entrevista

Daniel Castro: "Tenemos que sorprender"

El periodista volvió a Monte Carlo TV para hacerse cargo de la conducción de Telenoche central luego de la salida de Fernando Vilar. “Estoy feliz porque sigo haciendo lo que me gusta”, dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Daniel Castro

—¿Qué sensaciones le genera el regreso?

—Mucha satisfacción. Es un retorno maravilloso para mí, porque implica continuar en las mañanas en Radio El Espectador y a la vez, volver al Canal donde estuve 17 años y hacerlo para conducir el noticiero central. Estoy feliz porque siguiendo haciendo lo que me apasiona y me pagan por ello.

—Se despidió en diciembre y retorna ocho meses después. ¿Esperaba un regreso tan pronto?

—No, pero las cosas se precipitaron. Para cualquier persona retirarse de un lugar de trabajo siempre tiene algo de movilizador. Pero regresar también es muy especial porque significa la renovación de la confianza. De algún modo se puso a prueba todo lo que pasó y lo que yo hizo en los 17 años de mi etapa anterior en el canal. Si algo no cerraba, ¿para qué convocarme?... Así que representa un honor que me llamen para trabajar donde un lugar donde estuve tanto tiempo.

—Vuelve con un rol diferente, ser la cara del noticiero central, ¿cuánto siente la responsabilidad?

—Cuando se asume la responsabilidad de estar al frente del producto estrella del Centro Monte Carlo de Noticias uno entiende que es un desafío diario, una meta cumplida para mí. Todo el trabajo del equipo periodístico del canal se juega en esa hora y media. Y se siente, sí, claro que sí. Esperemos estar a la altura.

—¿Cómo vivió los primeros días?

—En atención a lo rápido que se dieron las cosas, tal vez me falte un tiempo para sentirme completamente cómodo en ese ámbito que fue natural para mí. Como se dice en lo deportivo, "estoy falto de fútbol", aunque con el correr de los días me acomodaré.

—Está solo en la conducción, ¿se va a mantener eso?

—La voluntad del canal y de Claudio Romanoff, que es el director de Telenoche, es que haya un fortalecimiento periodístico. Ese es el gran concepto que está detrás de este cambio: fortalecer periodísticamente al canal y a sus noticieros. En esa lógica se irán tomando decisiones y una de ellas, probablemente, involucre a tener otra compañía en la conducción.

—En cuanto a su labor personal, ¿qué impronta le gustaría darle a su conducción de Telenoche?

—Hay un equipo muy potente trabajando en el rediseño del noticiero. Claudio es periodista y le encanta el oficio: se apasiona por el oficio. Hay algo clave que es explicar la noticia, darle el contexto, eso de lo que hablamos tanto pero que muchas veces nos cuesta concretar. En función de eso se va a avanzar. Por otro lado, el canal históricamente tiene un perfil de cercanía con la gente que cada tanto hay que renovarla. Hoy tenemos nuevos elementos técnicos de interacción que vamos a explotar al máximo. Y por último, desdramatizar lo que representa un noticiero. Uno se tiene que permitir ciertos guiños con la realidad cotidiana.

—Los noticieros en Uruguay tienen una larga historia de competencia, ¿usted se definiría como competitivo?

—Creo que cada uno tiene su sello y estilo. Si han convivido todos estos años, lo seguirán haciendo. En Uruguay hay margen para mantener los noticieros de forma consolidada y con alta referencialidad. Más allá de esto, efectivamente hay una competencia y peleamos por eso en términos de rating. No lo veo en términos tan salvajes como ocurre en otros países. Entiendo que la competencia es estimulante, pero no debe plantearse como una guerra. Por ahora se da una convivencia racional.

—Una de las principales críticas que se hace a los noticieros es que son "iguales", con el mismo contenido...

—Es verdad. Muchas veces la gente tiene la percepción de que tenemos lo mismo. Pero en esto hay que ser rupturista. Hay que sorprender. Yo quiero tener lo imprescindible, que seguramente estará también en el otro canal, pero quiero tener cuestiones innovadoras para mi canal. Eso es lo sustancial porque redunda en un diferencial para la gente. Es la pelea que hay que dar.

—¿Que significa para usted tomar la conducción luego de 22 años de Fernando Vilar?

—De esos 22 años, yo estuve 17 compartiendo con él. Lo conozco mucho, hemos compartido algunos espacios periodísticos en el canal y siempre tuvimos una muy buena relación. Hace algún tiempo, con él habíamos imaginado que esto iba a suceder en los términos en los que finalmente sucedió. Nunca estuvo planteada entre nosotros una competencia interna. Creo que él aún tiene mucho para dar y lo va a volcar seguramente en los medios. Estaremos a la espera de eso.

—¿Qué balance hace de estos primeros ocho meses de La mañana del Espectador?

—Cuando llegué a El Espectador, hacía 20 años que no hacía radio. Fue toda una etapa de entrenamiento y hoy tenemos un programa muy fresco, innovador, estamos muy felices. Hay un gran equipo detrás y entre todos jugamos de memoria. Estoy enamorado de la radio. Me apasiona y lo disfruto enormemente.

—¿Qué ha dicho su familia de este paso en su carrera?

—Estamos muy felices. Tengo una niña de dos años, otra de 8 y mis hijos grandes y nietos. Y ahora hay niño por venir, que se va a llamar Martín y nacerá en diciembre. Se puede decir que por ese lado ya cumplí con la patria. Todo eso obliga a que en las decisiones laborales hay que tomar muy en cuenta los tiempos. Ahora nos estamos acomodando porque volver a Telenoche implica en un logro profesional que redunda en beneficio de todos y estamos organizando los tiempos para aprovechar el tiempo con la familia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)