ENTREVISTA

Fernanda Sosa rumbo a Europa

Fernanda Sosa fundó su propia agencia y escuela de modelaje en Uruguay y ahora busca potenciarla en el exterior.

Fernanda Sosa (Foto: Instagram)
Fernanda Sosa. 

—Vas a asistir a la Fashion Week de Milán y París, ¿cómo te preparás para esos eventos?

—Voy a ir seis días a Milán y seis a París con un grupo de amigas. Allá voy a estar junto al diseñador Antonio Urzi que es mi amigo. Ya me armé conjuntos para cada día porque todos los días hay varios eventos en distintos lugares. Voy a llevar más de 30 para los 12 días que me voy porque no puedo repetir ropa y voy a ir a varios eventos por día. La idea es captar la atención de fotógrafos y de la prensa con un look extravagante.

—¿Qué implica para vos estar ahí?

—Estoy un poco nerviosa porque es la primera vez que voy a estar presente en eventos tan grandes. Hace años que venimos trabajando para que mi agencia FS Model Management se proyecte a nivel internacional y tengo muchas expectativas puestas en estos eventos. Estoy moviendo contactos del mundo de la moda para trabajar con modelos uruguayas hacia el exterior.

—¿Cómo te llevás con tu faceta de empresaria al estar al frente de una agencia de modelos propia?

—Muy bien, nos está yendo bárbaro. Trabajamos las 24 horas del día pero lo disfruto mucho. Yo soy la CEO, por mí pasan todas las iniciativas de proyectos, campañas, castings de televisión. Y también tenemos escuela de modelos.

—¿Cómo están pensados los cursos de modelo?

—Tenemos dos cursos. Uno de pasarela y publicidad para niños y adolescentes, y otro intensivo profesional dedicado a gente con más práctica. En el primero trabajamos en grupo y explicamos las técnicas y tips para que cada uno vea qué cosas le gustan más, mientras que el otro curso es más personalizado de acuerdo al perfil de cada uno. Nosotros les garantizamos a nuestros alumnos que van a tener participación en desfiles, fotos en buena calidad y buen material para ir armando la carrera de modelo.

—¿Hay algún cuidado especial cuando el alumno es menor?

—Tenemos alumnos desde cuatro años y todos los permisos pasan por sus padres. La edad influye porque por ejemplo una chica de 25 años se puede animar a una producción un poco sexy, pero no puedo poner a una de 14 a hacer lo mismo.

—Se te ve cambiada, ¿te hiciste algún retoque?

—Una se reinventa con los años y quiere verse mejor. Yo soy fan de la belleza de la mujer, y estoy a favor de las cirugías estéticas siempre y cuando no sean en exceso.

—¿Cuántas cirugías te hiciste?

—No puedo decir cuántas tengo. Son algunas... Las lolas, por ejemplo. Esa es una cirugía que se hacen todas las modelos. Hace poquito también me hice una rinoplastia para mejorar los ángulos de la cara. Mi cara y mi cuerpo están en manos de mi amiga, la cirujana Beatriz Manaro que es la única en la que confío. También el experto en sonrisas Ariel Luz, que trabaja con ella. El resto lo mantengo con gimnasio a full en Beauty Planet y una buena alimentación.

—Se te ha visto en varias producciones subidas de tono, ¿tenés un límite a la hora de mostrarte en fotos?

—He llegado a hacer desnudos cuidados. La mujer puede mostrar su belleza, y la modelo debe vender sensualidad y jugar con eso. Lo que pasa es que en Uruguay recién está surgiendo el tema de la modelo sexy.

—También sos estudiante de psicología, ¿cuánto te falta para recibirte?

—Me falta la tesis. La voy a hacer sobre dependencia emocional.

—¿Alguna vez la sufriste?

—Sí, con mi ex. Yo no lo podía dejar. Soy un poco débil, preciso la compañía de él. Pero era una relación que no podía prosperar de la forma que yo quería, que era en Montevideo y formando una familia.

—¿Después de él no hubo otro hombre que llame tu atención?

—No hubo ninguno que me guste, aunque obviamente recibo propuestas todos los días a través de las redes.

—¿Te escriben futbolistas?

—Algunos sí.

—¿Has estado con alguno?

—Sí, pero no voy a contar con quién porque ahora está comprometido. Él quería que yo me fuera a vivir al exterior pero yo no quería dejar mis estudios y mi trabajo. Fue una linda amistad. Yo he ido muchas veces a cenar con él pero nunca llamé para que vayan las revistas a sacar fotos. Hubo un acuerdo mutuo para no contarlo.

—¿Un jugador de la selección que juega en el exterior?

—Juega en el exterior. Me regaló un anillo que sigo usando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)