PICÓ EN PUNTA

Coki Ramírez se anticipa a la temporada esteña

La cantante cordobesa que conquistó a Marcelo Tinelli allá por 2010 fue ovacionada en un show en Enjoy Punta del Este. Quiere volver al balneario con su espectáculo durante la temporada de verano. 

Coki Ramírez.
Coki Ramírez.

Se hizo famosa susurrando piropos en el oído del conductor más popular de la región. Coki Ramírez llamó la atención de Marcelo Tinelli desde la tribuna de Showmatch en 2010 y juntos entablaron un juego de seducción al aire que enamoró a la audiencia. El éxito llegó de la noche a la mañana y todavía se sorprende del alcance que tiene. Días atrás fue ovacionada en Punta del Este, donde el público le preguntó por qué no está en el programa. Tras el suceso, Coki quiere volver a Uruguay para presentar sus shows en temporada. "La televisión es muy ingrata", lamenta en diálogo con Sábado Show.

—¿Cómo fue tu paso por Punta del Este?

—Vine por el vuelo inaugural de la ruta Córdoba-Montevideo por la línea Amaszonas para promocionar Punta del Este y que este verano vengan más cordobeses a Uruguay. Yo había venido en la época en la que estaba en Showmatch pero fue una visita fugaz, ahora pude disfrutar mucho más. Me alojé en Enjoy Punta del Este, y me pasé adentro del hotel. Canté de sorpresa en el restaurante St. Tropez y después en Blend bar.

—¿Cómo fue la respuesta del público en Uruguay siendo que pasaron seis años después de tu momento de mayor exposición, cuando estabas en Showmatch?

—Cuando bajé del escenario después de hacer el show se acercó un montón de mujeres y todas me decían que me seguían desde que estuve en Showmatch. Pasaron seis años pero sigue vivo ese sentimiento. Es increíble a tal punto que visito un país vecino como Uruguay, camino por la calle y la gente me reconoce y me felicita. Es muy lindo. Ya tengo ganas de volver. Me gustaría hacer shows en temporada, que ojalá sea más larga y siga hasta marzo.

—En tus presentaciones nunca falta el cuarteto, ¿es el género que más te gusta o es el que el público te exige por ser cordobesa?

—Yo hago baladas, folclore y paso por todos los estilos, pero en la mayoría de shows el cierre se da con cuarteto. A mí me encanta hacer hincapié en este ritmo porque como soy de Córdoba lo llevo en la sangre. Además, el cuarteto es un género muy machista y prácticamente no hay mujeres que lo hagan, entonces creo que al público le gusta mucho ver a una mujer vestida de forma elegante que se pone a cantar cuarteto. El público se pone como loco y empieza a bailar y saltar.

—¿Sigue ayudando el haber estado en Showmatch o es algo que sirve para promocionarse solamente mientras uno está ahí?

—Eso depende de cada uno. Una persona se puede hacer popular de la noche a la mañana como me pasó a mí, pero eso sirve siempre y cuando uno tenga con qué sostener esa popularidad. Hay mucha gente que se hace famosa sin saber hacer nada, entonces no puede convertir esa popularidad en nada productivo. La fama sola no sirve. Es necesario tener talento, disciplina, dedicación y constancia. No es fácil. Con mi hermana, que es mi manager, remamos mucho y estamos todo el tiempo dedicadas a esto para poder hacer gira durante todo el año por un montón lugares de Argentina. Después de mi aparición televisiva nunca dejé de trabajar. También es muy importante saber lo que uno quiere y a mí me gusta ser cantante. Me han ofrecido un montón de veces ser panelista de programas para hablar mal de los demás y otras cosas que no me suman. Una de las claves del éxito es saber decir que no. A veces ofrecen cosas muy tentadoras porque sirven para aparecer en tele pero un "no" en el momento justo puede ayudar a mantener el rumbo que uno quiere seguir. No hace falta estar en televisión todo el tiempo.

—En Showmatch te hiciste famosa con un juego de seducción con Marcelo Tinelli en la época en la que estaba soltero, ¿alguna vez lo viste con la cámara apagada?

