EL SUEÑO DEL PIBE

Abadie y Piñeyrúa sobre el armado de Del Sol : "La idea era traer amigos"

El 23 de setiembre de 2016 salió a la luz que la mayoría de las figuras de Océano FM cambiarían de emisora y fue una bomba. La mudanza generó tanto revuelo y mediatización que cobró las dimensiones de un pase futbolístico. Se supo que No toquen nada y gran parte del staff de Segunda Pelota se irían a Del Sol en 2017 y sorprendió que Iñaki Abadie asumiera la dirección general de la FM. Los pocos detalles que se conocían bastaban para sacudir un dial poco acostumbrado a los movimientos. “Llamó la atención por lo que había generado Océano, porque para los comunicadores era como Google. Hoy Del Sol es Google”, dice Iñaki. Aquí los detalles en la voz de los directores de la nueva 99.5, Iñaki Abadie y Jorge Piñeyrúa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Darwin Borrelli

Crear una radio de cero no es la primera aventura que Jorge Piñeyrúa e Iñaki Abadie encaran en conjunto. Años atrás debutaron en las tablas con Yo y tres más y lo sufrieron. El público acompañó durante dos temporadas, robaban varias risas, pero Iñaki recuerda que los momentos de silencio eran crueles. No tenían la cancha suficiente para pararse frente a tanta gente con soltura. "No es lo nuestro, no volvimos y nadie nos pidió que lo hiciéramos", se ríe el Piñe.

Esos dos años en camarines y las temporadas de Yo y el tres más en televisión sirvieron para fortalecer el vínculo y que fluyera la amistad.

La segunda locura se la tiró el Piñe a Iñaki en la mesa de un casamiento: "Hagamos un programa con los jugadores de la Selección", le dijo. Esa charla informal fue el germen de Por la camiseta, ciclo que conduce Rafa Cotelo y que estrena su tercera temporada en un mes.

Llevaron la idea a Canal 10 pensando que solo harían ese proyecto y terminaron creando una productora. El Piñe la bautizó La Guitarrita en honor a un bar que frecuentaba mientras vivió en Buenos Aires, abrieron una empresa, alquilaron una oficina y empezaron a vender publicidad. El producto estrella es Por la camiseta pero también produjeron Mochileros y Muchas gracias jugadores, ambos emitidos por Canal 10.

La productora iba más allá de asumir un reto divertido y novedoso para estos dos comunicadores. Iñaki recuerda que en esas conversaciones su amigo le comentó acerca de la incertidumbre que le generaba saber que quizá no le quedaba mucho tiempo frente a cámaras. "No es tu decisión. Un día no quieren que estés más y marchaste", dice el Piñe.

Iñaki tuvo "la dicha" de conocer a Luis Suárez y Lionel Messi como productor de campo en Por la camiseta. Le tocó viajar a él porque el Piñe tenía compromisos familiares y laborales, y además le tiene miedo los aviones. Iñaki fue ocho veces a la casa de Suárez en 2016. Las tiene contadas: cuatro en marzo y cuatro en diciembre. Jugó al Play Station contra el crack del Barcelona y perdió, pero le ganó un partido de truco. "Éramos Messi y yo contra Suárez y Rafa. Es increíble decirlo. Toma más valor a la distancia". Parte de eso se verá el próximo mes en la tercera entrega de Por la camiseta.

Jorge Piñeyrúa está sentado en la oficina de gerencia que comparte con Iñaki Abadie en FM Del Sol y todavía no puede creer que manejar su propia emisora dejó de ser una utopía. Estos dos amigos soñaban en voz alta con la posibilidad de armar un proyecto radial de acá a diez años, "pero como quien te dice, che, me gustaría poner un bar en la playa o comprarme una casa afuera", comenta el Piñe.

En esta historia aparece un tercer actor que permitió que concretaran ese anhelo. Iñaki le contó esta supuesta demencia a Federico De Posadas, amigo suyo de la infancia, y a él no le pareció tan descabellado. Federico vivió en Suiza hasta hace unos meses, su plan era volver a Uruguay e Iñaki sabía que estaba invirtiendo dinero en algunos proyectos, así que le dijo en tono de chiste: "¿Vamos a comprar una radio?" Juró que quedaría por esa, pero a las dos semanas su amigo lo llamó para que empezaran a buscar una emisora disponible. Iñaki no daba crédito a lo que escuchaba. Le avisó al Piñe y pusieron manos a la obra, aunque sin mucha ilusión. Días después, volvió a sonar el teléfono y era Federico otra vez para avisarle que ya estaba negociando con Del Sol. Y así arrancó esta locura que se materializó cuando el 1° de febrero Joel Rosenberg y el equipo de No toquen nada inauguraron la nueva 99.5 FM.

Piñe, Rafa e Iñaki comparten la gerencia en la radio y el proyecto La Guitarrita
Piñe, Rafa e Iñaki comparten la gerencia en la radio y el proyecto La Guitarrita

De cero.

