Guardia Republicana

Un policía con acento militar

Se creó en 2010 y puede desplegarse en todo el país. El Ministerio la utiliza para múltiples fines y su equipamiento y entrenamiento es comparable al militar. ¿Se necesita una fuerza de esas características para la ciudad? Bonomi la justifica por el crecimiento del crimen organizado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La actuación de la Republicana frente al Codicen fue polémica. Foto: F. Ponzetto

Visten uniforme camuflado universal, con un patrón que mezcla verdes, tostados y grises, similar al utilizado para combate por el Ejército de los Estados Unidos. Poseen armamento de guerra y vehículos blindados aunque su radio de acción es la ciudad y el área rural. El Regimiento Guardia Republicana es producto de la fusión en 2010 de las guardias Metropolitana y de Coraceros, y está en la mira, acusado de encarnar la militarización de la Policía. Nació por ley con el apoyo de todos los partidos políticos. Depende directamente del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y al día de hoy tiene 1.309 efectivos en actividad (90% desplegados en Montevideo) que tanto en equipamiento como en su forma de actuar y entrenarse tienen mucho más en común con los militares que con los policías, aunque a la hora de proceder se rigen por la ley de Procedimiento Policial y ganan lo mismo que cualquier otro uniformado pese a que suelen afrontar misiones más riesgosas.

La Republicana es convocada para patrullar zonas rojas, prevenir y reprimir delitos, garantizar la seguridad en los partidos de fútbol de alto riesgo, contener manifestaciones sociales o políticas, vigilar el ingreso a las cárceles o liderar operaciones especiales contra bandas de narcotraficantes.

En la interna policial se la describe, con cierta sorna y malestar, como la "cuarta fuerza armada". Dicen que es la "mimada" de Bonomi, aunque también se reconoce que sus integrantes son los únicos que hoy se hacen respetar en algunas zonas de Montevideo. En algunos puntos de la capital ya no se hacen allanamientos sin su apoyo.

La unidad fue creada por ley en diciembre de 2010 y allí se estableció que tendría como objetivos "la prevención y represión de delitos, el mantenimiento del orden público y la formación técnico policial de quienes revistan en los cuerpos especiales de las diferentes Jefaturas Departamentales".

Sin embargo, en el decreto reglamentario aprobado por el ministro Bonomi en febrero de 2011, los cometidos se ampliaron significativamente. Se agregaron: custodiar las vías de comunicación terrestres, así como pasos de frontera, instalaciones y centros de interés; apoyar en el control del tráfico y transporte de sustancias y mercaderías ilícitas; custodiar personas y valores; intervenir como unidad especializada en situaciones críticas que impliquen copamiento o secuestro de personas; colaborar en allanamientos, detenciones y traslados; intervenir en el contralor de disturbios civiles y hechos graves y, en una interpretación más amplia "aquellos otros (fines) que la autoridad oportunamente le confiera", lo cual puede entenderse como "para todo aquello que el ministro entienda que es necesaria su intervención".

En cinco años de funcionamiento el rol de la Guardia Republicana dentro de la lógica de seguridad interna se ha potenciado. Hoy dispone de cuatro vehículos blindados y armas similares a las del Ejército, adquisiciones resueltas en su momento bajo la hipótesis de que el crecimiento de las organizaciones delictivas en determinados barrios de Montevideo (fundamentalmente al oeste de la capital) les permitía acceder a un poder de fuego capaz de hacerle frente a los policías tradicionales.

Fue así que se compraron a una firma rusa blindados con capacidad para nueve personas y con las mismas características de los utilizados por la BOPE en Río de Janeiro. También posee camionetas cuatro por cuatro, motos, autos y dos camiones hidrantes para dispersar manifestantes. También está a cargo del plantel de perros entrenados y caballos para patrullaje.

