FINAL DE FIESTA

Cami Rajchman y su verdad sobre la salida de Rombai

Hace dos meses que Cami Rajchman ya no es “la rubia de Rombai”. Dio un paso al costado del fenómeno juvenil más importante que haya tenido Uruguay y se despidió la semana pasada en un imponente show en el Luna Park junto a sus excompañeros.Ya separada del grupo que creó junto a su amigo Fer Vázquez, Cami habla por primera vez sin red y pone fin a los misterios en torno a la desvinculación. Revela en detalle las situaciones que la llevaron a tomar la drástica decisión y habla sobre el futuro que espera la encuentre en los medios de comunicación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cami Rajchman. Foto: Julmart Bueno

—¿Cómo fue llegar al Luna Park para despedirte definitivamente de Rombai?

—Es un lugar tan grande que intimida. Fue la primera vez que llegué a un show de Rombai por mi cuenta, sin los demás. Fui en un remise con mi novio y vi a la gente ahí. Estuve con los fans, me saqué fotos y después entré al estadio y me puse a llorar de emoción y nervios. Me abracé con cada uno de los chicos, después en el camarín se pasaron arreglándome porque me ponía a llorar y me tenían que volver a arreglar y lloraba de nuevo.

—¿Cómo fue volver a cantar después de estar un mes y medio apartada de la banda?

—Me sentí bastante confiada. Fui desde una perspectiva de disfrute, por primera vez era como una invitada y no sentía el peso de la banda. Cuando estaba en el escenario no me quería ir, quería pegar mis pies al piso. Me fui cantando Noche loca, que termina diciendo "Rombai, ¡de fiesta!". El último lo grité con toda la fuerza de mi alma. La reacción del público fue muy positiva porque la gente decía "Cami, no te vayas".

—¿Qué sentiste cuando te bajaste del escenario y ya eras oficialmente una "ex Rombai"?

—Estaba enojada, muy triste. Se terminó Rombai definitivamente, algo que era mi creación. Nadie me lo puede quitar pero yo siento como que ya no tengo derecho a decir "esto también es mío". No en el sentido de reclamar, sino en sentirme parte de eso.

<b>Cábala. </b>Rombai tuvo su primer show el 15 de febrero de 2015 en un boliche de Canelón Chico. Para su despedida en el Luna Park, Cami vistió el mismo mono que en aquel show:
Cábala. Rombai tuvo su primer show el 15 de febrero de 2015 en un boliche de Canelón Chico. Para su despedida en el Luna Park, Cami vistió el mismo mono que en aquel show: "Quise terminar como empecé". Foto: Difusión

—En Desayunos Informales revelaste que en el Luna Park surgió un imprevisto contractual que estuvo a punto de dejarte sin cantar. ¿Qué pasó?

—Con Fernando (Vázquez, líder de la banda) tenemos un convenio que escribimos después de mi salida para dejar las cosas claras. Es un convenio entre amigos, que dejamos en manos de otra persona para no tener esos problemas entre nosotros. Nunca se llegó a firmar y a ellos les pareció que no podía hacer el Luna Park sin firmarlo. Yo creía que lo tenía que hacer igual.

—¿Quiénes son "ellos"?

—Vamos a decir "Rombai" porque no quiero dar nombres.

—¿Cómo se resolvió?, ¿firmaste?

—No se firmó. Me parecía que no correspondía llegar a esa instancia. Yo fui al Luna Park con otra onda, otras vibras. No quería enojarme ni ponerme mal por temas legales.

—¿Esto no se habló antes del show?

—Sí, un montón de veces. Yo estaba bastante insistente con eso para que no quedaran dudas. El tema de la película y del Luna Park ya lo habíamos puesto en ese convenio para no tener que seguir hablando de plata ni de temas legales: "Con esta cifra se cierra todo". No entendí por qué el repentino cambio de opinión. Lloré de bronca y casi incendio el Luna Park.

—¿No estás en deuda con el público uruguayo para el que no hubo una despedida de Cami de Rombai?

—Sí, el púbico uruguayo se recontra merece una despedida pero no dependía de mí. Rombai con Cami se terminó y eso no se evaluó en ningún momento.

—Yendo a la desvinculación, ¿en qué momento se empezó a manejar la posibilidad de que te fueras de la banda?

