blatter consiguió el apoyo de 133 países y seguirá gobernando la fifa

Sigo siendo el rey

El suizo Joseph Blatter demostró que su capacidad política está por encima de los arrestos y las denuncias de soborno que han recaído sobre sus compañeros de ruta durante muchos años. Derrotó al novato príncipe jordano y quedó claro que en la jungla de la FIFA siempre gana el más astuto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Blatter fue apoyado por africanos y asiáticos quienes corrieron a felicitarlo.

Lo que no mata, fortalece, afirma el dicho popular y parece venirle como anillo al dedo a Joseph Blatter, quien en medio del mayor escándalo de corrupción en la historia de la FIFA se las arregló para recibir el voto de 133 países y renovar así su quinto mandato consecutivo. El príncipe árabe Alí bin Al Hussein prometía cambio y renovación, pero solo cosechó el apoyo de 73 países, entre ellos Uruguay, Brasil, Argentina y los europeos. El jordano impidió el triunfo de Blatter en primera vuelta (necesitaba 140 votos) pero quedó muy lejos de pelear en una segunda ronda y se bajó.

Blatter, a sus 79 años, consolidó su reelección sobre los hombros de la mayoría de los países africanos, asiáticos y de Oceanía. En cambio, los poderosos del fútbol, europeos y sudamericanos, votaron por Alí.

El suizo inició la presidencia de la FIFA el 8 de junio de 1998 y la extensión de su reinado parece consolidar una vieja tradición en el órgano rector del fútbol mundial, que en sus 111 años de vida ha tenido solamente 8 presidentes, un sistema más próximo a una monarquía donde los gobernantes se perpetúan en el cargo.

"Esto me da el tiempo, porque dije ser responsable con lo que ha pasado. Tomé la responsabilidad y tenemos que crear ahora una mejor imagen de la FIFA. Y sé cómo hacerlo", afirmó el reelecto presidente, exultante tras su arrollador triunfo.

Antes de la votación había aseverado: "necesitamos una evolución, no una revolución".

En 2019 finalizará su mandato, y se convertirá así en el tercer presidente que más años ha estado en el cargo, solo superado por Havelange (24 años) y por el francés Jules Rimet, mítico presidente de la FIFA y padre de la Copa del Mundo, que estuvo 33 años, entre 1921 y 1954.

Blatter prometió cambios a partir de hoy, cuando tiene prevista una reunión con el comité ejecutivo. "No puedo decirlo ahora, pero recibirán cierta información o ciertos mensajes, algunos de ellos sorprenderán", agregó.

"La edad no es problema", agregó el suizo, que afirmó: "en los momentos difíciles se necesita un líder con experiencia que conozca el juego". "Prometo que al final de mi mandato, le dejaré a mi sucesor una FIFA saneada y más fuerte e independiente de las injerencias políticas", agregó el titular de una entidad que generó ganancias por 5.719 millones de dólares entre 2011 y 2014.

Día negro.

La votación, pese a ratificar la continuidad, tuvo algunos hitos. Entre ellos el quiebre de la tradición que ha seguido la Conmebol, que tras la muerte del argentino Julio Grondona el año pasado, por primera vez votó contra Blatter, algo impensado hace solamente 72 horas.

La Confederación Norte y Centroamericana y del Caribe, a la que pertenecía Chuck Blazer, el "arrepentido" que colaboró con la investigación impulsada por el Departamento de Justicia estadounidense contra la FIFA, pareció confirmarle su respaldo. En sus 35 votos, sumados a los 46 que aporta la Confederación Asiática (AFC) y a los 54 de la Africana (CAF), está más o menos la cuenta que le permitió a Blatter capear la tormenta interna que impulsaba la UEFA, a excepción de Rusia, claro está.

Y es que Moscú había hecho público su respaldo al veterano dirigente que confirmó, de paso, que las sedes del Mundial 2018 en Rusia y de 2022 en Qatar no serán modificadas le pese a quien le pese.

Del lado de los derrotados, quien habló fue Platini, solo para reiterar que se sentía "orgulloso de la que UEFA haya defendido y apoyado un movimiento en favor de un cambio interno en la FIFA".

"Quiero felicitar al príncipe Al Hussein y agradecer a las federaciones que lo respaldaron", completó el exastro francés antes de lamentar que no se hubiera producido "un cambio que resultaba fundamental para recuperar la credibilidad".

Mucho más amargado lucía el exgoleador portugués Luis Figo, quien hasta hace algunos días se anunciaba también como contendiente al trono de Blatter, pero se bajó de la carrera aún antes que Al Hussein. "Hoy es un día negro para el fútbol y para quienes lo amamos. No se puede manejar la FIFA prescindiendo de las más elementales reglas de transparencia, legalidad y democracia. La reelección de Blatter confirma que la FIFA está enferma", afirmó Figo.

Nueva gestión de Blatter está plagada de desafíos.


El quinto mandato será el más difícil para Blatter. Deberá recomponer la imagen de la FIFA luego de la caída de varios de sus dirigentes por corruptos, ganar la confianza de los auspiciantes que la financian con cientos de millones de dólares y recomponer el orden político interno tras perder el apoyo de la poderosa Europa. Aparece más debilitado, obligado a negociar y necesitado de logros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)