“Je suis Paris”

Uruguayos: a pocos pasos del horror

Dos turistas uruguayos oyeron el estruendo del tiroteo en el café. El dolor conmocionó a los compatriotas en Francia y se manifestó ayer hasta en Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Venimos a solidarizarnos con los parisinos", afirmaron. Foto: F. Flores.

Veinte minutos antes del tiroteo en el café Bonne Biére, los uruguayos Guillermo Sulimovich (24) y Ramiro Visca (21) pasaban por la puerta del local en busca de un lugar para cenar. Pero su idea para esa noche era un restaurante de comida mexicana, por lo que se alejaron unas cuadras. Al rato oyeron algo similar a fuegos artificiales, nada raro un viernes por la noche en la Ciudad de las Luces.

Una hora después, Ra miro recibió un mensaje de su padre y allí tomó conocimiento de lo acontecido. No solo el hostel en el que se alojaban estaba a cinco cuadras del café, sino que caminaron a media cuadra del teatro Le Bataclan, donde fue la toma de rehenes. "Cuanto nos avisaron de la situación ya estábamos en el hostel porque preferimos cenar allí", recuerda Guillermo. "Empezamos a ver las noticias sobre explosivos y los muertos que iban en aumento… ahí nos preocupamos".

Los dos jóvenes optaron por refugiarse en su habitación. "Pensamos que hasta allí no iban a llegar los yihadistas", dice Guillermo sobre la estrategia. "Para distraernos pusimos el partido de Argentina contra Brasil, pero en la radio no paraban de anunciar medidas de seguridad". Guillermo y Ramiro habían llegado a París ese mismo mediodía. Ambos estudian ingeniería en sistemas en el País Vasco, donde están de intercambio estudiantil por seis meses. Aprovecharon un vuelo de bajo costo a Londres, por solo 10 euros, y luego un ómnibus a la capital francesa. El día había empezado con un tour a pie por los lugares íconos. Subir a la Torre Eiffel y visitar el Louvre era el plan que tenían para ayer sábado. Pero entre el temor y la falta de transporte, la idea quedó en el olvido.

La peripecia no termina allí. El martes los estudiantes tienen un parcial, por lo que deben regresar a España más tardar mañana. El anuncio del cierre de fronteras y lo inseguro de ir en tren los llevó a contratar una camioneta y pedir asesoramiento de la embajada de Uruguay en Francia.

El día D.

El hostel en donde se hospedan Guillermo y Ramiro amaneció ayer con más barullo del habitual. De las cinco puertas que tiene el lugar, solo una estaba abierta para evitar el ingreso de un posible atacante. Varios niños de colegios ingleses esperaban en la recepción, junto a sus docentes, mientras daban aviso a sus familiares del exterior de que todo marchaba bien.

El distrito 11 de la ciudad, donde está el hostel, el teatro y el café, es una zona de jóvenes y los parisinos optaron por dar alojamiento a quienes estaban en la calle o a quienes no podían regresar a sus hogares.

"La juventud lo está sintiendo mucho", cuenta Fernanda Mora, una uruguaya que reside en Francia hace cuatro décadas. "Mis hijos siempre andan por allí, tienen conocidos dentro de las víctimas y esa proximidad con los atentados es algo angustiante". Para su tranquilidad, en la mañana del sábado recibió un comunicado de la Embajada de Uruguay en Francia en la que se anunciaba que "no hay reporte de compatriotas dentro de las víctimas".

Julio Navarro, el cónsul honorario de Uruguay en Toulouse, también despertó con el reporte diplomático. Él había anunciado que Francia estaba en guerra, incluso previo a la visita del presidente Tabaré Vázquez a París. Pero su dicho más célebre fue que sentía temor tras el apoyo de Uruguay a la coalición contra el terrorismo. Su casa es el propio consulado.

El sábado en la tardecita de Francia, a las 15 horas de Uruguay, recibió el llamado del jefe de Policía de la ciudad, quien le indicó que "el consulado está en la lista de oficinas que pueden ser sensibles a un acto terrorista". Le pidieron calma y que de reconocer alguna persona o acción sospechosa se ponga en contacto con las autoridades locales. Eso lo "tranquilizó".

En la noche de los atentados, Navarro estaba en la casa de unos amigos galos. Poco antes de la medianoche recibió el llamado de una uruguaya en París. Extrañado por la hora, atendió y tomó noción de lo acontecido. Optó por regresar al consulado. Desde entonces estuvo conectado a los canales 15 y 16 que tienen una cobertura de los hechos en forma ininterrumpida.

Al día siguiente solo salió para hacer compras. "En las calles había gente, un poco menos de lo habitual, y la frase más repetida era: Hay que seguir viviendo".

"Je suis paris": el mensaje desde la plaza independencia.

"Vinimos para solidarizarnos con los parisinos, con nuestros familiares y dar un mensaje de libertad". A las 17.30 de ayer, unas 60 personas se congregaron en la plaza Independencia. Con banderas de Francia y carteles que rezaban "Je suis Paris", los manifestantes entonaron el himno nacional y La Marseillaise. Hoy a las 18.30 horas habrá otra reunión en Kibón. Hasta el momento las instituciones francesas en Uruguay no reforzaron su seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)