—Un mes antes. Al ser el 50% de la cara visible de Rombai, yo sentía que era muy culpable de los errores en el escenario. Sentía que estaba en un lugar de responsabilidad de fallas de Rombai, y no podía ver que no era solamente yo la que estaba mal. Creía que los errores eran míos, pero había cosas técnicas también. No es que ahora me saque culpas, pero faltaban bailarines, ensayo de luces, más de team. El equipo tiene que estar estable y a nosotros nos costó formarlo. Sin embargo, sentía que todas las miradas estaban puestas en mí. Los músicos son tremendos músicos y Fernando tremendo compositor, y era feo sentir que la gente que yo quiero y que trabaja conmigo me echara la culpa de lo que pasaba. Nadie me dijo "es tu culpa", pero yo lo sentía.

—¿La banda te lo hacía sentir?

—Es que las críticas eran para mí porque yo era la cara de la banda. Yo quise frenar los shows y tomarnos dos meses en Uruguay para ir a clases de canto y baile todos los días, y hacer ensayos tres o cuatro veces por semana. Igual podíamos seguir sacando temas, pero me parecía que había que cambiar, dar un show distinto. También entiendo que nos estaba yendo tan bien que era difícil parar. Rombai logró lo que nadie: llegar al Luna Park en menos de dos años. Entonces, yo veo eso de "bueno, si funciona así, que funcione así", pero la gente esperaba más de nosotros y no lo podíamos dar.

—Asumís fallas propias pero también mencionás problemas técnicos, ¿a cuáles te referís?

—Fue en el Festival de Villa María y en un show en Bolivia en el que pasó lo mismo. Yo no me escuchaba con el retorno y terminé llorando de bronca. Si uno no se escucha no puede cantar ni tocar bien.

—¿Cuál fue el primer paso para que se diera tu desvinculación?

—Lo di yo. Me junté a hablar con Fernando y los dos sabíamos lo que iba a pasar. Fui y dije: "Siento que tengo la culpa de esto. Son todos talentosos y no quiero que por mi culpa crean que van a fracasar". Realmente lo hice porque lo quiero y entendí que él sentía que iba a fracasar en su proyecto porque yo estaba ahí. No quería eso, así que me fui.

—¿Él no te aclaró que no era así?

—No, no me lo aclaró.

—¿Cuál fue su respuesta?

—Fue encaminada a un "te entiendo". No fue un "Cami, quedate".

—¿Vos creías que él te iba a pedir que te quedes?

—Yo no fui a tantear a ver qué me decía. Fui diciendo "ok, lo correcto es que me vaya". Pensaba irme pero capaz que se podía hablar, o me podía decir: "Cami, la verdad es que tenés razón, vos pensás así y yo nunca lo había pensado de esta manera". Pero no fue así. Yo sabía que esa conversación no iba a dejar más que eso. Terminamos los dos llorando mucho. También nos dijimos cosas lindas que no me voy a olvidar nunca.

—En el tráiler de la película se te escucha decir sobre él: "Porque te quiero y no te puedo ver así te tengo que ofrecer irme". ¿De qué forma no lo podías ver?

—Fernando me evitaba los días antes de hablar. Hicimos un show en Paraguay en el que casi que no me miraba. Le costaba hablarme. Nosotros nos fuimos a Paraguay con esta charla pendiente. Él me dijo "dejemos pasar el show, hablamos después". Sabíamos que no estábamos como siempre. Antes éramos "cul… y calzón", y para mí estar rara con él era como estar rara con la vida.

<b>Un año en Rombai. </b>Rombai subió su primer tema, Locuras Contigo, a Youtube en diciembre de 2014 y al instante se convirtió en un hit. Un año y cuatro meses después, Cami Rajchman grabó un video junto a Fer Vázquez para anunciar que dejaría la banda.
Un año en Rombai. Rombai subió su primer tema, Locuras Contigo, a Youtube en diciembre de 2014 y al instante se convirtió en un hit. Un año y cuatro meses después, Cami Rajchman grabó un video junto a Fer Vázquez para anunciar que dejaría la banda. "Entendimos que es lo mejor", dijo entre lágrimas abrazada a su amigo.

—¿Cómo te veía tu familia en la última etapa que estuviste en Rombai?

