fútbol y narcotráfico en durazno

La pelota bajo sospecha

El departamento cambió de jefe de Policía y el nuevo jerarca sacó a la luz un alarmante diagnóstico del narcotráfico en la zona. Dijo que la droga tomó el fútbol y acusó a la última selección campeona de consumir. Ahora le piden pruebas y la calle se llenó de rumores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guarteche: "La selección local mezclaba cocaína con ketamina". Foto: N. Pereyra

Menos de un minuto demoró el jefe de Policía de Durazno, Sergio Guarteche, en pronunciar la frase: "Se constató que en 2010, personas de la zona llevaban droga a integrantes de la selección local". Fue en una charla protocolar en la liga de fútbol local, en la que reveló su preocupación por el alcance del narcotráfico en el departamento. Pero al vincular al fútbol en el asunto, desató un verdadero escándalo.

Y ese lapso de menos de un minuto lleva ya más de un mes haciendo ruido entre los duraznenses. Esas pocas palabras fueron suficientes para que se generaran decenas de acusaciones cruzadas y para que en cada esquina, aún hoy, surjan todo tipo de rumores y sentencias, de esas que se dictan en voz baja.

Guarteche, que es hermano de Julio, el director nacional de Policía, planteó el tema a principios del mes pasado, y desde ese momento siguió machacando sobre lo mismo. Oriundo de Durazno, el jerarca estuvo 44 años fuera del departamento y retornó en marzo para asumir la Jefatura. Esta semana dijo a El País que encontró una situación tan compleja, que si no se desata una rápida respuesta, se verán fenómenos propios de zonas más pobladas, como las disputas entre narcos y los ajustes de cuentas que se dan en Montevideo y Canelones.

Recordó que un futbolista de la primera división de Durazno y técnico de un equipo de fútbol infantil fue procesado en mayo por tenencia de drogas, y explicó que las mismas "indudablemente no eran solo para consumo". Luego, además de señalar el uso de drogas en la selección, dijo tener "información precisa y de primera mano" sobre la situación.

A los pocos días de aquella intervención ante la liga, Guarteche profundizó su acusación en una nota publicada en la web del Ministerio del Interior. "Si bien en Durazno la droga está muy arraigada, nos sorprendió muchísimo que estuviera presente en el deporte, sobre todo en el fútbol. Nos encontramos con un sistema muy vulnerable donde no existen controles de aptitud física ni antidopaje. Eso ha facilitado la tarea del narcotraficante para llegar directamente al corazón del deporte", remarcó.

Agregó que constató consumo de marihuana, pasta base, cocaína y LSD, y habló de "mucha negligencia" por parte de autoridades y "mucha ignorancia de la población". Sobre el fútbol, dijo: "El consumo se da en los jugadores, sobre todo los de corta edad. Nos sorprendió de sobre manera identificar como actores principales a los técnicos de baby fútbol que están muy cerca de los niños y, de cierta forma, se aseguran un mercado a futuro".

Infierno grande.

El planteo de Guarteche despertó en Durazno tanta sorpresa como indignación. Para los locales, el hecho de que haya señalado y puesto bajo sospecha a la selección de 2010 fue como una puñalada. Ese plantel tiene un lugar especial en la historia deportiva del departamento, dado que logró coronarse campeón invicto del interior, alcanzó el título tras siete años, y llevó al pago la décima copa. Cada partido de ese equipo llenaba el estadio en el que entran 8.000 personas.

Por sus dichos, el jefe de Policía fue acusado de hablar con "ligereza" y se le reclamó que diera más pruebas y que presentara el tema en la Justicia. Fernando Delgado, expresidente de la Liga de Fútbol departamental, redactó una carta pública en la que afirmó: "Se enchastra indirectamente a dirigentes y jugadores. No le creo a Guarteche hasta tanto presente las pruebas correspondientes".

Integrantes del cuerpo técnico, de la sanidad y miembros del plantel de la selección de 2010, hicieron una conferencia de prensa en la que leyeron una proclama y no aceptaron preguntas. "En ningún momento percibimos lo denunciado. Nos duele en lo más profundo el manejo que se le ha dado al tema, (...) no se ha pensado el daño familiar y profesional que se ha hecho hablando con tanta liviandad y sin tener información de lo realizado por parte de profesionales en el logro de tan importante distinción de nuestra sociedad", dijeron, según recogieron distintos medios locales.

Luis Báez, que fue arquero de esa selección, habló con El País y dijo: "Estamos sorprendidos porque se marcó a una selección en particular. Nos sentimos afectados, dolidos. Las palabras de Guarteche golpearon en cada familia, hubo gente que empezó a decir con razón ganaban todo, y no es justo que se señale así".

Una cruzada.

Pero más allá de las críticas, el jefe de Policía se muestra convencido, no se corre ni un centímetro de sus afirmaciones y redobla la apuesta.

"No solo mantenemos lo que dijimos, sino que pudimos detectar que había actores clave que estaban muy cerca del deporte, que estaban distribuyendo droga (en aquel entonces). Estaban haciendo uso de ese espacio deportivo para hacer su mercado", dijo el jerarca a El País.

Además, planteó que, en parte, las drogas fueron utilizadas para mejorar el rendimiento, algo que hasta ahora no había afirmado públicamente. "Mezclaban cocaína con ketamina para buscar el beneficio deportivo", lanzó Guarteche. Y sobre la situación actual, afirmó: "Hay técnicos y jugadores que están haciendo su mercado en el fútbol. Entonces salimos a alertar a las autoridades del deporte y, sobre todo, a los padres de los más jóvenes".

