IMPREVISTO

100 millones de dólares en pérdidas

Primero el tornado de Dolores y después las inundaciones en todo el país. Las malas noticias golpean la puerta del gobierno del presidente Tabaré Vázquez, que ya estaba complicado por la coyuntura regional y el fuerte enlentecimiento de la economía local que creció apenas un 1% en el 2015.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El pasado 13 de abril se desató un tornado que hizo destrozos en Dolores. Foto: Fernando Ponzetto.

Gran parte del territorio nacional está "bajo agua" desde hace una semana y se está a punto de superar el registro histórico de lluvias de abril de 1959. Después de intensas reuniones con los intendentes de los 18 departamentos afectados, el presidente Tabaré Vázquez reunió ayer al Consejo de Ministros para cuantificar los daños del temporal y el tornado de Dolores. El saldo son 10 muertos, más de 12.000 desplazados y US$ 100 millones de pérdidas materiales que se afrontarán mediante la redistribución presupuestal y préstamos de organismos internacionales.

El primer balance sobre las pérdidas humanas y materiales fue realizado el pasado sábado por la mañana, en la residencia de Suárez y Reyes, en ocasión de un Consejo de Ministros extraordinario presidido por Tabaré Vázquez, el cual se declaró en "sesión permanente" para atender la emergencia que tiene en vilo a miles de uruguayos. El resultado del encuentro fue comunicado por el presidente acompañado de sus ministros en una conferencia de prensa.

El dinero que se empleará para enfrentar la catástrofe proviene de diferentes fuentes: redistribución de gastos, de recursos obtenidos por el Ministerio de Economía mediante préstamos de organismos internacionales y donaciones de particulares que se administrarán por medio de un fideicomiso. Al pasar raya, Vázquez hizo hincapié en que "los recursos están y que la población puede estar tranquila que el gobierno está atento".

La redistribución presupuestal proviene de los ministerios, empresas públicas y organismos del artículo 220 de la Constitución como la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), dijo a El País el ministro de Economía, Danilo Astori. "Lo ministerios y organismos que tenían destinadas partidas para determinados fines, probablemente tengan que revisar esa asignación, porque esto es prioritario. Hay que hacerlo sí o sí, y tiene un carácter profundamente social", subrayó.

Los préstamos internacionales de los que hará uso la Corporación Vial del Uruguay para la reconstrucción de las rutas, son los que ya tiene concedidos el país de parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo financiero para el desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) y la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina). A su vez, para cubrir los daños generados por el temporal se empleará una "pequeña proporción" de los fondos de imprevistos. El ministro destacó que estas medidas no tienen una "afectación" en el Presupuesto, dado que el "efecto de la reasignación es cero" y los préstamos no se incluyen en las previsiones presupuestales. "No sólo no se tocan los programas sociales, sino que esto que estamos haciendo es un gran programa social", concluyó Astori.

Otra de las promesas de campaña, el shock de planes de infraestructura por un total de US$ 1.200 millones, se mantiene "vigente", pese a que los daños por desborde de ríos en rutas y caminería son de envergadura. El deterioro de la caminería rural fue estimado en US$ 12 millones o $ 360 millones. Para atender este problema, el gobierno sugirió a las intendencias que utilicen los "fondos no ejecutados". Además se destinarán $ 66 millones a Florida, $ 40 millones a Colonia, $ 40 millones a San José, $ 20 millones a Río Negro y $ 15 millones a Paysandú. Para el resto de los departamentos que tuvieron una menor afectación se distribuirán $ 120 millones.

En cuanto a rutas nacionales, la prioridad es atender las catalogadas como "fuertemente dañadas" y de "alto tránsito", a las que se volcarán US$ 30 millones. Los fondos ya previstos presupuestalmente para arreglos de algunas carreteras fueron "desviados" para atender la Ruta 1 en Colonia y el puente de La Coronilla en Rocha, donde la estructura ubicada sobre la Ruta 9 claudicó y obligó a cortar todo el tránsito. Para solucionar esto, el Ministerio de Defensa inició los trabajos de instalación de un puente de emergencia.

El norte de Rocha y la séptima sección del departamento de Treinta y Tres se declarará zona de emergencia agropecuaria por estar "bajo agua", anunció Vázquez. Esta medida supone la financiación de "suplementación alimentaria" para los animales de esas localidades, lo que tendrá un costo de entre $ 20 y $ 30 millones y se financiará con una redistribución de fondos de Ganadería. A su vez, las empresas afectadas por los impactos climáticos podrán prorrogar el plazo de pago de los aportes patronales jubilatorios por 90 días. Además, la Dirección General Impositiva (DGI) estudia un aplazamiento similar de pago de tributos para comercios y personas afectadas.

En el caso de Dolores, el Ministerio de Vivienda destinará $ 90 millones y más de 5.000 chapas a la reconstrucción de la ciudad, que tiene 17.000 habitantes y fue arrasada por el tornado del pasado viernes 15 de abril. Son 1.800 las casas afectadas y "serán todas atendidas". Alrededor de 500, que sufrieron daños mayores, se construirán a nuevo dijo la ministra de Vivienda, Eneida De León. En algunos casos serán totalmente subsidiadas y en otros se concederán préstamos "muy blandos" a sus propietarios. Como solución transitoria a la falta de vivienda, el gobierno dispuso el empleo de contenedores para proteger a las familias del frío y las lluvias.

A modo de conclusión, Vázquez dijo que "sinceramente" considera que el gobierno "ha abarcado todos los temas" y tomó "todas las previsiones" para afrontar las actuales circunstancias climáticas que tienen en jaque a miles de uruguayos. "Lo que más interesa es que los recursos van a estar y que la gente puede estar tranquila, que junto a los gobiernos locales vamos a atender a esta situación emergente de las tristes circunstancias climáticas que nos tocó vivir. Como gobierno estamos seguros que salimos todos juntos", agregó el presidente.

En todo momento insistió en que se hará un trabajo "codo a codo" con los gobiernos departamentales que será centralizado por el Sistema Nacional de Emergencia y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. Los dineros, materiales y recursos técnicos se repartirán "centralmente" y no por medio de las organizaciones de la sociedad civil, para asegurar que "no exista ningún desvío".

"Esto se hace no con dinero del gobierno, se hace con dinero de todos los uruguayos. Por eso queremos hacer un control muy estricto", afirmó Vázquez. Al final de la conferencia, el presidente expresó su deseo de que el "tiempo mejore" y "no siga lloviendo".

Los peligros sanitarios que dejó el temporal.

Al drama de las familias que debieron dejar sus casas y perdieron casi todo por

las intensas lluvias se suma otro problema de corte sanitario. La salida de corrientes de agua "desborda los pozos negros" y "hay un alto riesgo de contaminación e infecciones", reconoció ayer el presidente Tabaré Vázquez.

El Poder Ejecutivo viene siguiendo con atención esta situación y está "alerta" ante la aparición de enfermedades respiratorias derivadas de los primeros fríos que afectan directamente a los desplazados por las inundaciones en todo el país. El ministro de Salud, Jorge Basso, admitió que existen "riesgos de infección" producto de la situación generada por el temporal y el cambio de estación. Se recomienda la vacunación antigripal y contra la hepatitis A, particularmente en las zonas afectadas por el temporal.

Por otra parte, y tras el tornado en Dolores, se comenzó con las tareas de reconstrucción del hospital, que sufrió voladura de techos y quedó funcionado al 10% de su capacidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)