El éxito de Por la camiseta resultó clave para que el equipo no se desmotivara. El mismo grupo humano que encaró ese proyecto hoy compone la gerencia de FM Del Sol: Rafa Cotelo y Jorge Piñeyrúa son comandados por Iñaki Abadie, gerente general de la emisora. Son jefes de sus amigos pero la relación es "muy horizontal". Si bien marcan el rumbo, no corre el "verticalazo" y están abiertos a las opiniones y sugerencias de todo el staff.

Fueron meses muy intensos porque el proyecto se cayó y se reflotó más de una vez. Eso los desmoronaba. Cuando les decían que se había frustrado, se olvidaban del tema, pero pasaba un mes, les avisaban que podía salir y volvían a la marcha con la planificación. Al principio eran el Piñe, Iñaki y sus esposas quienes le ponían cabeza. Después empezaron a asesorarse con consultores, expertos, el publicista Ángel Cal y los propios compañeros de la emisora.

Se rodearon de los mejores para cada área. El Piñe opina que la clave fue que el plantel entero se enamoró del proyecto: "Todos se pusieron la camiseta porque acá reina la alegría y el optimismo. El ambiente está espectacular. Caminás por el pasillo y ves amigos. Es el sueño del pibe". Otro plus fue el compromiso: "Hubo gente que laburó 20 horas las dos semanas previas a la salida al aire. El bichito que nos pica a todos es que estamos generando un medio de cero y lo estamos haciendo entre todos", dice Iñaki.

Los últimos dos meses hubo que resolver mil cosas: desde armar la estructura de la radio, colocar enchufes, televisores, sillones, carteles, micrófonos, hasta manejar la publicidad, contratar personal, atender el tema de la limpieza. "Todo lo que te imagines que hay para hacer recayó sobre nosotros", así que el Piñe, Rafa e Iñaki se mantenían comunicados hasta la madrugada.

El trío estuvo presente en todo momento pero el plan de ahora en más es dividir los roles. El Piñe se encargará de la programación y los contenidos, Rafa asumirá la producción e Iñaki deberá hacerse cargo de la parte administrativa y el funcionamiento interno.

—Les tocó armar una radio de cero, ¿por dónde empezaron a planificar?

—(Piñe): Lo primero que pensé fue en traerme a mis amigos. Vinieron todos los de Segunda Pelota menos Mariano (López), que se quedó en Océano porque le surgió una oportunidad. No fue que les hice una oferta, básicamente les dije: "Muchachos, puede surgir esta posibilidad en una radio nueva, ¿les interesaría?" "Sí, más bien, vamo arriba", me contestaron y ahí seguimos hablando.

—(Iñaki): Según Francisco (De Posadas) para arrancar con un sacudón tan grande como este había que traer al mejor periodístico y todos estuvimos de acuerdo en que era No toquen nada. Después fue descubrir el funcionamiento interno, que necesitábamos un departamento administrativo, comercial, hacer grabaciones. El equipo de No toquen nada hizo un hincapié fuerte en la movida digital. Hay permanente presencia en la web, redes sociales y aplicaciones.

Diego González, Pablo Fabregat, Gonzalo Eyherabide, Pablo Aguirrezábal, entre otros, son parte de ese grupo de amigos. Pero además se trata de figuras conocidas y talentosas. Iñaki reconoce que para hacer este movimiento precisaban "caras pesadas" y referentes en el dial. "No trajimos gente de la tele, sino que la mayoría empezamos en la radio. Son todos conocidos pero de mucha experiencia", agrega el Piñe.

Incorporar Locos por el fútbol en la programación fue un gustito personal. Para tres amantes del deporte era esencial la presencia deportiva, así que convocaron a Fútbol y compañía (ex 13 a 0) y apostaron a un programa en vivo los fines de semana con Abran cancha, conducido por Horacio "Tano" Abadie. "Ahí está la cuota familiar", bromea el Piñe en relación al programa que dirige su padre (Ricardo Piñeyrúa) y el hermano de Iñaki.

La grilla de Del Sol creó dos ciclos nuevos: Quién te dice (Pablo Fabregat, María Noel Marrone y Cecilia Bonino) y Cambio y fuera (Diego González, Iñaki Abadie y Gastón Carbajal). Saben que a futuro necesitarán generar sus propios contenidos y productos. "La idea es que la radio sea un lugar de oportunidades para gente nueva", opina el Piñe.

Puro movimiento.

Este emprendimiento era la chance de sus vidas y debían jugársela. No podían dejar pasar ese tren. "Todo se dio para tener la certeza de que se trataba de una oportunidad única y era muy difícil dejarla pasar: conseguir alguien que pudiera hacer la inversión y armar el equipo", comenta el Piñe.

La noticia de que gran parte del staff de Océano se mudaría a Del Sol se conoció el pasado 23 de setiembre y sonó con mucha fuerza en los medios. Los comunicadores se vieron beneficiados porque desencadenó otros movimientos en un dial poco acostumbrado a los cimbronazos. Tomó dimensiones de un pase futbolístico, pero eso no sorprendió a sus protagonistas. Generó lo que esperaban. "Hablamos de mucha gente conocida y querida que se cambiaba de radio. Nosotros nos fuimos de un lugar donde era más fácil, estábamos cómodos en Océano. Todos los cambios sacuden. Yo al principio pensaba, ¿cómo será allá? Pero hoy estoy recontra feliz con la cotidiana en Del Sol", opina el Piñe.

