INTERACTIVO

Las nueve sospechas que rodean a Ancap

Las más de mil hojas del expediente de Ancap hablan de pérdidas millonarias y posibles delitos contra la Administración pública. La Justicia intenta averiguar, tema a tema, si hubo algún fraude, abuso de funciones o recibo de coimas. ¿Qué se sabe y qué queda por saber?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Refinería de combustibles de Ancap en La Teja. Foto: Fernando Ponzetto.

Había una vez una empresa que era famosa por el volumen de sus negocios, su imponente sede en la Avenida del Libertador y la emblemática planta de La Teja. Pero desde hace dos años esta institución logró una exposición mediática insospechada. La presencia de Ancap en los informativos de televisión aumentó —a fuerza de enredos políticos y causas judiciales en su contra— 13 veces respecto al bienio 2010-2011.

El dato proviene de una auditoría de Foco. Si se sumara el tiempo que ocupó el caso Ancap en los noticieros en los últimos dos años, el resultado sería como ver una película de 40 horas seguidas. Esa historia tendría un comienzo basado en los balances negativos de la gestión del ente, con pérdidas de US$ 800 millones, y las críticas a algunas decisiones del directorio. Le seguiría un desarrollo que tiene como eje una comisión investigadora en el Parlamento, que duró entre agosto y diciembre de 2015, y cuatro denuncias penales correspondientes a cada uno de los partidos de la oposición con representación legislativa. Y terminaría con un proceso judicial, que según el fiscal Luis Pacheco debería acabar antes de fin de año, en que se busca comprobar si hubo delitos contra la Administración pública. El desenlace permanece aún incierto.

La Justicia optó por englobar las denuncias sobre Ancap en nueve temas clave. Por uno de esos asuntos, sobre la publicidad y la comunicación, ya desfilaron por el juzgado los primeros indagados. Para los siguientes ochos tópicos, el fiscal solicitó la indagatoria a 28 personas, entre ellos seis gerentes de la empresa, y al senador Leonardo De León en carácter de testigo por el caso de Alur. La ronda de declaraciones finalizará con la comparecencia de los representantes del directorio, incluyendo a los expresidentes Raúl Sendic y José Coya —por ahora está exento el intendente Daniel Martínez.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí

Vivir entre los casos más mediáticos.

El rostro de Luis Pacheco transmite cansancio. Está empezando la noche y el fiscal continúa en su oficina de 18 de Julio, rodeado de expedientes y computadoras. Lleva un mes en este nuevo cargo especializado en Crimen Organizado, y calcula que aún le quedan otros dos "de ir atajando penales". De su antecesora, María Camiño, heredó los casos de Ancap, Lava Jato, Fripur, Pluna, Figueredo, Conmebol, la ruta del dinero K, Ciccone y unas decenas de expedientes menos rimbombantes sobre narcotráfico, contrabando y estafas. Con la ayuda de cuatro profesionales —aunque una está con licencia maternal—, Pacheco se las ingenia para estar al día en cada audiencia. Solo por Ancap tiene que leer unas mil hojas de expediente y otras 13 mil de anexos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)