Belén Ponce e Inés Areán

El caño Celeste

El mal llamado “baile del caño” tiene sus representantes uruguayas que triunfan en el exterior. Belén Ponce e Inés Areán practican “pole sport” e hicieron podio en el campeonato Latinoamericano Amateur de esta disciplina que tuvo lugar en Argentina. Es la primera vez que Uruguay se presenta en la competencia y superó el desafío con creces. Ahora van por más y ya se preparan para otro torneo internacional de nivel profesional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inés Areán haciendo una figura en el caño de la bandera uruguaya.

Uruguay dijo presente por primera vez en el campeonato Latinoamericano Amateur de Pole Sport de Buenos Aires. Las embajadoras fueron Belén Ponce e Inés Areán, que se consagraron al alcanzar los primeros lugares del torneo.

"Estábamos nerviosas porque representar a nuestro país era una responsabilidad muy grande", define Ponce. Pero los nervios no se hicieron notar. Tuvieron una performance destacada por el tribunal que las colocó en el tercer puesto en la categoría de duplas, y Aerán se quedó con el segundo lugar en la categoría individual. Superaron a concursantes de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, donde esta disciplina se realiza de forma profesional desde hace más tiempo. "Cuando nos dijeron que quedábamos en los primeros lugares no lo podíamos creer, se nos paró el corazón", recuerdan.

Ponce y Areán son representantes de la escuela uruguaya de pole sport Fly Up Pole & Fitness. Se refieren a esta actividad como una de las disciplinas deportivas más completas: "tonifica todos los músculos del cuerpo, quema entre 300 y 500 calorías por clase, aumenta la fuerza, resistencia y flexibilidad, eleva el autoestima, alivia el estrés y la angustia", enumeran.

Esta actividad, insisten, poco tiene que ver con el "baile del caño", que es una danza mucho más sensual. "En el pole sport no nos sacamos la ropa y si en una competencia alguien llega a insinuar un gesto sexy queda descalificado", explica Ponce, y su compañera es más categórica: "yo soy cero sensual, eso no me va". En ese sentido, repara en que Marcelo Tinelli tiene responsabilidad en la asociación del pole sport a lo erótico por la forma de la que lo presentaba en Showmatch. "Ellos lo orientan al striptease, y eso le no le hace bien a esta disciplina porque promueve los prejuicios", sentencia.

El vínculo entre el pole sport y lo erótico contribuye a preconceptos con los que tuvieron que lidiar en sus vidas cotidianas. Por ejemplo, ambas tienen novios a los que los amigos les hacían bromas con respecto a esta actividad, "hasta que entendieron bien de qué se trataba".

El éxito del pole dance en Uruguay crece con la vertiginoso ritmo de las coreografías. Tal es así que famosas como Claudia Fernández, Verónica Piñeyrúa y Clarisa Abreu ya lo practican en Fly Up. "Verónica es una grosa, empezó hace poquito pero ya tiene tremendo nivel, y Claudia en la primera clase ya hacía figuras que por lo general cuestan un mes en aprenderse", elogia Ponce. Clarisa Abreu, en cambio, "no tiene constancia, le cuesta ir a clase", revela risueña.

A las uruguayas Ponce y Areán aún les queda por llegar más alto en la aeróbica disciplina. Las espera en noviembre una nueva competencia internacional en Argentina, pero de participantes profesionales. Y esta vez sueñan con el primer puesto. "Vamos a trabajar con todo para poder llegar", concluyen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)