—Cuando termina el programa él se va corriendo, no se queda charlando con la gente. Pero alguna vez me lo crucé en un pasillo y tuvimos alguna charla cortita. Una vez yo estaba cantando en mi camarín y él asomó la cabeza, ¡casi me muero! Me dijo "seguí cantando que me gusta". Nunca hubo más que eso...

—En el programa La hormiga imperial dijiste que "tu piel quedó marcada de por vida" por tu relación con Tinelli.

—Es que en aquel momento fue muy fuerte todo lo que me pasó. Marcelo era un hombre hermoso y estaba soltero. Nosotros charlábamos al aire, nos decíamos cosas subidas de tono al oído y yo le cantaba. Eso me marcó para toda la vida, en la piel y en todos lados. Me quedó el mejor recuerdo de esa época.

—¿En algún momento te empezaste a enamorar en serio de él?

—Cuando La Mole Moli me llevó al programa, vi a Marcelo y me pareció un bombón. A todas nos gustaba. Me decían: "está soltero, andá y besalo". Como tuve la posibilidad de estar al lado de él, se dio ese juego. Nunca pensé que se pudiera dar algo más de lo que pasaba ahí, aunque había química. Había algo muy lindo, como de adolescente. Pero siempre lo tomé como una fantasía y me enfoqué en el trabajo.

—¿Volverías al programa?

—No sé si me llamarían porque si bien mi popularidad nació en ese programa, después por seis años no me dieron más trabajo. Fue raro. Si me volvieran a llamar habría que ver para qué, y tendría que pensar qué es lo que me sirve a mí y no solamente a ellos.

—Dejaste de trabajar en Showmatch el año que Tinelli se puso en pareja, ¿creés que Guillermina Valdés tuvo que ver esa decisión?

—No tengo idea cuáles son los motivos. No creo que nadie tenga poder sobre Marcelo. Es algo que me pregunto siempre, y la prensa también me lo pregunta. Yo no sé, habría que preguntarle a ellos. Hace dos años nos llamaron con La Mole Moli para bailar juntos, y el mismo día que íbamos a hacer la foto oficial nos dieron de baja. Supuestamente fue porque la Mole años atrás había participado de carreras de galgos. Yo no tenía nada que ver con eso y ya había programado mi año para estar en el programa. Contaba con ese sueldo y cancelé un montón de cosas para estar. Fue complicado, no la pasé bien. Pedí explicaciones pero nunca las tuve. Por algo pasan las cosas... Yo me enfoqué en mi carrera de cantante.

—Este año le volvió a pasar lo mismo a La Mole Moli.

—Sí, fue violento lo que le hicieron. Por segunda vez lo sacaron por haber participado en carreras de galgos y no le dieron la posibilidad de dar su punto de vista. Yo he tenido charlas íntimas con él en las que me dijo que jamás participó en algo como el maltrato animal. Me dice que tiene los perros en su casa y los trata como hijos.

—¿Qué opinás de las carreras de galgos?

—Yo veo un perro y lloro. Amo los animales. Mi perro es mi hijo, es todo para mí. Esas carreras no me gustan para nada, y tampoco estoy de acuerdo con que existan carreras de caballos. Igualmente si la Mole participó de las carreras de galgos, tenía derecho a defenderse en el programa. No hay ninguna denuncia en la justicia en su contra, y no sé con qué vara miden las cosas porque sí hay denuncias contra otros participantes. La tele es así de ingrata: "hoy me servís, mañana no".

—¿Qué otras cosas dirías que no te gustan del rubro en el que trabajás?

—Los avivados que se aprovechan de uno. Cualquiera dice que es productor, que arma esto y aquello y es todo mentira. Hubo gente amiga, en la que yo confiaba, que se quedó con plata que era mía. Hay de todo. Por eso mi maganer es mi hermana. También una se enfrenta todo el tiempo a productores que creen que como una es linda, si va a una reunión de trabajo después tiene que aceptar una invitación a cenar. Todo el tiempo está eso en el aire. Yo soy de mirar para adelante y no quedarme con lo negativo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)