CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Demi Moore

Se mudó a Los Ángeles y empezó a modelar. Demi Moore fue la actriz estrella durante los ‘90. Arrancó con Ghost, luego vinieron títulos clásicos como Propuesta indecente, Streaptease y Acoso sexual donde mostró sus armas seductoras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

1 - RECIBIÓ DEMANDA IMPENSADA.

Un hombre fue hallado muerto en su piscina.

Demi Moore viajó para encontrarse con sus hijas (Rumer, Talulah Willis y Scout) por el cumpleaños de una de ellas en 2015 y la celebración se vio opacada por una terrorífica noticia: un hombre fue encontrado muerto en la piscina de su casa en Beverly Hills. La actriz dejó a alguien de su confianza para que cuidara la mansión, pero la persona hizo una fiesta que terminó en tragedia. "Estoy en shock absoluto. La pérdida de un hijo es una tragedia inimaginable y mi corazón está con la familia y amigos de este joven. Pido que por favor respeten la privacidad de todos los involucrados", escribió Demi Moore en un comunicado. Dos años después, la familia de la víctima incluyó a la actriz en la demanda por ser la dueña de la piscina.

2 - AMOR - ODIO CON SU CUERPO.

No se hizo cirugías y recién ahora se siente a gusto con su físico.

Solía destrozarse cuando se miraba al espejo pero aprendió a verse con otros ojos y aceptarse. Demi Moore se operó las lolas para protagonizar Streaptease (Andrew Bergman, 1996), el filme que la hizo convertirse en la actriz mejor paga de Hollywood al recibir 12 millones de dólares. Esa vez se desnudó frente a las cámaras y sintió que explotaba al máximo su sexualidad. Años después, volvió a pasar por el quirófano para hacerse una reducción mamaria. Un medio detalló la cantidad de cirugías y tratamientos estéticos a los que se había sometido y la cifra ascendía los 250 mil dólares. Ella negó haberse "retocado", y aunque no descartó recurrir al bisturí dijo preferir métodos más naturales. En vez de obsesionarse con tratamientos superficiales, sigue una dieta vegetariana, trabaja su interior y procura encontrar la felicidad como fórmula para verse mejor. "Eso e hidratar tu piel todas las noches. Mi madre me lo subrayó siempre y yo se lo recuerdo a mis hijas", dijo sobre los secretos de su belleza.

3 - MUCHO MIEDO AL ABANDONO.

Le asusta terminar su vida en soledad y sin ser querida.

Vivió una infancia traumática. Fue abandonada por su padre y la criaron entre su madre alcohólica y su padrastro, que se suicidó años después. Para escapar de ese tortuoso pasado se mudó a Los Ángeles y decidió empezar de cero como modelo. Demi Moore padeció las consecuencias de la ausencia de su padre y las desatenciones de su madre y quiso que sus hijas no pasaran por algo semejante. Pero muy a su pesar, la actriz de Propuesta indecente (Adrian Lyne, 1993) debió ser internada en clínicas de rehabilitación por su adicción a medicamentos y desórdenes alimenticios tras su ruptura con Ashton Kutcher. Estuvo casi una década en pareja con el actor quince años menor y tras la separación confesó que le asustaba llegar al final de su vida y sentir que no merecía ser amada. "Mi lucha es encontrar esa autoestima que me dé el valor de alcanzar todo mi potencial, y no permitir que el miedo, le inseguridad y las dudas me dominen".

4 - GANÓ UN PAPEL POR LLORONA.

Actuó en Ghost por tener lágrimas fáciles.

En México daban pañuelos descartables para entrar al cine a ver Ghost (Jerry Zucker, 1990) porque la emoción era casi inevitable. Este emblemático filme marcó una época y Demi Moore aparecía con el pelo bien corto. Una de las razones por las cuales la eligieron para ser Molly fue precisamente por su gran sensibilidad y su facilidad para llorar. Bruce Willis, pareja de la actriz por ese entonces, era candidato a co protagonizar, pero no cerró el trato y sí lo hizo Patrick Swayze. Las malas lenguas aseguran que los actores no se hablaron durante el rodaje. Pero Demi recordó en Twitter a su excompañero el día que éste falleció de cáncer de páncreas. "Tu luz por siempre brillará en todas nuestras vidas".

5 - PERDIÓ DOS DIENTES POR ESTRÉS.

Lo confesó en un programa televisivo a las risas.

Le hubiera gustado decir que la caída de sus piezas dentales fue a causa de una golpe pero se animó a contar la verdad en un late show. Demi Moore le echó la culpa al estrés: "Es una enfermedad igual de peligrosa que un ataque al corazón. Es uno de los asesinos de Norte América. Pero para no incomodarlos con mi apariencia decidí ponerme unos nuevos y sentir que nunca se fueron", bromeó. Aunque antes se sacó una foto y la publicó en las redes sociales para registrar el momento. Demi se ha frustrado porque los papeles que le interesan no le llegaban: "Odio tener que decir que se debe a mi edad, pero la mayoría de los roles se orientan a mujeres entre 25 y 35 años. ", confesó cuando tenía 47.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)