KAROL G

Conquistar el continente

La mujer por excelencia en el género urbano quiere ser la número uno del mundo, y de eso habló con Sábado Show.

Karol G
Karol G. Foto: Difusión

Con el ejemplo de su compatriota Shakira por delante y con Selena Quintilla como máximo referente, la colombiana Karol G sueña con ser la número uno del mundo y con dejar un legado. Hoy es la mujer por excelencia en un ambiente dominado por hombres, tildado de machista y misógino: el del género urbano, al que quiere ponerle canciones que representen a las mujeres, a su forma de sentir y pensar.

Después de una década de dar pelea las puertas se le empezaron a abrir hace más de un año, y hoy suma millones de reproducciones en YouTube y plataformas digitales, colaboraciones con colegas como Bad Bunny (que el lunes estuvo en el Teatro de Verano), Ozuna o Nicky Jam, y grandes amistades como la de J Balvin. En charla con Sábado Show, la colombiana habla de sus sueños.

—Hace poco viniste a Argentina para abrir los shows de J Balvin. ¿Cómo es tu vínculo con él?

—Somos superbuenos amigos. Confirmadísimo: no tenemos ningún tipo de relación amorosa, porque nos molestan mucho al respecto. Nos conocemos hace como ocho años y ha sido muy bonita la participación de él en mi carrera porque siempre está para aconsejarme, para presentarme gente; siempre ha estado muy de la mano conmigo. Además de que es un niño, nos queremos mucho, pasamos muy rico, las familias se conocen y la verdad que en esta carrera que es muy dura y solitaria, tener colegas que sean bien amigos y allegados no pasa muy seguido, y eso lo tenemos él y yo.

—¿Te inventan muchos romances, que mencionaste eso al pasar?

—¡Sí! Con todo el mundo. Parezco la novia de todos. Porque me vieron con uno allí o salí con otro por allá, ya me inventan romances. En estos días con Sebastián Yatra nos inventaron un romance, porque él estaba presentando su nuevo sencillo que se llama "Robarte un beso", y el puso algo así como: "Yo le robaría un beso a Karol G", yo obviamente que para apoyar la expectativa lo reposteé, y en mi país ya prácticamente somos la pareja del año.

—¿Cómo te llevás lidiando con eso, con esa exposición y con esas especulaciones en torno a tu vida?

—Pues al principio me tomaba el tiempo de desmentir todo lo que hablaban, pero llega un punto en que es imposible. Sea como sea la gente va a hablar, bien o mal, pero tiene que dejarte de afectar porque tu estás trabajando, estás haciendo lo tuyo y tienes que estar enfocado. Entonces cuando te dicen: "Supimos que eres novia de Balvin" o "Supimos que eres novia de Yatra", ya lo disfruto, me río, me invento cosas, molesto, paso la página, cambio el tema y todo bien.

—Tu empezaste desde muy chica en la música, pero el último año sobre todo ha sido de mucho impacto y visibilidad. ¿Cómo llegás a este momento de tantas oportunidades, después de haberla peleado tanto tiempo?

—Tienes toda la razón, a mí la gente que me está conociendo ahora pensará que esto es de ayer, que a Karol G se le dio por cantar el año pasado. Pero en 2006 firmé por primera vez en un papel que yo me iba a llamar Karol G artísticamente, y hemos trabajado incansablemente. Pero sí tengo que decir que desde mayo del año pasado hasta el día de hoy ha sido la evolución más rápida. Ya la recompensa por tanto trabajo y esfuerzo nos ha llegado, una tras otra, con muy buenas oportunidades. Ya estuvimos dos veces en Europa con conciertos este año, en Israel; la verdad es que la música me está llevando a lugares que pensé que me iban a costar más tiempo, y ya las estoy empezando a vivir y disfruto como nunca.

—Que las cosas se hayan dado así, después de trabajar varios años, ¿ayuda para que la fama no se te suba tan rápido a la cabeza?

