Tatiana Cortazzo

La confidente de empresarios

La periodista Tatiana Cortazzo abre camino como nueva figura de la comunicación al frente de Empresarios de acá (NSTV), donde busca las historias de vida detrás de esos enigmáticos seres que son los empresarios uruguayos. En entrevista con Sábado Show, revela que solamente logra dejar el celular y “desenchufarse” de la agenda cuando se entrega a las rutinas de gym y spa en Bethel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tatiana Cortazzo

—¿Cuál es la esencia de Empresarios de acá (NSTV)?

—Es el único programa nacional que permite conocer a los empresarios uruguayos. Se me ocurrió la idea porque visualicé que faltaba una propuesta de ese estilo. En los medios solemos convocar a los empresarios a hablar cuando algo de su rubro es noticia pero poco sabemos de cómo surgieron y quiénes son. Todos tienen historias muy ricas para contar vinculadas a su proceso. Empresarios de acá implica una apuesta a que se conozcan las motivaciones de los empresarios uruguayos, el valor de emprender, insistir y seguir un camino para lograr los objetivos. Además, venimos de 12 años de bonanza económica, pero los voceros de esa situación suelen ser los representantes del gobierno y poco hablan los empresarios, que son también grandes responsables de ese crecimiento.

—¿Los empresarios sienten que crecieron a la par de la bonanza económica?

—Sí, pero todos tienen en común que piensan que los años de crecimiento económico no fueron aprovechados y por eso están los resultados que tenemos a la vista hoy y los que tendremos en los próximos años.

—¿Cuál es el perfil del empresario uruguayo?

—El empresario uruguayo es conservador. Por lo general no le gusta contar qué tiene o cómo lo logró. Quizás tiene ese temor vinculado a una "mala imagen" del empresario, que se ha mejorado mucho en este tiempo.

—¿Hubo alguna historia que te haya llamado la atención más que el resto?

—Hay muchas. Una de las más interesantes fue la de Roberto Forestier, director de Forestier Pose. El sector funerario es prácticamente un tabú, no hay información. Cuando me preparé para esa nota, me decidí a conocer y preguntar lo que cualquiera quiere saber de una empresa así. Fue una nota interesante porque reveló muchas cosas de un sector del que poco se sabe.

—¿En algún punto chocan tu vocación periodística con tu rol de mostrar historias de empresarios?

—Yo siento la libertad de entrevistar a quien guste y a quien seleccione en mi tarea de producción. Y cuando busco a alguien quiero encontrar una historia detrás, no me siento limitada en ningún aspecto. Quienes apoyan comercialmente están afines con que su imagen esté vinculada al programa, entonces no siento ningún tipo de presión.

—¿Alguna vez un auspiciante te sugirió no entrevistar a algún empresario?

—No. Solamente una vez le consulté a una marca si una empresa era de choque porque era el mismo rubro pero me dijeron que no había ningún inconveniente. Lo pregunté por sutileza, pero creo que todos en el trabajo periodístico también cuidamos esa parte. Se trata de armonizar el producto con quienes lo apoyan, porque sin ese apoyo no se puede hacer.

—¿Qué más te gustaría hacer en televisión?

—Me gustaría incursionar en entrevistas a diversas personalidades con un formato más distendido. También me gustan mucho los autos clásicos y me interesaría llevar adelante una propuesta enfocada a eso. Tengo un Fiat 600 que está impecable

—¿Qué tan pendiente estás de tu imagen?

—Bastante. Me tomo tiempo para entrenar en Bethel Spa. Hago gimnasia y pilates. Después tengo sesiones de spa que ayudan mucho. Es un momento en el que una se desconecta, y es buenísimo porque al trabajar en los medios una está todo el tiempo pendiente de lo que pasa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)