En materia de armamento se incorporaron centenares de fusiles de asalto rusos AK 103 calibre 7,62 con lanzagranadas, la nueva versión de la tradicional AK 47 soviética con alcance de 400 metros. Fuentes policiales confirmaron que la Republicana también tiene en su poder fusiles para francotiradores, entre ellos los calibre .50, imposibles de usar en la ciudad por su alcance y capacidad de destrucción y construidos en Uruguay para el Ejército. Sin embargo, fueron comprados por el Ministerio del Interior ante la eventualidad de tener que parar vehículos blindados o evitar el despegue de aeronaves. Se trata de un arma antimaterial bautizada Peregrino, construida por privados con ayuda del Servicio de Material y Armamento del Ejército. El arsenal también incluye una variada gama de subametralladoras de diversos calibres y orígenes, carabinas, fusiles y armas cortas.

También están a su cargo cinco destacamentos en el interior del país, algunos con producción de animales. Catorce hectáreas en San José, doce hectáreas en Florida y predios en Canelones, Artigas y el Parque Roosevelt.

La polémica.

La ley de creación del Regimiento estableció que depende directamente del ministro en funciones. Para Bonomi se trata de un área clave en su estrategia de seguridad pública y el responsable del Regimiento, Rover Yroa, goza de su máxima confianza.

El funcionamiento interno del Regimiento Guardia Republicana fue el motivo por el cual el diputado nacionalista Pablo Abdala convocó el pasado jueves al Parlamento al ministro Bonomi. No obstante, la divulgación en esa instancia de las cifras sobre los delitos cometidos en 2015 dejaron en segundo plano la razón de la interpelación.

En la interpelación el Ministerio del Interior anunció presentará una nueva denuncia penal contra varios funcionarios de la Guardia Republicana por "abuso de poder" en el uso de las redes sociales. Bonomi exhibió numerosas capturas de pantalla de páginas de Facebook y otras redes donde personas vestidas con el uniforme de la Republicana critican al ministro y a varios integrantes del gobierno, y llaman a rebelarse contra el sistema. Bonomi dijo que la mayoría de los funcionarios han acompañado los cambios en la Republicana. "En términos generales, la experiencia ha sido exitosa. Hay un grupo de funcionarios resiste los cambios. Quieren desestabilizar este proceso. Como forma de manifestarse, entre otras, han elegido las redes sociales", sostuvo el ministro. Una vez identificados, Bonomi les hará sumario y pasará el caso a la justicia, anunció.

A principios de diciembre pasado ante el Parlamento un grupo de efectivos denunció a Yroa por presuntas irregularidades como peculado, venta ilegal de animales en las chacras policiales de Florida y San José, agresión a un subalterno, práctica irregular de tiro fuera del polígono y el suicidio de cinco efectivos en los últimos meses. De acuerdo con lo que se ventiló en la sesión de la Comisión Permanente, la gestión de Yroa es resistida fuertemente por funcionarios.

El propio Yroa contó en el Parlamento que el episodio por el cual fue denunciado de supuesta agresión a un subalterno se produjo porque "me impidió el ingreso a la unidad, a lo cual forcejeamos".

Exigencias, resistencia a los cambios y las sanciones.


El Ministerio del Interior respalda a Yroa y afirma que hay una suerte de "rebelión" de un pequeño grupo de efectivos que resisten los cambios y desconocen la autoridad. La exigencia y disciplina de la Republicana no es para todos. Sin embargo, en un hecho inusual para una unidad sometida a jerarquía, ante el despido de un efectivo diecisiete de sus compañeros manifestaron frente a la sede de la Republicana para cuestionar a su jefe. Todos ellos, según se admitió en la sesión parlamentaria, terminaron cumplimiento funciones en las cárceles. El diputado Abdala afirma que así no se procede y que existen caminos administrativos a seguir si se presume que hay una falta. El diputado Abdala hizo notar que cinco efectivos de la fuerza se suicidaron en los últimos tiempos. El Ministerio considera que Yroa es blanco de un grupo de "rebeldes".

Equipado.

Son tres los vehículos blindados rusos GAZ TIGR (conocidos como Tigre) en poder de la Guardia Republicana. Pueden transportar a nueve efectivos y alcanzan una velocidad de 140 kilómetros por hora.

El fusil Peregrino calibre .50 se construye en Uruguay para el Ejército. La Republicana también los adquirió. Son "antimaterial", pueden detener vehículos en marcha o impedir el despegue de aviones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)