—¡Cien por ciento! A mi la gente me dice: "Karol, pero tienes un video de 160 millones en mes y medio, cantaste en Israel con Yankee"... Y yo abro el Luna Park para J Balvin, pero yo quiero llenar el Luna Park yo, entonces no hay manera de que se te suba a la cabeza porque no ha pasado nada. Todavía no ha pasado nada de lo que yo quiero lograr, y eso te mantiene con los pies en la tierra. Creo que la gente de afuera lo disfruta más que uno.

—¿Y qué querés lograr, además de llenar el Luna Park?

—Quiero ser la número uno del mundo, no quiero otra cosa diferente a eso. Quiero que cuando la gente diga Karol G la canción esté superpegada, estemos de gira en todo el mundo, todos estén hablando del tema. En mi país tenemos una representante que ha logrado cosas impresionantes que ha sido Shakira, que se ha puesto en la mitad de los mercados anglo y latino, que es una barrera muy difícil de cruzar. Y a eso es a lo que yo le apunto, a ser la artista de todos para todos. A presentarme en estadios, conciertos, mundiales, en eventos muy importantes, y que todo el mundo sepa quien soy.

—¿Te gustaría hacer una colaboración con Shakira?

—¡Claro! Además ya tuvo su break mientras estaba teniendo sus hijos, atendiendo a su familia, pero mira que regresó y regresó con todo. Y eso es muy lindo, porque ahora estamos en un mercado que es muy pasajero, donde se te pega una canción y no sabes ni quién la canta. Pero dejar un legado es el verdadero trabajo que yo quiero hacer y ella ya lo tiene, así que sería brutal hacer algo juntas algún día.

—Pensando en dejar un legado, tu ya tenés una característica fundamental que es la de ser la mujer hoy dentro del género urbano. Esa es una bandera pesada de llevar, imagino.

—Pues sí. Reconozco que fue muy complicado, que fueron siete u ocho años presentando mi proyecto, queriendo cosas muy positivas con mi carrera, porque como dices es un género dominado por hombres y no nos daban espacio a las mujeres. Pero la música es universal y hace falta. Y creo que la evolución que ha tenido la música urbana, que ya se ha vuelto música latina en la que intervienen maestros como Chayanne, Ricky Martin o Shakira; se volvió la música de todos, y eso nos abre mucho más las puertas a las mujeres.

—¿Cuál fue tu mayor desafío como mujer, a la hora de tomar la imagen machista que se tiene del género y transformarla a tu punto de vista?

—Creo que el reto más grande es ser una mujer y conservarme femenina dentro del género. Porque al competir con hombres, al final del día si quieres usar la fórmula ganadora empiezas a cantar cosas un poquito más fuertes, más vulgares; cambias tu actitud, la vuelves un poquito más ruda, y es lo que funciona. La gente me decía que mis canciones son muy románticas, muy baladas y que eso no iba con el género urbano, y yo dije: esa tiene que ser mi carta a favor, porque aquí es donde las mujeres no van a tener que pensar como un hombre para entender lo que se canta, sino que va a haber una mujer que va a decir cómo nos sentimos. Esa fue mi carta a favor.

—¿Y cómo recibieron tu propuesta las mujeres, que se sabe, en las redes sociales pueden ser muy crueles?

—Tengo que decir que al principio fue horrible, que los artistas hombres fueron los primeros que me dieron una oportunidad. Pero ahora en nuestras estadísticas, en números reales, el 65 por ciento de los seguidores de mi música son mujeres. Y me encanta porque siento que estamos cumpliendo con el objetivo, que ellas sientan que esta es una carrera para inspirarlas a ellas; que la música está para que la disfrute quien quiera, pero mi enfoque personal es hacerles sentir a las mujeres que esta es una salida más.

—Por otro lado, en tus videoclips o producciones fotográficas te mostrás muy sensual. ¿Cuál es el límite ahí entre una imagen honesta y el personaje que hay que proyectar?

—La sensualidad tiene que estar porque es algo que traemos las mujeres, pero cruzar la barrera ya me parece muy delicado, y para mí mucho más porque uno de mis públicos más fuertes es de niñas y adolescentes. Pero de mí no esperen que me vaya a un extremo donde las mujeres se sientan ofendidas, porque no tendría sentido para lo que hago y lo que soy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)