LOS EFECTOS DEL BREXIT

Cómo pega en Uruguay

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea puede generar en Uruguay una serie de impactos que van desde una suba del dólar, a una caída de la actividad y hasta un freno en la negociación del bloque europeo con el Mercosur. Todo eso llevó a que el “Brexit” haya sido uno de los términos más mencionados ayer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El dólar ya sintió el efecto del Brexit en Uruguay. Foto: Luke Daniek

En la mañana de ayer, alguien preguntó en una parada de ómnibus montevideana qué era aquello de Inglaterra y la Unión Europea. Los primeros informativos matinales habían confirmado la salida del Reino Unido del bloque tras el referéndum del día anterior.

El término, Brexit, comenzaba a sonar en los oídos de un público no muy familiarizado con los ajetreos de las bolsas internacionales, los precios de los commodities, los vaivenes de los mercados financieros, las tasas de interés o la volatilidad del tipo de cambio.

Después del mediodía y en la tarde se comenzó a analizar en diferentes ámbitos cuáles pueden ser los efectos en Uruguay de la decisión británica.

¿Aumento del dólar? ¿Caída de precios de productos agropecuarios que exporta el país? ¿Salida de capitales? ¿Menores posibilidades de atraer inversión extranjera? ¿Paralización de las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur? A esas preguntas se le sumó una confirmación: las encuestadoras también se equivocan en Inglaterra, ya que pronosticaron la permanencia del Reino Unido.

En el nuevo escenario entonces, con la escisión confirmada, las miradas apuntan hacia Gran Bretaña, mientras los analistas del mundo tratan de prever cuáles serán los impactos en sus economías.

Tipo de cambio y tasas.

Ayer, el dólar aumentó en la plaza local, siguiendo la tónica mundial. El interbancario fondo, luego de un comienzo a la baja, cerró la semana a $ 30,97 por dólar, coincidiendo con el mayor valor semanal.

En consecuencia, al igual que ocurriera frente al resto de las monedas del mundo, el dólar aumentó 0,93% en promedio ayer en la plaza local. Eso llevó a que en la semana —al comparar el cierre de ayer con el del viernes previo— la divisa estadounidense subiera 1,12% en la plaza local, cortando así una racha de cinco semanas consecutivas a la baja. Por su parte, el Banco República (BROU) incrementó $ 0,25 la pizarra al público ayer, cerrando en $ 30,35 y $ 31,55, compra y venta respectivamente.

Desde la consultora CPA Ferrere se indicó que si bien el impacto mayor del Brexit se concentró ayer en la órbita europea, las economías emergentes también comenzaron a procesar correcciones cambiarias.

En ese sentido, el economista de Vixion, Aldo Lema, indicó a El País que la decisión generará una presión adicional al debilitamiento del euro con un sesgo a la apreciación del dólar.

La economista de la Unión de Exportadores (UEU), María Laura Rodríguez indicó a El País que "el dólar puede subir como refugio, pero puede reducir el aumento previsto hacia adelante, en la medida que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos resuelva no aumentar las tasas de interés en los niveles en que se pensaba el año pasado".

Recordó que en la última reunión de la Fed de este mes, se resolvió postergar la decisión de una suba de las tasas tomando en cuenta la posibilidad del Brexit.

En la misma línea, el documento de CPA Ferrere señaló que la posibilidad de que el Reino Unido abandonara el bloque ya había sido incorporada por la Fed.

Recordó que, puntualmente, Janet Yellen advirtió sobre las importantes repercusiones económicas que podría tener este evento.

"Si bien la gradualidad ha sido la norma del accionar de la Fed desde que Ben Bernanke sugirió el comienzo del desarme monetario en mayo 2013, probablemente la materialización de este escenario operará en detrimento de la continuidad del proceso de aumento de las tasas de interés que comenzó en diciembre del año pasado", expuso.

