CUROSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Halle Berry

Fue la primera mujer negra en ganar un Oscar por Monster’s Ball. Fue una chica Bond en Muere otro día e interpretó a Catwoman. También se la conoce por haber actuado en X-Men, Seduciendo a un extraño y El atlas de las nubes.

Halle Berry
Halle Berry

1 - GANÓ PREMIO A LA PEOR ACTRIZ.

Recibió el Razzie en 2004, dos años después del Oscar.

Fue la primera mujer de raza negra en alzar el Oscar por su rol en Monsters Ball (Marc Forster, 2001). Lo dedicó a todas las féminas de color y anónimas "que ahora tienen una oportunidad porque esta noche se abrió una puerta". Halle Berry no planeó ese discurso porque estaba segura de que el galardón iría a parar a manos de Sissy Spacek por In the Bedroom (Todd Field). No todo es color de rosas y dos años después de ese reconocimiento, recibió el Razzie a la peor actriz por Catwoman (Pitof, 2004). Sin embargo, para ella ese rol fue mágico porque le sirvió para afrontar el divorcio de su segundo marido, el cantante Eric Benet. "Fue una vía de escape a mi desastrosa y me sirvió de terapia para superar la pena".

2 - HACE TERAPIA DESDE LOS 10.

Su infancia fue dura y su madre entendió que era lo mejor.

El padre de Halle Berry la abandonó cuando la hoy actriz tenía cuatro años y su retorno un tiempo después no fue para nada grato. Ese hombre que falleció en 2003 era alcohólico y agresivo. Maltrató a su madre y su hermana durante la mayor parte de su infancia, y Halle dijo sentirse "culpable" por no haber podido hacer nada ante esa situación. "Esos fueron, sin duda, los peores años de mi vida", declaró durante la ronda de prensa por el estreno del drama Things we lost in the fire (Susanne Bier, 2008). "Él abusaba de mi madre y de mi hermana, pero lo más duro fue que nunca me pegada a mí. Vi sufrir muchas y grandes palizas a mi hermana y no pude hacer nada para evitarlo", declaró. Toda esa situación de violencia que vivió en su casa derivó en que comenzara terapia desde muy temprana edad, ya que su madre entendió que era conveniente que "hablara con alguien imparcial". Retorna al diván cada vez que atraviesa por un momento difícil. "Me ayuda mucho a lidiar con mis problemas", aseguró.

3 - DIO BATALLA A LOS PAPARAZZI.

Logró que entrara en vigencia una ley con penas y castigos.

Halle Berry y Jennifer Gardner decidieron pelear por la calidad de vida de los hijos menores de los famosos y vieron sus frutos en enero de 2014, cuando entró en vigor una ley que pena con multas y presión a los fotógrafos que asedien a los hijos de las personas públicas si no existe consentimiento. En esa época, la actriz estaba en pareja con Olivier Martínez y pensó en radicarse en Francia porque su hija Nahla prefería quedarse en su casa a salir con sus amigos debido a que los paparazzi la perseguían. Así que se dispuso a cambiar la historia. Fue al Congreso de Sacramento, en California, y pidió a los políticos que hicieran algo para que su hija y la de otras estrellas pudieran llevar una vida normal. "Yo elegí ser actriz sabiendo que ese acoso podía estar ahí, pero mi hija no", dijo. Cuando la ley se aprobó fue de pic nic con Nahla y no vio un solo paparazzi. "Mi hija fue la primera en decir, mamá me siento libre", contó.

4 - FRACASÓ TRES VECES EN EL AMOR.

Dejó de creer en los cuentos de hadas.

Crecer con un padre golpeador y abusivo afectó sus relaciones con los hombres. Su primer matrimonio con el jugador de béisbol David Justice duró 4 años. No funcionó y en 2001 se casó con el cantante Eric Benét. Se separó y tuvo a Nahla (9 años) con el modelo Gabriel Aubry. En 2013 quebró la promesa de no volver a pasar por el altar y dio el sí por tercera vez con el actor Olivier Martínez. La relación terminó en 2015 pero les dejó a Maceo (4). Lidia con tres fracasos y aprendió a conocerse en ese camino. "Las mujeres nos casamos pensando que durará para siempre y que es nuestro príncipe azul. Hoy soy un poco anti cuento de hadas". Ser mamá es su prioridad y su trabajo más importante.

5 - QUIERE REENCARNAR EN UN ANIMAL.

Dijo estar cansada de su vida como humano.

Cuando protagonizó El atlas de las nubes (Tom Tykwer, 2013) junto a Tom Hanks le tocó ponerse en la piel de seis personajes. Esta película refiere a las consecuencias que tienen las acciones del presente en las vidas posteriores y esa trama fue el puntapié para que confesara que había estado muy cercana al budismo y que creía firmemente en la reencarnación. "Morimos y nos convertimos en polvo o cenizas, pero nuestra alma sigue viva y vuelve hasta alcanzar un estado superior", explicó la actriz de 51 años en diálogo con el portal 20minutos.es. En otra nota reiteró su creencia y manifestó su deseo de ser un animal en su próxima vida. "Estoy un poco cansada de ser un humano", confesó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)