LA INQUIETA

Clarisa Abreu: "No trazo metas, experimento cada día"

La modelo minuana, hermana de Sebastián Abreu, fue portada de la revista H de Argentina, donde luce su escultural figura. Asegura que tiene aspiraciones de trabajar fuera del país porque siente que en Uruguay llegó a un techo.Su escuela de modelos, la organización de desfiles y la corresponsalía para un canal de la provincia de Salta (Argentina) ocupan su día a día. Habla del bullying que sufrió en su vida y de los comentarios adversos en las redes. “Estoy acostumbrada”. También se refiere al amor cuando prácticamente lleva dos años sola. “No me gusta andar conociendo gente en redes o boliches”, dice.

Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu
Clarisa Abreu

—Hace unos días protagonizaste una portada de la Revista Hombre en Argentina, con fotos de alto voltaje, ¿Cómo te sentís a la hora de exponer el cuerpo?

—En realidad, si mirás la revista, yo soy la única que sale vestida. Hicimos la producción y se discutió mucho. Ellos querían que estuviera más desnuda pero a mí no me gusta ese tipo de exposición. Está bueno mostrar un poco, pero no es mi estilo. No haría un desnudo. La foto que salió en tapa, que me estoy tapando con los brazos, fue la más jugada. Mi límite es ese. Ni siquiera lo pienso por mí, sino por respeto a mi familia y a mi hermano más que nada.

—¿Cómo surgió la idea de las fotos?

—Porque fui a Buenos Aires, en principio por una semana y me quedé tres. Me fueron surgiendo invitaciones a programas y otras notas y así surgió también la idea de Hombre. La visita generó muy buenas repercusiones como para estar más presente en la gente allá. Desde Gran Hermano (2012) que no hacía mucha cosa en Buenos Aires. Estoy con ganas de irme a trabajar afuera y Argentina sería un buen destino. Esperemos que salga una oportunidad.

—¿Por qué querés irte?

—Como dice todo el mundo, aquí hay un techo. Yo ya no sé qué más hacer. Me falta ponerme un carro de panchos por 18. No hay muchos desfiles, las campañas son pocas. En otros países, es demencial lo que vale una modelo y aquí no vale nada. En mi caso, estoy con la escuela de modelos desde hace tres años y organizo desfiles. Soy muy inquieta y la voy llevando. También con Leticia Fernández estamos haciendo notas para el canal de Telefé en Salta. Cubrimos shows y hacemos entrevistas, sobre todo de los argentinos que se presentan acá. Hemos hecho de todo y viene saliendo muy bien. También estoy estudiando para DJ. Me gusta experimentar con al música y quiero armar una movida con sets diferentes. Se me insulta porque quiero mezclar la electrónica con la plena, pero a mí me gusta el resultado.

—Muchas veces ha sido víctima de comentarios negativos en las redes, ¿qué tan habituada estás a las críticas?

—Estoy acostumbrada. Mi primera nota fue en Sábado Show en 2010. Así que tengo siete años de entrenamiento en recibir insultos. Pero también pienso en el lado positivo. Algo debo tener. Porque solo como "hermana de" está difícil mantenerse vigente. Yo sigo generando y eso que no estoy en la TV.

—Más allá de tu experiencia en Gran hermano (2012) en Argentina, ¿por qué crees que no tuviste una oportunidad en la pantalla local?

—Es muy cerrado el círculo televisiva. Son siempre las mismas figuras. Mucha gente cree que a la TV hay que renovarla, pero no se termina de dar. No lo digo por mí porque hay gente que estudió y está mucho más capacitada que yo y está en su casa, desempleada. No se ven caras nuevas.

—¿Perdiste las esperanzas?

—Tampoco me mata. Hoy no es mi meta.

—¿Y cuál es tu meta?

