NADIA THEODULOZ

La dama y los vagabundos

Modelo y actriz, Nadia Theoduloz lleva desde siempre la vocación por defender y ayudar a los animales. Ha rescatado decenas de ejemplares del abandono y el maltrato y ahora también se desempeña como voluntaria en Animales sin hogar, que da refugio a miles. En pareja con el periodista deportivo Damián Herrera, Nadia cuenta que su pasión es también compartida por su enamorado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nadia Theoduloz. Foto: Daniel Ayala.

—¿Cómo nació tu amor por los animales?

—Siempre tuve amor por los animales, desde niña. Me da mucha pena y me parte el alma el abandono y el maltrato. Creo que me importan más los animales que las personas porque ellos no pueden defenderse solos. Parezco radical, pero siempre digo que la gente a la que no le gustan los animales no pueden ser buenas personas.

—Sos voluntaria en Animales sin hogar, ¿cómo surgió esa faceta?

—Fuimos con Damián (Herrera, su pareja) a conocer un día y Juan Echeverría, uno de los directores, nos hizo un recorrido. Ya conocía por referencias y quería ir. Es impresionante: tienen 800 perros, más de 600 animales de granja (vacas, chanchos, gallinas), 300 caballos y más de 100 gatos. Es una obra increíble y el director me ofreció ser voluntaria. Al otro fin de semana ya estaba a la orden.

—¿En qué consiste tu trabajo?

—Voy los fines de semana y hago lo que haga falta. El primer día salimos con una carretilla a recoger la materia de los perros. También me ha tocado juntar los huevos de las gallinas. Y muchas veces, aunque no haya una tarea concreta, ir a hacerles mimos es muy terapéutico para mí y para ellos. Se trata de animales que fueron abandonados y maltratados, en muchos casos se están recuperando de heridas o enfermedades muy graves.

—¿Cuántos animales tienen en la casa con Damián?

—Ahora tenemos a Fidel, un bulldog inglés. Y dos gatos: Marita, a quien rescatamos hace poco y también adoptamos a Indio, un macho. Además, tenemos una tortuga. Ellos son los fijos porque también muchas veces rescato de la calle y los tengo un tiempo hasta darlos en adopción. Ahora tenemos una perrita que encontramos el jueves pasado cuando volvíamos de cenar. Paramos. La levantamos y estaba llena de aceite de auto. La bañamos y ya le conseguimos un adoptante.

—¿Cuántos animales dirías que has rescatados?

—No sé. Perdí la cuenta. Yo siempre estoy atenta y he encontrado decenas. Ellos son muy agradecidos. Mi sueño sería tener un refugio, algo que es inviable en este momento así que hago lo que puedo. Siempre tengo pastillas para la sarna y comida en el auto o en la cartera porque constantemente estoy ayudando. Somos muchos en la misma sintonía, pero no damos abasto. Hay 1.700.000 perros en la calle. Algunos están bien, pero otros en estado lamentable. El Estado no da respuestas.

—¿Cuál te parece el problema más grave de esta temática?

—A mí me sensibilizan sobre todo los caballos maltratados. El perro puede estar en situación de calle, pero por lo menos es libre. No pasa lo mismo con los caballos, obligados a trabajar. Algunos los cuidan pero por lo general no. Igual, el maltrato no va en la educación. Muchas veces he encontrado personas muy humildes, un cuidacoches por ejemplo, que tiene a sus perros como reyes. Creo que va en tener una sensibilidad que mucha gente no tiene. Descarga su maldad con los animales. Es una lástima.

—¿La pasión tuya por los animales te ha generado problemas de convivencia con Damián?

—No. A él no le gustaban los gatos pero luego le fue tomando cariño. Hoy nuestros gatos duermen con nosotros. Ahora le encantan los animales. Es un tema que nos une, no que genere discusión. Muchas veces está en la calle trabajando y siempre que ve un perro, le saca foto y me lo manda. Me acompaña y me ayuda muchísimo.

—¿Qué planes tienen como pareja?

—Estamos conviviendo desde hace un año. Somos muy compañeros. Nos gusta apostar al futuro y formar una familia en algún momento. No lo estamos buscando, pero si viene un bebé, va a ser más que bienvenido. Ya estamos en edad. El casamiento es más difícil por ahora porque queremos celebrarlo con amigos y resulta caro.

—¿Te gusta el fútbol?

—Me gusta. Soy de Peñarol. Pero hay tanta violencia que no se puede comprender. Mi familia de parte de madre es toda de Nacional y siempre estuvo todo bien. No puedo creer las cosas que se dicen y que se maten por una camiseta. No les importa nada. A mí me aterra eso. Así que al estadio no voy más. Cambió mucho el ambiente.

Una ONG muy "bichera".

Animales sin hogar es el principal refugio para ejemplares abandonado. Hoy solo reciben casos extremos porque están excedidos de capacidad. Ocupan 180 hectáreas, en su mayoría arrendadas y hay casi 2.000 animales. No tiene apoyo estatal. Para conocer más y colaborar: animalessinhogar.com.uy

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)