En este sentido, agregó que las novedades en Europa supondrán una nueva corrección a la baja sobre el timing de la suba de tasas.

Mercado financiero.

El socio de ProCapital, Javier Gómez, indicó a El País que en la víspera el mercado de valores se movió con oscilaciones.

"Hubo subas del dólar como en todos los mercados emergentes. Al principio del día hubo un poco de miedo a lo desconocido, todos miraban las bolsas europeas", señaló. Allí se generó ese temor y provocó que "algunos inversores deshicieran posiciones y se pusieran a vender; entonces el mercado bajó un poco", detalló.

Pero luego la situación varió. "En el resto de la tarde se recuperó la mitad del terreno perdido", dijo el financista. Los bonos uruguayos, por ejemplo, bajaron mucho menos que los argentinos y también los brasileños.

Gómez marcó un hecho como claro: "Los mercados financieros europeos tienen mucha exposición a los inversores de esa zona, que son los que están en el ojo de la tormenta. Los mercados de deuda de América Latina tienen mucha más exposición a los inversores estadounidenses y ellos no sienten en la piel el tema del Brexit".

Recordó que esos inversores estadounidenses tienen un dicho: comprá cuando pestañea. "Hoy (ayer) se vio eso. Inversores buscando oportunidades para comprar más barata la deuda de los países emergentes", señaló Gómez.

Crecimiento.

El Brexit también podría repercutir en la tasa de crecimiento mundial y en la uruguaya. El economista de KPMG, Marcelo Sibille, dijo a El País que "sin dudas habrá impacto negativo, esto en el corto plazo generará una desaceleración del proceso de crecimiento a nivel global, no solo en el Reino Unido, sino en Europa, aunque con menor magnitud y tal vez en algunos otros países como Estados Unidos o países asiáticos".

Para el economista, en Uruguay "habrá un impacto en cascada, no por el del Reino Unido, porque no es un mercado principal para el país, pero sí por las vías indirectas; que el efecto Reino Unido afecte a otras economías a las que nosotros le vendemos".

Por su parte, Lema indicó que la incertidumbre que se generó a partir del Brexit, la volatilidad y los riesgos políticos internos en Gran Bretaña difíciles de dimensionar, prolongan el "escenario de crecimiento mediocre para el mundo, en un contexto donde Estados Unidos y China siguen enfrentando ciertas debilidades".

En el caso de Uruguay, Lema sostuvo que el panorama externo deja acotadas las perspectivas de crecimiento para el año próximo. "El riesgo de que no haya una recuperación de la economía en 2017 se va acrecentando", afirmó.

El gobierno prevé que la economía uruguaya sí se recupere el año próximo, ya que según la estimación incluida en la Rendición de Cuentas, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) sería de 0,5% este año y de 1% en 2017.

Actividad y exportaciones.

Los commodities también sintieron el sacudón y sus precios se movieron a la baja. El operador agrícola Fernando Villamil informó a El País que el Brexit provoca una incertidumbre adicional en el mercado de commodities.

"Por lo pronto, lo que genera es una retracción en todos los operadores de commodities que van a esperar y ver cómo se empiezan a recomponer las relaciones de precios", dijo.

Por su parte, el economista de Oikos, Pablo Moya, sostuvo que la salida británica es "una situación que no estaba prevista y como impactará en el canal comercial a priori no queda claro. Ni los propios británicos saben cómo a partir de ahora se van a desenvolver en su relacionamiento con la Unión Europea, mucho menos nosotros".

Añadió que toda revalorización del dólar lo que genera es una baja en el precio de los commodities en general. "Si bien eso no es inmediato ni en la misma magnitud, guarda una relación", explicó.

En tanto, Rodríguez de la Unión de Exportadores sostuvo que el impacto en el comercio uruguayo vendría, más que nada, por una caída de la actividad.