—El oyente de Océano es fiel: se levanta y se acuesta escuchando esa emisora. En este país a la gente le cuesta los cambios, ¿lo pensaron?

—(Piñe): Yo te podría decir que se levantaba escuchando a Darwin y de tarde seguía escuchando Segunda Pelota. Es la eterna discusión, ¿qué es más fuerte, la radio o los comunicadores? Yo creo que las dos cosas son importantes. En Océano el éxito eran las dos patas.

—(Iñaki): Sabemos que es difícil conquistar a todo el público, pero los productos son buenos y arriman. El que escucha a Darwin lo va a seguir adonde esté. Al que le gusta lo que hacen el Piñe, Rafa (Cotelo) y Diego González va a escuchar La mesa de los galanes.

—(Piñe): Y al que no le gusta puede escuchar a Mariano de mañana, y de tarde De arriba un rayo o Justicia Infinita. Hay más opciones para elegir. Eso es lo bueno.

El Piñe no siente que Segunda Pelota haya cumplido un ciclo "Yo me sigo divirtiendo", dice. Ahora se llaman La mesa de los galanes. El cambio responde a una razón legal, pero tanto el nuevo nombre ideado por Rafa Cotelo como la mudanza sirvieron para que el equipo tomara una bocanada de aire fresco: "Fue como un lavado de cara, una inyección de energía que se siente".

La vida laboral de Iñaki también se vio alterada. Debió dar un paso al costado de la pantalla chica después de siete años en Canal 10. "Fue redifícil pegar el cambio, dejar de ir al canal de un día para el otro y venir a la radio a hacer algo que no tiene nada que ver con lo que estaba acostumbrado". Prefiere no hablar de una renuncia, sino de un impasse. Dice que espera volver a Canal 10 y reconoce que "la separación de La mañana en casa fue dura". Pero no le quedó alternativa ya que "era muy difícil poner en marcha este emprendimiento y seguir yendo desde las nueve de la mañana a la una del mediodía al canal. Surgió todo tan rápido que teníamos dos meses para poner una radio en funcionamiento, así que me tenía que dedicar 100% a esto".

—Ahora tenés tu propio programa en Del Sol (Cambio y fuera), ¿hacía tiempo que querías hacer radio?

—Siempre me fascinó ese medio, era oyente de Segunda Pelota y quería ser parte de un programa. Estoy muy contento con Cambio y fuera pero fui papá de Clementina el viernes y eso me va a alejar un poquito, pero espero volver pronto.

Salió el sol.

No hubo necesidad de hacer mucha publicidad ni de generar tanto bombo en la previa al lanzamiento porque el pase de los comunicadores de una emisora a otra ya era un impacto en sí mismo. "Nada de lo que generaras creativamente como expectativa iba a superar la noticia", dice Iñaki.

Igual hubo hashtag (#EscuchoDelSol) y cuenta regresiva en las redes sociales; los comunicadores compartieron fotos de los aprontes y un vídeo con una coreografía a cargo de todo el staff que dio qué hablar, aunque después de unas semanas lo bajaron. La idea fue de Ángel Cal y cumplió con lo que el publicista pretendía: que el clip estuviera en boca de la gente.

Más allá de la publicidad, aprovecharon la ocasión para armar una comilona y socializar entre todos. El asado lo hizo Martín Schwedt, pero el gran organizador fue Rafa Cotelo, que según sus dos amigos, "se comió la cancha". El Piñe dice que aunque no hubieran filmado, la juntada valió la pena porque pasaron bárbaro.

La programación se lanzó el 1° de febrero. Hubo nervios, emoción y alboroto. Mucha gente pasó por las instalaciones de la radio ubicada en el Radisson a saludar y les llevaron regalos. Recibieron flores, bombones, chocolates, championes, camisas y remeras. "Hacía meses que nos imaginábamos cómo iba a ser ese día. Fue una locura. Había gran expectativa de que se materializara de una vez por todas lo que habíamos craneado: poner la 99.5 y que apareciera Joel a las ocho de la mañana", cuenta Iñaki.

Y salió redondo. "Hay una energía tan para adelante y tan positiva alrededor de la radio que no podemos perder", dice el Piñe.

El reto aún los asusta pero corren con una ventaja: Del Sol ya es un éxito a nivel comercial y eso les da cierta tranquilidad porque permite que puedan cumplir con los empleados de la emisora que también son amigos.

Iñaki y el Piñe coinciden en que el rótulo de empresarios todavía no se lo pueden colgar porque les queda demasiado grande. Prefieren llamarse emprendedores o comunicadores que buscan ampliar sus horizontes, generar nuevas formas de ingreso y van detrás del crecimiento personal y profesional. "Estamos experimentando dentro de lo que nos gusta y nos divierte", cierra el Piñe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)