Apenas comenzó a hablar, Guarteche citó a su hermano: "Hay que recordar que el director nacional de Policía dijo que el fútbol es el ámbito más penetrado por la droga y la delincuencia". Luego dijo que "el problema de la droga" está "totalmente instalado" en Durazno, y remarcó que "nadie se animaba a decirlo".

"Puedo afirmar que el 50% de los cuadros de fútbol de acá están con jugadores jóvenes que son adictos, ya sea a la marihuana, la pasta base o la cocaína. Lo que vemos nos muestra que avanzó mucho la droga", agregó. Y subrayó: "Cuando hablo, lo hago con propiedad. Jamás me tembló el pulso y mi objetivo es ir al fondo del tema, porque si hacemos la vista gorda, perdemos. Es una guerra lo que tenemos contra el narcotráfico".

De todos modos, hasta ahora Guarteche no tiene mayores resultados para exhibir. Solo ha logrado detener a una persona que estaba vinculada al fútbol, la cual fue procesada sin prisión por poseer una cantidad de droga que superaba lo previsto para consumo personal. Aparte de eso, dice haber realizado varios procedimientos y llevar "más de 50 personas intervenidas, habiendo procesado a unas cuantas", aunque no ha podido vincular en mayor grado al fútbol y al narcotráfico.

Al ser consultado sobre la falta de logros, responde: "Ojalá tuviéramos las herramientas y la información para atacar esa situación". A su entender, lo principal es haber instalado un asunto que nadie se animaba a tocar. "Después que hablé por primera vez del tema, me llamaron de una radio local para profundizar, y tras 15 minutos de entrevista, la emisora ya había recibido 425 llamadas para darme apoyo", afirma Guarteche, y saca pecho. Parece agradarle la idea de mostrarse como un salvador de su pago.

"Mirada punitiva".

Carmelo Vidalín, actual intendente de Durazno, salió a respaldar al fútbol local y principalmente a la selección de 2010, de la cual era capitán su actual suplente en la comuna. En los medios locales el jefe comunal dijo que Guarteche había cometido "un lapsus linguae, que son esas palabras que a veces se nos escapan", y entendió que sus dichos "no le hicieron bien a la sociedad".

En tanto, Benjamín Irazabal, intendente de Durazno entre 2010 y 2015 y actual diputado, dijo que "la droga llegó a todas las localidades del interior" y alcanzó a los jóvenes y al deporte. "Golpea muy duro y es una realidad que nos complica. El fútbol no escapa a eso", admitió.

Por su parte, técnicos y profesionales que abordan los consumos problemáticos en el departamento coincidieron en dar un diagnóstico complejo del asunto, aunque a todos les generó sorpresa que se haya señalado a un plantel en concreto.

Magdalena Recoba, coordinadora de la Junta de Drogas de Durazno y directora del Mides en ese departamento, dijo: "Hay que abandonar la idea de que el deportista no consume, de que el deporte es liberador. Hay que entender que el deporte es una herramienta más para usar contra las sustancias, pero eso no significa que esté ajeno a los problemas o que solucione todo".

La especialista comentó, de todos modos, que el jefe de Policía plantea una mirada "un tanto punitiva de la cuestión". "Si hay preocupación por el tema, estaría bueno pensar en los jóvenes, ver si eso de verdad pasó, qué pasó en concreto y cómo están ellos ahora", remarcó.

Recoba dijo a El País que la situación en ese departamento "es grave como en todo el país". Según relató, "hace más de seis años que se empezó a ver que la supuesta tranquilidad del interior del país no era tal". Dijo, en ese marco, que la preocupación por el consumo de alcohol, marihuana y pasta base se disparó últimamente. "Hubo un fuerte crecimiento en el acceso a las drogas. Hay un alto consumo de alcohol y además baja la edad en la que se realiza el primer consumo". A su entender, el problema "está instalado en todas las instituciones, todas las edades y todos los estratos sociales". Los fines de semana se registra en algunas personas un "súper consumo" de sustancias, desde alcohol hasta pasta base; y, en ocasiones, se desencadena una adicción.

Elbio Caballero es operador terapéutico en el Centro de Rehabilitación de adictos "El Faro", que funciona en Durazno. Para él, las declaraciones de Guarteche "tienen bastante asidero", pero coincidió con Recoba en que faltó precisión al explicar quiénes eran los involucrados: "Es un tema sensible, la droga está haciendo mucho daño", opinó. Producción: Víctor Rodríguez

SABER MÁS

CONSUMO GENERALIZADO Y ACUSACIONES CRUZADAS.

"Hubo gran suba en el consumo".

"En todas las instituciones, en todos los grupos, en todos los estratos sociales existe el consumo de drogas; lo vemos en la tarea diaria. En Durazno ha habido un aumento muy importante del consumo", dice Magdalena Recoba, coordinadora de la Junta local de Drogas.

"No vimos drogas en la selección".

"En las concentraciones, durante los días de partido, en las prácticas o en los viajes de la selección, nunca presencié consumo de drogas. No lo vi yo ni lo vieron los jugadores más veteranos. Si no hubiéramos actuado", dice Luis Báez, exjugador de la selección local.

"La droga llegó a todos lados".

"El consumo está generalizado y nos está complicando. La droga llegó a todas las localidades, todas las capitales y todos los pueblos. Está entre los jóvenes y los adultos y el fútbol no escapa de eso", opinó Benjamín Irazabal, exintendente de Durazno y actual diputado blanco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)