Miradas

Un amor que ya no tiene escondites

Es imposible borrar con el codo lo que se demuestra con imágenes. La foto de tapa de la revista Gente no deja lugar a dudas en cuanto al amor que los une y que los unió durante tantos años, porque Cecilia Milone besa en la boca y abraza las caderas de su viejo amor, Nito Artaza.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nito Artaza y Cecilia Milone

Los dos sabían que los fotógrafos estaban ahí tomándole fotos de sus longevos sentimientos y de su negado romance de tantos años.

Aunque el correntino le ponga tanto humor como pueda, aunque nunca responda a las preguntas sobre el tema, aunque se la pase eludiendo lo que todo el mundo quiere saber, la realidad es que Milone y Artaza hace más de 10 años que están enamorados y prodigan amor.

Pero ahora Nito sale a minimizar el hecho del título de la tapa, donde habla de "la mujer de mi vida". Trata de escudarse con que el clásico "no dije eso exactamente". Se enoja cuando le hablan de "amor clandestino".

De todas formas la realidad es una sola.

Hace falta recordar cómo debió negociar con los medios cuando estando con Cecilia Oviedo se enfrentó a los rumores de infidelidad y los negó enfáticamente. Mientras, su ex despedazaba a la supuesta tercera en discordia y llevaba el conflicto a tribunales.

Hace apenas unas semanas Sabrina Artaza, hija del actor, también disparó duro contra la misma Milone.

Pero el amor sigue.

Es la vieja historia de amor entre camarines la que vuelve a repetirse.

Había ocurrido cuando Susana Giménez hizo el amor en la película La Mary con el multicampeón de boxeo Carlos Monzón…o luego con su juvenil colega Ricardo Darín. También pasó con Miguel Ángel Solá y Soledad Silveyra interpretando El hombre elefante, exitosa obra que compartieron y en la que se amaron.

Repitieron Luisina Brando y Carlín Calvo en Mamá. Mercedes Morán y Oscar Martínez en El último de los amantes ardientes, Adrián Suar y Araceli González en plena telecomedia de La banda del Golden Rocket…

Cuando uno repasa lo que ocurría con aquellas historias observa puede variar algún detalle pero constata que por lo general los amores se presentan de manera casi similar y terminan sin asumir las mentiras y negaciones en las que incurrieron.

Con formatos de parejas o familias desgastadas, estos grandes amores son escondidos y luego afloran en toda su dimensión, como si fueran culebrones inspirados de la propia realidad.

Los amores de camarines son irresistibles.

Y eso cuenta a la hora del rating, en la venta de ejemplares y… ¿por qué no?, en el amor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)