YOUTUBERS

Dosogas: "Queremos dar un buen ejemplo"

Federico Vigevani y Mathías Sellanes de Dosogas hicieron de su hobby un oficio. Pasaron de ser jóvenes uruguayos que se divertían grabando bromas en la calle a estrellas de internet contratadas por prestigiosas marcas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Federico Vigevani y Mathías Sellanes.

En busca de ampliar sus horizontes, la dupla se instaló en México donde aseguran que tienen fanáticas que los esperan en la puerta de su casa. Este mes, Dosogas volvió a Uruguay para presentar su show por varios puntos del país y participar de la ceremonia de los Premios Iris en la que compiten en el rubro Revelación Web. En entrevista con Sábado Show, reflexionan sobre su crecimiento a nivel internacional y no evitan las polémicas que protagonizaron. Dicen que la productora de Federico Hoppe y Pablo ‘ Chato’ Prada los “explotó” y le responden a su excompañero Juan Pablo Barbot que denunció que sufrió discriminación adentro del grupo por estar excedido de peso. Dosogas sin filtro.

Hace casi tres años Federico Vigevani y Mathías Sellanes abrieron un canal de You Tube bajo el nombre Dosogas para subir sus videos de bromas callejeras a internet. Caídas en público, disturbios en la calle y desconcertar transeúntes eran sus especialidades. Pasó poco tiempo para que la moda de los "youtubers" se instalara como una nueva forma de contenidos para jóvenes uruguayos, y aquel hobby se convirtió primero en un trabajo y después en una forma de vida.

Las reproducciones de sus videos y las suscripciones a su canal treparon a cifras impensadas (ahora cuentan casi con dos millones) y Dosogas se convirtió en un fenómeno imposible de frenar. Fueron convocados para hacer shows, lanzaron su propia banda de música y los contrataron como imagen de distintas marcas. Su éxito trascendió fronteras al punto que hoy están viviendo en México donde dicen que son considerados "estrellas y no unos pend… que hacen videos como acá".

De paso por Uruguay, los jóvenes de 22 años presentan su show en el Teatro Movie el próximo 4 de abril y también realizarán una gira por el interior que incluye Maldonado (2 de abril), Paysandú (8 de abril) y Rivera (9 de abril). El espectáculo los muestra interpretando sus temas musicales, realizando retos in situ y actividades con los espectadores. También se habilitan entradas especiales que incluyen Meet and Greet, donde los fanáticos acceden a saludar a sus ídolos.

"Cuando sos influenciador, lo más importante para el que te sigue es conocerte, darte un abrazo y sacarse una foto", destacan Mathías y Federico desde la sala Mono Stereo donde ensayan en Montevideo. Es que ahora los youtubers se definen como "influenciadores", jóvenes que trabajan e influyen desde todas las redes sociales. "Hay gente que sigue lo que hacemos en Instagram pero capaz que no mira nuestros videos de You Tube", explican.

En sus días en Uruguay, Federico pasó por la puerta de la intendencia de Montevideo por casualidad y se acordó de aquella tarde que significó un punto de inflexión en la carrera de Dosogas. En julio de 2015, los youtubers invitaron a una "juntada" con sus seguidores y reunieron a más de 600 jóvenes en la explanada de la intendencia. Hasta ellos se sorprendieron de su poder de convocatoria adolescente en el centro de la gris y envejecida ciudad de Montevideo. Fue entonces cuando los conoció el público masivo, pasaron por programas de televisión, entrevistas varias y se dieron cuenta de que no había retorno. "Ese fue el boom en Uruguay. Era rarísimo, nunca pensamos que íbamos a llegar a eso", relatan.

El camino hacia la masividad los acercó a grandes marcas y también a públicos de edades más reducidas, lo que los obligó a tomar la decisión de filtrar algunos de sus contenidos. Dejaron de filmarse vomitando como en los primeros videos y bajaron de internet algunas de sus piezas más polémicas. Por ejemplo, la broma titulada "Homosexualidad extrema" en la que simulaban grotescamente a parejas homosexuales en espacios públicos. "Eso no lo hacemos más porque no queda bien, pero nos daba gracia y nos divertía", explica Federico. Su compañero agrega: "No nos gusta enseñar malos hábitos, queremos dar un buen ejemplo. Un ejemplo medio divertido y rebelde, pero un buen ejemplo".

En medio de este crecimiento pasaron nada menos que por Calle Corrientes, donde presentaron el espectáculo Youtubers en Acción junto a sus colegas uruguayos Dos Bros y Gonzalo Fonseca. El show contaba con la realización de Dabope, productora que integran Federico Hoppe y Pablo Chato Prada. Sin embargo, aseguran que la experiencia "no fue la mejor". "Se hizo a las apuradas y las cosas no estaban claras. Fue medio turbio", critica Federico. Mathías se suma y arremete: "Nos explotaron. No les importaba uno, sino solamente facturar. No lo volveríamos a hacer".

En plan de ampliar los horizontes, en los últimos meses los uruguayos fueron a probar suerte a México. Conocían a youtubers de ese país, y en un par de viajes confirmaron que allí habría más posibilidades para crecer. Dejaron sus estudios, familia y amigos en Montevideo, y alquilaron un apartamento en la Ciudad de México para instalarse en tierras aztecas hasta nuevo aviso. Allí graban sus nuevos videos, alimentan sus redes sociales y se encuentran con otros youtubers. "Es como una comunidad", describen.

Su búsqueda por conquistar el mercado mexicano empezó con el pie derecho. Al poco tiempo fueron contratados por la agencia DW Entretainment, que trabaja con los influencers más destacados de la región. El próximo paso será Los Ángeles. "Nuestros amigos de México ya se están yendo para allá. Es la ciudad más importante del entretenimiento", proyectan.

Sino puede ver el video haga click aquí.

Caso Barbot.

A fines de 2016 Dosogas se fracturó y perdió a uno de sus tres integrantes. Juan Pablo Barbot se alejó del grupo que quedó reducido a la dupla de Federico y Mathías. En primera instancia, Juan Pablo justificó que se iba porque no le gustaba la idea de viajar por tanto tiempo. Sin embargo, con el correr de las semanas difundió capturas de Whatsapp para denunciar que había sido víctima de discriminación por parte de su excompañero Mathías, que según él lo presionaba para adelgazar.

Federico elige correrse del conflicto que enfrentó a sus amigos: "De eso no quiero hablar", aclara. Y se limita a decir: "Yo soy amigo de Juanpa desde hace tiempo y él me dijo que no se sentía tan bien en el grupo y que quería hacer su carrera individual. Le dijimos que no estábamos de acuerdo con su opinión pero la respetamos".

Mathías, en tanto, recoge el guante y responde: "Él pensó que iba a explotar solo, se la jugó por eso. Cuando vio que no le funcionó empezó a buscar excusas y a dejarme mal. Yo nunca respondí pero sé que todo lo que le dije fue por su bien y no por discriminar. Nunca discriminé a nadie. Tengo amigos gordos, flacos, gays, negros, blancos y amarillos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)