—Me veían cansada y veían que lloraba un montón. Me enfermaba mucho. Llegaba el domingo a casa y el lunes me pasaba durmiendo. Estaba débil todo el tiempo y tenía que mostrarme bien. Hubo veces que llegaba a Uruguay y dejaba las cosas sucias adentro de la valija por una semana porque no me daba la vida para sacar las cosas y armar otra valija.

—¿Cómo viviste este mes y medio alejada del grupo?

—Pasé por varios sentimientos. Al principio me quería morir, pero lo peor fue cuando yo ya lo sabía y la gente todavía no. Fueron como dos semanas que la pasé horrible. Rombai hizo un show sin mí; yo dije que estaba enferma y Fer dijo que yo tenía un casamiento. Estaba todo muy raro. Mis amigas estaban en mi casa y veían que yo no estaba enferma ni en un casamiento. Solamente lo sabían mi novio y mi mamá y me tuve que contener hasta que hicimos el video en el que anuncié que ya no iba a estar más.

—¿Qué extrañás de la banda?

—Extraño ese estilo de vida y trabajar con amigos. Lo que más disfrutaba era el escenario: los gritos y el cariño de la gente. Es un mundo que uno no se puede ni imaginar si no lo vive. También me encantaba el momento del rodaje de videoclips.

—¿Creés que vas a volver a cantar en algún momento?

—Por un momento pensé que no, pero ahora lo veo de lejos y no le cierro las puertas a nada. Sé que voy a seguir estudiando canto porque es importante en el mundo artístico.

—¿Qué recuperaste desde que te fuiste de Rombai?

—Un montón de cosas: tiempo, energía y ser dueña de mí misma sin depender de nadie para asumir compromisos.

—Al inicio de la entrevista hiciste referencia a tu novio (Rony Kolberg). En tus tiempos en Rombai no lo mencionabas, ¿te sugerían no hacerlo por una cuestión de marketing?

—Sí, no era justo tener que ocultarlo porque es algo muy presente en mi vida. No me gustaba, pero entendía que servía. El marketing es el marketing y la vida es la vida. A mí me encanta hablar de mi novio, está ocupando un rol muy importante en mi vida. Cuando me junto con mis amigas hablo cinco horas de mi novio. Es un divino, totalmente sano y tiene tremenda onda con mi familia. Estar acompañada por alguien así es lo mejor que me podría haber pasado.

—¿Cómo se conocieron?

—En un after beach en Negroni en Punta del Este durante el verano de 2014. Yo estaba como en un momento en el que no quería más hombres, y no sé cómo hizo pero me conquistó con su carisma. Él vivía en Estados Unidos y mantuvimos una relación a distancia. Me conoció siendo común y corriente, pero cuando aterrizó de Atlanta a Uruguay yo aparecía abrazada a Fernando en una publicidad gigante en la puerta del Aeropuerto. Se la bancó mucho, me acompañó a las giras y nunca me reclamó nada. En el Luna Park, él fue el que me secó las lágrimas y me dio las palabras de consuelo. Fue el soporte para poder salir y olvidarme de lo que había pasado antes. Poder hablar sobre él ahora es genial. Estoy muy enamorada.

—¿Qué tenés ganas de hacer ahora desde lo profesional?

—Me encanta el medio. Quiero permanecer y estoy viendo qué es lo que me gustaría más. Ahora busco una vida más ordenada, con horarios.

—¿Hay alguna propuesta cerrada?

—No, pero está hablada y encaminada. Voy a firmar en las próximas semanas.

—Te mudás a Buenos Aires. ¿Es específicamente para esto o ya estaba planeado?

—Tengo familia en Buenos Aires y era algo pendiente en mi vida. Ahora como las propuestas que tengo allá me gustan mucho y estoy encaminando una de ellas, me alquilé un departamento en el mismo edificio de mi hermana, que vive allá. Voy a estar cerca de ella que está a punto de parir, y mi mamá se va a ir un mes para ahí. En julio me voy de vacaciones a Colombia y me alquilé hasta esa fecha para ver si me adapto y si el trabajo viene bien. Después voy a ver cómo sigue mi vida.

—¿Qué se puede saber de esa propuesta?

—Viene como por varios medios, es una combinación de televisión y de distintas cosas nuevas. Está bueno el desafío.

El último "de fiesta" de Cami Rajchman en el Luna Park.

Si no puede ver el video haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)