¿QUÉ FUE DE LA “UTU DEL PEPE”?

La obra social de Mujica en Rincón del Cerro

Mujica aportó al menos unos US$ 40.000 a la escuela agraria que funciona frente a su casa. Su único rol, lejos de lo que se especuló, ha sido el apoyo económico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hay 99 alumnos cursando primer y segundo año de Ciclo Básico extendido. Foto: F. Ponzetto

Que daría clase, que sería un "inspector natural", que guiaría las prácticas de los alumnos en su chacra, que pasaría todo su tiempo libre en la escuela. De todo se especuló sobre el rol que tendría José Mujica en la sede de la UTU que se abrió frente a su casa, en Rincón del Cerro. Sin embargo, durante el año que lleva funcionando la escuela, Mujica apenas se hizo presente "un par de veces" —una de ellas, en la inauguración—, y los estudiantes hoy manifiestan cierta decepción al respecto.

"Lo vimos una vez nomás", cuenta uno de ellos. Fue el año pasado. Estaban cortando chirca y sacando piedra del predio contiguo a la chacra (allí se les cedió un espacio para hacer prácticas), y como vieron que Mujica andaba rondando, le pidieron ayuda. Él aceptó y salió a trabajar con ellos en el tractor. Lejos del fanatismo, uno de los adolescentes opina que es "un viejo calentón" y otro se queja por la parsimonia de sus palabras.

¿Pero está bueno tenerlo de vecino? La pregunta despierta un largo silencio en el salón de clase de los alumnos de segundo año. Alguien contesta un tímido "sí, está bueno" y el resto no dice nada.

Las autoridades de la escuela aseguran que nunca se esperó un comportamiento más activo del expresidente y actual senador. "Se ha involucrado en lo que le compete, en lo que corresponde. Es una persona muy respetuosa de lo que se está dictando acá y es muy colaborador, no lo vamos a negar. Pero nada más. Yo lo vi solo en la inauguración. Los chiquilines también lo ven como a un vecino más. Somos los adultos los que hemos creado el mito", dice la ingeniera agrónoma Susana Lerena, directora del programa Educación para el Agro, que funciona en el marco de la UTU.

En efecto, Mujica ha sido el principal colaborador en lo económico. Junto con su esposa, Lucía Topolansky, su vecina, Estela Pereira, y un dirigente del MPP, Evaristo Coedo, crearon la fundación Purificación para recibir donaciones y destinarlas a cubrir las necesidades materiales de la escuela. Hasta ahora, Mujica es el que más ha aportado. Su vecina, encargada de la comisión fiscal de la fundación, dijo a El País que el expresidente donó unos US$ 22.000 en efectivo y dos de los tres predios que figuran en su declaración jurada como primer mandatario. De acuerdo a los valores que figuran allí, los predios valen unos US$ 16.800 en total.

Pereira reconoció que no lleva un registro ordenado de las donaciones recibidas. Simplemente, si alguien pide el número de cuenta, ella lo facilita. Por eso —se excusa— no sabe si el cantante del grupo mexicano Maná alcanzó a concretar la donación de US$ 10.000 que había anunciado meses atrás. El Ministerio de Educación y Cultura solo les exige un balance anual que todavía no debieron presentar porque la fundación recién culminó los trámites de inscripción a mediados de 2015, explicó.

De todas formas, la vecina de Mujica recuerda que dos particulares entregaron US$ 20.000 cada uno, que se suman a los US$ 10.000 que los cuatro integrantes de la fundación debieron reunir para abrirla. Montes del Plata donó los contenedores que ofician de aulas. El galpón que los contiene está arrendado por la fundación, que aspira a comprar ese terreno con el dinero que se obtenga de la venta de uno de los predios cedidos por Mujica.

Coedo, que en la fundación Purificación cumple el rol de ocuparse de los asuntos logísticos, dijo que ahora el foco está en terminar de arreglar el techo del galpón, para lo cual restan algunos meses. Cuando se culmine la obra, la fundación estará dispuesta a "escuchar otros pedidos" de apertura de escuelas agrarias, dijo. Pereira coincidió: "La fundación, en sus estatutos, dice que es para escuelas de oficios agrarios. No dice que esté destinada a Rincón del Cerro".

La génesis de la sede que abrió la UTU en esa zona semirrural de Montevideo —y que, por ahora, funciona formalmente como "anexo" de la de Paso de la Arena— es un poco confusa. Lerena, la directora del programa Educación para el Agro, asegura que surgió tras un relevamiento que se hizo en la zona, entre padres y docentes de escuelas y liceos, que dejó en evidencia la "necesidad de una alternativa" para algunos adolescentes que no tenían interés en cursar el ciclo básico común. Ese diagnóstico se hizo entre agosto y septiembre de 2014. Según Lerena, el acercamiento de Mujica se produjo poco después, al enterarse por los vecinos. A su entender, el expresidente fue "importante" para acelerar el proceso porque la UTU no tenía un local disponible.

La versión de Coedo es otra. Él dice haber oído varias veces a Mujica confesar que su sueño era construir una escuela agraria frente a su casa (no en cualquier lugar), incluso siendo ministro de Ganadería, muchos años atrás. "La inquietud siempre la tuvo. Cuando él decía las manos también piensan, se refería a la UTU", afirmó. "Es parte de su planteo de país productivo".

Como sea, las escuelas agrarias ya son una treintena en Uruguay. Y, según Lerena, vienen en crecimiento porque resultan una alternativa atractiva para chicos que, si no, dejarían de estudiar.

El logro que los llena de orgullo: cero deserción.

De los 58 alumnos que empezaron primer año de liceo en la escuela agraria de Rincón del Cerro en 2015, 49 cursan segundo hoy. Los que ya no están pidieron pase porque se mudaron o porque están jugando al fútbol y no podían con el horario, pero en ambos casos siguen estudiando. Ese es el logro que más enorgullece a las autoridades: desvinculación cero. Uno de los alumnos repitió. Este año, entre primero y segundo, hay 99 estudiantes, todos de la zona y muchos de ellos hijos de productores rurales. Asisten de 8 a 17 horas y tienen, además de las materias curriculares, “taller agrario” (prácticas), y “visión agraria” (proyección del agro en el país). El curso “no es profesionalizante”, y se procura que los alumnos continúen estudiando, ya sea bachillerato común o alguna opción técnica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)