CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Bradley Cooper

Actuó en Los Rompe Bodas y saltó a la fama con ¿Qué pasó ayer? Luego vinieron roles más desafiantes en Sin Límites, El lado luminoso de la vida, Joy y El Francotirador, filme dirigido por Clint Eastwood que Cooper también produjo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

1 - ÍNTIMO DE ROBERT DE NIRO.

El vínculo con su máximo ídolo cambió su vida.

Robert De Niro era uno de los ídolos actorales de Bradley Cooper. Se conocieron en el rodaje de Sin Límites (Neil Burger, 2011) y compartieron dos proyectos más: El lado luminoso de la vida (David O. Russell, 2012) y Joy (David O. Russell, 2015). Pero a Cooper aún le resulta extraño dejar de ver a Robert De Niro como un ícono y sentir que es un amigo más. El actor de 42 años asegura que esta relación cambió su vida. Hablan seguido, se envían mensajes dos veces por semana y se reúnen todos los meses. "Es alguien a quien quiero y por quien haría cualquier cosa", asegura. De Niro habla maravillas de Cooper: "Es un gran tipo, muy talentoso e inteligente. Siempre supe que tenía todo para triunfar".

2 - SE ENDEUDÓ PARA SER ACTOR.

Se graduó en literatura y luego hizo un máster en Actors Studio.

Cuando era niño soñaba con convertirse en ninja, soldado, vaquero ó policía. Pero la actuación estaba latente y era su ambición. Su padre, Charles Cooper, era corredor de bolsa y un gran cinéfilo. Cuando Bradley tenía entre 12 y 14 años lo sentaba en el living y miraban juntos títulos como Apocolypse Now, Deer Hunter, Elephant Man y Raging Bull. "Él solo quería compartir su amor por el cine". Se graduó en Literatura en la Universidad de Georgetown e hizo la tesis sobre las adaptaciones cinematográficas de Lolita. Tiempo después, se mudó a Nueva York y pidió un préstamo por 70 mil dólares para poder inscribirse en una maestría en la Escuela de Arte Dramático de la Universidad Pace. Cooper reconoce que sus padres hubieran podido ayudarlo a pagar sus estudios, pero él "no hubiera sido capaz de lidiar con la culpa" de haber elegido una carrera artística con tan pocas garantías en lugar de un trabajo convencional como el de su padre. Esa deuda está saldada y hoy disfruta de muchos beneficios económicos.

3 - FUE ADICTO AL ALCOHOL.

Destrozó su vida antes de ser un tipo conocido y exitoso.

El actor que saltó a la fama con su rol de Phil en la trilogía ¿Qué pasó ayer? (Todd Phillips, 2009, 2010 y 2013) confesó que el quiebre en su vida no sucedió con este filme que rompió con los récord de taquilla, sino que pasó mucho antes de que la fama golpeara a su puerta. Su vida era un caos previo a convertirse en una estrella de Hollywood debido a que bebía sin parar. "El día que dejé el alcohol cambio mi vida", confesó quien realizó una de sus primeras apariciones como actor en un episodio de Sex and the city, donde encarnó a uno de los tantos hombres de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker). Cuando logró parar con esta adicción encontró la paz interior. "Ahora vivo el presente. Me rodeo de gente a quien amo y que me ama. No me dejo llevar por mis impulsos, tengo amigos que han estado conmigo durante años y me conocen lo suficiente como para decirme lo que tengo que escuchar en cada momento".

4 - NO TIENE DELIRIOS DE FAMOSO.

Prefiere Filadelfia, no se mudó a Hollywood.

No se considera una celebridad y dice ser un afortunado porque puede vivir de lo que ama sin haber perdido el anonimato. A Bradley Cooper no lo persiguen los paparazzi, salvo en los sets de grabación. En su Filadelfia natal camina tranquilo por la calle sin que lo atosiguen. "Hace poco pude llevar a mi mamá un mes de vacaciones a París y no nos molestó nadie. Fue ideal", dijo. No tiene delirios de famoso. Está feliz de haber podido trabajar con Robert De Niro o Ryan Gosling, artistas que admiró siempre. Y usa su chapa de estrella solo para difundir el trabajo de otros amigos talentosos que no son populares. "Poder ayudar a la gente que quiero y facilitarles oportunidades es lo mejor del éxito".

5 - CHOLULEÓ EN LOS PREMIOS OSCAR.

Llevó a su madre a la gala y fue como tocar el cielo.

Lo nominaron tres veces consecutivas por El lado luminoso de la vida (2012), La gran estafa americana (2013) y El francotirador (2014). No ganó en ninguna ocasión. Haber sido tenido en cuenta le pareció alucinante. "Que comparen mi actuación con la de Daniel Day Lewis, Hugh Jackman, Joaquin Phoenix y Denzel Washington es increíble. Me reconforta porque me esforcé muchísimo con este papel", dijo sobre El lado luminoso de la vida. Fue a la ceremonia con su madre, Gloria, y le presentó a George Clooney y otras estrellas. Ella fascinada. "Fue increíble, era como estar en el cielo", describió Cooper.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)