Uruguay en Monte Carlo TV (también coproductor), la serie Entre Caníbales, una nueva ficción, que intenta mover el tablero de las preferencias de los televidentes del Río de la Plata. Tiene un dream team para pelearle el mayor sitial de audiencia: Natalia Oreiro, Joaquín Furriel y Benjamín Vicuña.

Antes de comenzar el diálogo, Furriel se toca la panza y no es un detalle menor, ya que tuvo que engordar 10 kilos para poder interpretar a su personaje, en esta producción dirigida por Juan José Campanella. Se pondrá en la piel de un político aspirante a presidente de la Nación, con un pasado muy turbio, al cual el personaje de Oreiro buscará desenmascarar.

—¿Qué fue lo que te atrapó de la propuesta?

—El nombre de Campanella, trabajar con Juan. Todo lo que vino después fue sumar. Pero en sí, mí decisión fue tener la posibilidad de trabajar con Juan Campanella.

—¿Qué tiene de especial grabar con Campanella?

—Con Juan tuve la sensación de estar en cine y no en televisión, eso en el aspecto técnico. En el aspecto humano, es trabajar con alguien que genera un gran clima de trabajo, donde cada área tiene que dar lo mejor de sí y eso me compromete como actor. Juan es muy exigente en el mejor de los sentidos, tiene muy claro lo que quiere de los personajes y fue muy preciso en lo que me pidió físicamente, estéticamente, emocionalmente y actoralmente para que yo pueda entrar a grabar el primer día con el pie derecho. Creo que es un gran DT y en ese sentido es fascinante ver como todo va acomodándose y donde cada uno ocupa un lugar único para que todo funcione.

—¿Cuál fue tu desafío actoral en este papel?

—Mi personaje me exige como actor varios recursos porque no está en un solo lugar expresivo. Es un tipo que en su rol de político para el afuera tiene una manera de hablar, un discurso, pero internamente en la municipalidad con su gabinete tiene otra e, incluso, con su mujer también. El personaje tiene mucho carácter. Es un líder y, como me dijo Juan, es un macho alfa que está todo el tiempo queriendo dominar la situación, es un ambicioso del poder máximo, lo excita sobre todas las cosas. Él lo único que quiere es tener poder y más poder.

—¿Cómo fue engordar diez kilos para hacer este personaje?

—No fue nada complicado, ya que lo engordé de manera saludable con Cormillot. Lo que si, tuve que cambiar de ropa porque no me entraba nada. Estoy contento, me parece un desafío actoral. Además, los tendré que ir bajando durante la tira por el personaje.

—¿Qué encontrás de real en esta ficción haciendo un paralelismo con nuestro país?

—Yo creo que no hay ningún personaje que sea real, no existen estos personajes en la realidad política de hoy, pero sí tienen un poquito de cada uno de alguna manera. No es uno solo, es más un compendio de lo peor de varios o de lo mejor, no sé si podría decir de varios. Creo que es un excelente año para mostrar esta temática. Es "el" año para hablar de esto porque se va a ver toda la trastienda, el marketing en la política, los discursos, la forma, la estética y la ética.

—¿Y cómo ves nuestra política actual?

—En principio, siempre me estimula el ejercicio democrático. Estamos viviendo un momento histórico democrático porque por suerte estamos llegando a unas elecciones de las cuales nadie se tiene que ir corriendo. En donde, uno va a poder elegir la opción que realmente quiera.

—¿Cómo te llevás con las críticas?

—Les doy el lugar que tienen que tener. Yo soy alguien que estoy trabajando constantemente conmigo mismo, estoy permanentemente atento a mi trabajo y me exijo mucho. Tengo una gran autocrítica de lo que hago, por lo tanto, las críticas que vienen por fuera de mí me suman. Estoy muy focalizado, mucho más que en lo que pueda llegar a repercutir.

—¿Le das importancia a los premios?

—Si, se la doy. Las veces que gané premios de trabajo sentí que trabajé muchísimo. Hasta ahora no recibí un premio en el que dije "uh, no lo puedo creer", la verdad que no. Laburé un montón como actor, y bueno, si me premian buenísimo.

—¿Cine, teatro o tele?

—En este momento depende del proyecto. Yo ya soy el mismo actor en los tres lugares, juego igual en el cine, en el teatro como en la tele. Yo amo el teatro porque lo hago desde los tres años y es el lugar del actor, pero también amo estar en este contexto haciendo este programa de televisión. Para mí las cosas tienen que ser particulares, no se pueden generalizar, si hago Entre Caníbales, me encanta esto. Si hice todas las obras de teatro que hice fue porque las elegí.

—Después de tanto camino recorrido y compartir escenario con Alfredo Alcón, ¿te sentís un actor consagrado?

-No, pero sí siento que dentro de mi generación soy un actor que logró tener su identidad.

—¿Y cómo sigue tu vida amorosa?

—Bien.

—¿Seguís en pareja?

—En este momento de mi vida estoy acompañado.

—¿Querrías tener más hijos?

—Bueno, no es un monólogo, ¿no? No depende de mí.

—¿Es un deseo quizás?

—No, cuando fui padre de Eloisa, lo fui por el encuentro que tuvimos con Paola (Krum, su ex mujer), no porque yo en ese momento deseara ser padre. Es algo de a dos.

—¿Y cuál es tu mayor anhelo profesional?

—A ver... tengo varios, pero podría decirte que después de haber trabajado con Alfredo en Final de partida y que me dirija, todo lo demás es un bonus track para mí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)