CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Eddie Redmayne

Saltó a la fama con Los Miserables (2012) y dos años más tarde brilló al ser Stephen Hawking en La teoría del todo. Ese rol le valió su primer Oscar. Volvió a sorprender en La chica danesa y lo hará de nuevo en el último filme de J. K. Rowling.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eddie Redmayne

1 - LA REMÓ 15 AÑOS CON SU MUJER.

Lo mejor que le pasó fue su boda, no el Oscar.

Eddie Redmayne y Hannah Bagshawe se conocieron cuando eran quinceañeros. El actor creyó que ella estaba muerta por él pero lo sorprendió: le pidió que le presentara a un amigo suyo. Le costó mucho superarlo porque lastimó su orgullo. Continuaron como amigos y Eddie tardó 15 años en conquistar su corazón. Ella es anticuaria, a los dos les gusta pasear por las galerías de arte y el amor nació en un viaje a Florencia (Italia).

Dieron el sí en 2014. Él se casó de con un chaqué gris y una flor amarilla en el ojal. Se fueron de luna de miel a las Maldivas y fue la primera vez que él disfrutó de arena blanca y agua turquesa en vacaciones. Eddie sonríe de oreja a oreja cada vez que habla de su primogénita Iris, de 6 meses.

2 - SIENTE CULPA POR LOS PREMIOS.

Dice que los actores bajan de categoría rápido si hacen un fracaso.

Era inminente que conseguiría el Oscar por La teoría del todo (James Marsh, 2014), pero cuando le consultaron si ganarlo era su sueño, contestó que le importaba más la opinión de Stephen Hawking y su familia a propósito de su interpretación que un premio. Peleó ese rol con uñas y dientes porque admiraba a Hawking. Lo conocía de los pasillo de Cambridge y observaba a distancia a ese ser icónico. El papel venía cargado de expectativas por la dificultad de encarnar y transmitir lo que significa vivir con ELA (esclerosis lateral amiotrófica). El miedo se apoderó de Eddie Redmayne porque temía fallarle a alguien.

La estatuilla descansa en su mesita de luz y suele lustrarla. Cada vez que la mira entra en shock. Viaja en metro por Londres y se sorprende cuando lo paran para pedirle una selfie. Le gustan los premios pero también le generan culpa. "Los actores somos adultos que recibimos mucho dinero por pretender ser otros. No curamos enfermedades ni resolvemos nada".

3 - NUNCA ESTUDIÓ ACTUACIÓN.

Se siente un impostor e investiga hasta el cansancio.

Cursó Historia del arte en Cambridge, pero no recibió formación actoral, por eso absorbe técnicas y actitudes de sus colegas. Lili en La chica danesa (Tom Hooper, 2015) no fue su primer rol femenino, ya que debutó con Viola en Noche de Reyes, de Shakespeare. Para encarar a Lili se entrevistó con una cantidad de transexuales, se metió en sus historias y leyó mucho sobre el tema: quería que la película sirviera para educar a la sociedad.

Eddie Redmayne se preparó de forma intensa para ser Stephen Hawking en La teoría del todo. Fue durante cuatro meses a una escuela de ELA. Allí trabajó con un médico y un coreógrafo que le decían qué músculos debía mover en cada fase de la enfermedad. Se entrevistó con el propio Hawking. El actor monopolizó la charla y su interlocutor apenas pronunció ocho frases en tres horas. Usó pocas palabras pero, "su brillo, su humor, su amor a la vida, sus travesuras, el destello en sus ojos fue lo que me llevé del encuentro".

4 - FUE AMIGO DEL PRÍNCIPE WILLIAM.

Eran compañeros en el internado Eton

El tatarabuelo de Eddie Redmayne fue Sir y aunque este talentoso actor ya ha sido nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico, duda que vaya a seguir los pasos de su ancestro. Fue al prestigioso internado Eton y dice que solo adquiría dimensión del lugar donde estudiaba cuando los turistas bajaban del ómnibus para sacarse fotos junto a ellos vestidos con ese chaqué tan particular. Eso le resultaba ridículo pero destacó que el nivel de los profesores era magnífico y que allí aprendió todo lo que hoy sabe de interpretación.

En Eton compartió clases con el príncipe William. Jugaron juntos al rugby y subrayó que es un deportista y un hombre encantador. De vez en cuando se ven. Eddie admira su trabajo.

5 - DALTÓNICO, PUNTUAL Y ELEGANTE.

Se asesora con expertos en moda para las galas.

La mitad de sus familiares detestan su obsesión con el reloj. Su esposa, Hannah Bagshawe, no entiende por qué deben llegar a los aeropuertos tres horas antes del vuelo. El actor figura entre la lista de los mejores vestidos de Hollywood y se preocupa por su estética. Escucha los consejos de la diseñadora Sarah Burton y es íntimo amigo de Alexander McQueen. Ella le hizo el vestido de boda a su mujer y también la prenda con la que Eddie recibió el Oscar a Mejor Actor por La teoría del todo.

Su daltonismo solo le permite usar trajes oscuros. No sale del negro o del azul porque confunde el marrón y el rojo con el verde. Su esposa es anticuaria, tiene más ojo que él y lo mira de pies a cabeza antes de salir de casa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)