YO DIGO

¿Cree que Raúl Sendic debería renunciar a su cargo de vicepresidente?

Opinan Kairo Herrera, Ana Matyszczyk, Jack Doorman y Álvaro Ahunchain

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Yo Digo.

Kairo Herrera - Comunicador

No. En el caso de un servidor público, primero tiene que rendir cuentas de sus actos, probar su culpa o inocencia. Y que en función del resultado se tomen las medidas pertinentes. Para esto la Justicia tendría que poder actuar sin la intervención de ningún partido político como pasaría con cualquier ciudadano. 

Ana Matyszczyk - Periodista

La Vicepresidencia de la República es un cargo que elige, exclusivamente, la ciudadanía uruguaya. Entiendo que lo más sensato, moral e intelectualmente hablando, es que Sendic evalúe si, efectivamente, cumplió con las expectativas que, hace tres años, la gente depositó en él como candidato. Si concluye que las ha colmado, creo correcto que continúe desempeñado el cargo de Vicepresidente de la Nación. Pero si a partir de esa autoevaluación, Sendic reconoce que no ha estado a la altura de las circunstancias, sería justo para sus votantes, que se aparte de la responsabilidad para la cual fue electo en 2014. 

Jack Doorman  - Músico 

Es obvio que tiene que renunciar. La gente lo odia. Es un chico vomitivo. Si hubiese pedido perdón por todo lo que pasó en torno a su diploma, bárbaro, pero no fue así. No supo responder una pregunta tan simple como si tenía el diploma o no lo tenía. Había mil maneras de responder utilizando un poquito de honestidad, pero contestó como un imbécil. Quiere defender su gestión, ¿pero qué va a defender si su gestión fue una mier...? Fue una pérdida de dinero. No sé cómo le da la cara para seguir ahí. Es un asco ese tipo. 

Álvaro Ahunchain - Empresario y director 

No puedo olvidar una aguda observación de la escritora Claudia Amengual, en ocasión de la polémica por el título de Licenciado. Sutilmente comparaba el proceder del gobierno con un detalle del cuadro “La balsa de la Medusa”, obra maestra de Géricault. Un sobreviviente se aferra inútil e inexplicablemente a un cadáver, haciendo aun más inseguro ese maderamen zozobrante. Llega un momento en que, por el bien de todos, habría que soltar al muerto...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)