"Porque haya empresas que se tengan que relocalizar o porque el impacto financiero las termine afectando. Los impactos en el lado real del PIB pueden terminar afectando nuestros niveles de ventas", advirtió la economista. Agregó que hay una serie de contratos que se tendrán que rever y renegociar, como la cuota de ingreso de la carne, por ejemplo.

Acuerdo UE y Mercosur.

El mes pasado la Unión Europea retomó negociaciones con el Mercosur para concretar un acuerdo comercial que viene dilatándose desde hace más de 10 años.

Esta semana, delegaciones técnicas de ambos bloques se reunieron en Montevideo como parte de una agenda que busca acercar las posiciones y definir los productos que se podrán comerciar sin tener que pagar aranceles.

Pero el alejamiento de Gran Bretaña de la Unión Europea le genera al bloque un dolor de cabeza y entonces, sería de prever que cambiaran sus prioridades.

Al respecto, el director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, señaló a El País que la decisión británica "distrae la agenda interna de la Unión Europea una vez más" y, por tanto, posterga nuevamente la negociación.

"Para prever los impactos habría que saber lo que va a pasar. Para Uruguay, el impacto más grave va por el lado de la negociación entre los dos bloques. No hay que exagerar con los impactos (del Brexit), pero los va a tener", señaló.

Bartesaghi manifestó que el alejamiento de Gran Bretaña del bloque llega en un momento donde la Unión Europea se encuentra debilitada, con problemas en su economía y afrontando una complicada realidad con el terrorismo.

Sostuvo que la Unión Europea siempre había sido observada en Uruguay y en la región como una referencia de integración.

"Era vista como una panacea, pero la decisión de Reino Unido le aplica un revés muy importante", finalizó el experto en relaciones internacionales.

Una región que ya viene con problemas y suma otro.

El crecimiento económico de América Latina tenderá a 0% este año y el Brexit pone incluso riesgos de caída. Los países de la región lo enfrentan de diferente forma y tendrán distintos impactos, según expertos. América Latina ya afronta otros problemas, como el decepcionante desempeño del producto interno bruto mexicano y la nociva combinación de derrumbe de la actividad, alta inflación y creciente desempleo en Brasil.

El gobierno de México puso paños fríos con una inusual presentación en la que anunció su disposición a ajustar la política monetaria para responder a la conmoción del Brexit, y reveló su segundo recorte del gasto público del año, en una señal de austeridad de cara a la incertidumbre. En forma similar, tanto el gobierno como el Banco Central de Brasil dijeron que estaban vigilando la situación, dejando la puerta abierta a posibles medidas.

En Chile, el Ministerio de Hacienda resaltó la situación económica ordenada del país frente a las turbulencias externas. "En Chile, el crecimiento económico se vería ajustado a la baja, dada la incertidumbre global y el deterioro de la confianza", dijo un reporte de BCI Estudios. Argentina, aún con poca participación en los mercados globales tras la ruptura del gobierno anterior con Wall Street, sería una de las economías latinoamericanas menos frágiles. "Vemos a Argentina entre los mejores posicionados para capear una tormenta", dijo un informe de Renaissance Capital. EN BASE A REUTERS

TRES VISIONES SOBRE LOS EFECTOS EN LA ECONOMÍA URUGUAYA.

“Incertidumbre y volatilidad”.

La economista de la UEU, María Laura Rodríguez indicó que el Reino Unido deberá reordenarse para ver cómo “capear el temporal económico” en medio de una situación de incertidumbre y volatilidad.

“Perspectiva de crecer se acota”.

El analista de Vixion Consultores, Aldo Lema, sostuvo que el Brexit británico “acota” las perspectivas de crecimiento de Uruguay para el año próximo, distinto a lo que prevé el equipo económico.

“Una noticia buena para el país”.

El economista de KPMG, Marcelo Sibille marcó un elemento positivo del Brexit en Uruguay. “Creo que la Fed va a demorar la suba de las tasas de interés, va a esperar un poco. Esto no es mala noticia para Uruguay”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)