—La realidad es que no tengo metas. Si te marcás una meta, cuando la cumplís tenés que fijarte otra. Y si no llegás, vivís amargado. Aconsejo no tener metas. Yo hago lo que me gusta en el momento y experimento. Cosas nuevas para hacer hay todo el tiempo. Pero no es buena cosa fijarse un objetivo, por ejemplo, estar en el Bailando. Todo el mundo quiere estar y a mí también me encantaría, pero si me lo marco como meta, me tengo que matar.

—¿No harías una campaña para estar en el Bailando?

—No, no. Si se da que dé, pero no me estaría yo detrás de una movida.

—Como hizo Andy Vila...

—Lo hablé con Andy en su momento y yo no juzgo. Estuvo perfecto lo que hizo, pero no lo haría. No soportaría la frustración si no sale.

—Hace unos días le hiciste una nota a Camila Rajchmann, ex Rombai, a quien no le diste para adelante precisamente...

—Es verdad. Me aburrí de darle palo a esa chiquilina. Nunca tuve la necesidad de decírselo porque ella cada vez que la veía, venía a saludarme como si nada. Esa actitud tengo yo también. A los que me critican siempre voy y les doy un beso. Pero de Cami hoy te puedo decir que es una capa, una grossa. Le hice bullying cuando estaba en Rombai y hoy que la conozco como persona, digo que es una crack de verdad.

—En un momento fuiste víctima de bullying...

—Sí, de niña y adolescente se reían de mí. Era un adefesio de Dios y me decían de todo: "negra fea", "andá a depilarte"... y muchas cosas más. Ahora me ha pasado de ir a bailar a Minas y que algunos de lo que me decía esas cosas se me acercan en un plan: "¡Qué linda que estás!, ¿no querés tomar algo?" Yo los miro y se los digo: "Vos te acordás todo lo que me dijiste".

—¿Te harías alguna cirugía?

—Por el momento no. Creo que mi cuerpo está armónico. Lo único que me haría sería la nariz: tengo el perfil del "Loco" Abreu.

—En amores, luego de tu separación con el futbolista Giovanni Zarfino en 2015, está soltera. ¿Qué pasa? ¿Estás muy exigente?

—No. Tuve una mala experiencia. Era la primera vez que convivía con una pareja y no la pasé bien. Soy muy celosa, hubo discusiones. Desde entonces, decidí no pasar de nuevo por algo similar. Hace un año y medio que estoy sola y tampoco me gusta ir conociendo gente por ahí.

—Entonces, ¿cómo vas a resolver el problema?

—No sé. También me niego a conocer personas por redes sociales o en boliches. Me llegan a veces propuestas por las redes, pero no se me pasa por la cabeza la posibilidad de una cita. Tengo todas las redes, menos Tinder. Y el tipo que va de levante a un boliche me parece un bolu... Supongo que el amor va a aparecer en cualquier lugar y en el momento indicado.

—Se ha dicho que con Gucci (Gustavo Serafíni) hubo o hay algo, ¿qué tan cierto es?

—Con Gucci somos amigos. De repente, al comienzo él se interesó más en mí como mujer. Pero luego el tiempo nos puso en una amistad en la que compartimos muchas cosas. Vamos a la cancha, lo acompaño a comprar ropa, nos hemos ido de vacaciones juntos... Son cosas que se van dando y tampoco tiene que haber un título. La verdad es que como amigo es divino, pero como pareja no es lo que estoy buscando. Él es muy buen compañero y atento. Si mañana me pasa algo, sería la primera persona a la que llamaría.

—En el último tiempo, se transformó...

—Sí, bajó más de 70 kilos. Viví toda la transformación con él y fue impresionante. Sigo siendo.

—¿Dirías que es un amigo con derecho a roce?

—No, yo no estaría con alguien así. Todo el mundo dice que no existe la amistad entre el hombre y la mujer, pero estoy convencida de que sí.

Miss Uruguay en Ecuador.

Luego de ser tapa de Revista H en Argentina, Clarisa viaja a Ecuador para representar a Uruguay en el certamen Miss World Tourism.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)