FEDERICO PAZ

Caracas dividida

Luego del partido de la selección uruguaya en Venezuela, el periodista se quedó tres días más en Caracas para producir un programa especial sobre la fracturada realidad del país petrolero. El resultado se verá este miércoles 20:30, con una entrega de Telenoche Especial. 

Federico Paz en Caracas.
Federico Paz en Caracas.

—¿Con qué impresiones te quedaste de Venezuela?

—Se está viviendo una realidad muy dura para lo que estamos acostumbrados nosotros. Hay personas que se las ingenian para sobrevivir. Desde el punto de vista político y social, Venezuela está fracturada. Hay dos corrientes bien diferenciadas: quienes están identificados con el legado de Hugo Chávez, alineados con el gobierno de Nicolás Maduro y por otro lado, la oposición que está haciendo todo lo posible por cambiar el rumbo del país. En medio de todo esto, buena parte de la población padece dificultades serias para conseguir lo más básicos: alimentos, medicina o artículos de higiene personal. Fuimos testigos de las largas colas que hacen los ciudadanos para comprar un paquete de fideos. A veces hacen cola por 4 horas y al llegar no quedan en stock. Lo mismo pasa en las panaderías porque no abunda la harina.

—Otra problemática muy instalada es la inseguridad, ¿qué cuidados tuvieron?

—Nosotros no tuvimos problema, pero es cierto que en algunas zonas de Caracas la vida ha perdido valor. Por robar cualquier cosa, a uno lo pueden herir o matar. Nosotros tuvimos mucho cuidado, sobre todo en algunos barrios adonde fuimos a recoger testimonios y que son de contexto crítico, según nos decían. No usábamos el celular en la calle o las cámaras.

—También en el programa especial se reflejará la voz de algunos uruguayos radicados en Venezuela, ¿qué dicen ellos?

—Algunos tienen las maletas prontas para volver porque para ellos la situación es insostenible. La situación de encierro en la que viven porque solo se sienten seguros en sus casas les parece asfixiante y piensan volver, aún cuando en algunos casos están radicados desde hace 40 años. También hay otros que se las arreglan con lo que tienen y seguirán con su vida allí.

—¿Qué otras posiciones aparecerán en el programa especial?

—Hablamos con el ministro de comunicación Ernesto Villegas, que nos recibió para un mano a mano en el Ministerio. También le hicimos una entrevista con Lilián Tintori, la esposa de Leopoldo López, el dirigente opositor que está cumpliendo prisión domiciliaria. Tuvimos las dos visiones de la realidad venezolana. El nivel de enfrentamiento es muy grande: lo que pueden ser diferencias ideológicas tienen hoy sesgos de odio hacia el que piensa distinto. Eso quedó bastante reflejado en los testimonios que pudimos hacer. En los ciudadanos se reflejan también las dos visiones. Quienes comulgan con el oficialismo aseguran que ellos están en guerra y eso conlleva ciertas vicisitudes pero están convencidos de que el camino es el que inició Chávez y que hoy continúa Maduro. Por otro lado, las personas alineadas con la oposición reclaman cambios y muchos están pensando en irse del país.

—¿Qué complejidad tiene el trabajo periodístico en la Venezuela de hoy?

—Hablamos también con colegas que han tenido que trabajar en circunstancias muy complejas, arriesgando su vida e integridad, por ejemplo, en la cobertura de las manifestaciones. Y reciben reproches y acusaciones de los dos bandos.

—Y para ustedes en concreto, ¿qué dificultades tuvieron?

—Fue toda una aventura cruzar la frontera desde San Cristóbal a Cúcuta (Colombia). Hay que cruzar caminando y tuvimos que hacerlo de madrugada. Cuando llegamos no estaba abierto el puesto migratorio venezolano, por lo que no podíamos cruzar legalmente. Finalmente, con ayuda de unos colegas, pudimos contactar a la oficina migratoria y nos sellaron el pasaporte. Y en Caracas, tuvimos que rendir cuentas a la policía dos veces, algo a lo que no estamos acostumbrados los periodistas uruguayos. Nos veían filmando y venían a preguntarnos. En un primer caso, se acercó un policía que tomó los datos y nos preguntó qué estábamos haciendo. Dejó constancia y pasó a mayores. En un segundo caso, estábamos tomando imágenes de una plaza y se acercaron varios policías, algunos con el rostro cubierto y con armas largas. Nos interrogaron por media hora, nos pidieron identificación y revisaron todas nuestras bolsos, además de las imágenes que habíamos grabado. Nos enteremos luego que a una cuadra de allí estaba la sede de Sebin, que es un tipo de policía que responde directamente a Maduro y al parecer querían cerciorarse de que no hubiésemos tomado imágenes de ese edificio. Yo les expliqué que en Uruguay desde la calle podíamos grabar el edificio de Presidencia y no había problema.

En otro papel.

El especial sobre la realidad Venezuela que se verá este miércoles, implicó para Federico Paz salirse del ámbito deportivo. "Fue muy desafiante". El camarógrafo fue Daniel Revetria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)