LOS EFECTOS DEL BREXIT

Mercados y monedas hundidos

Las acciones y los commodities perdieron, el oro y el dólar no. Esas fueron las primeras repercusiones en las bolsas y mercados financieros del mundo después de la salida británica. Las materias primas alimenticias también cayeron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fue una jornada negativa para los mercados mundiales. Foto: AFP

No hay futuro en el sueño de Inglaterra" cuestionaba la banda punk Sex Pistols en la canción "God save the Queen" ("Dios salve a la Reina"). Ayer, 39 años después y tras la decisión británica de abandonar la Unión Europea, los mercados de capitales a lo largo y ancho del mundo se lo tomaron en serio.

Como si no hubiera mañana, los inversores empezaron a deshacerse de todo lo que sonara a británico y así tiraron abajo la libra esterlina hasta su menor nivel desde 1985. Pero también se desprendieron de todo lo que no consideran "seguro" tras la "incertidumbre" que deja el Brexit. Así provocaron caídas en los valores de acciones en las bolsas de Asia, Europa, Estados Unidos y América Latina, bajas en los precios de los commodities alimenticios y el petróleo, desvalorización de las monedas de países emergentes, entre otros efectos.

Claro, siempre hay ganadores y en este caso fueron el dólar, el yen japonés, el oro y los bonos de Estados Unidos.

"El capital es cobarde" es una máxima que se repite y significa que cuando "huele" incertidumbre, ve una "tormenta" o siente las "turbulencias", se va a los activos considerados "refugio" hasta esperar que se disipe la situación. ¿Cuánto puede durar esto? Nadie lo tiene claro.

Y más allá del efecto inmediato en los mercados, está el temor sobre qué puede pasar con la economía mundial y el comercio en el mediano plazo.

Hundidos y salvados.

Por un tema de diferencia horaria, el primer efecto Brexit se sintió en las bolsas asiáticas. Las acciones japonesas sufrieron ayer su mayor caída diaria en más de cinco años, y el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un desplome de un 7,9%.

Los mercados europeos se desayunaron con la noticia y los inversores actuaron en consecuencia. Los operadores vieron que el rojo (el color que simboliza la caída) dominaba sus pantallas donde siguen la evolución de los índices de acciones, monedas y demás.

La libra esterlina llegó a caer un 10% frente al dólar y tocó niveles no vistos desde 1985 frente a la moneda americana, por el temor a que la decisión pueda afectar las inversiones en la quinta economía más grande del mundo y que amenace el rol de Londres como capital financiera global. Al final de la jornada, la libra se cambiaba a US$ 1,375 dólares, una caída de 7,54%.

Las acciones en las bolsas mundiales perdieron más de 2 billones de dólares de valor. La Bolsa de Londres cayó finalmente un 3,15%; Atenas un 13,42%; Milán, el 12,48%; París, el 8,04%; Fráncfort, el 6,82%; y Madrid, el 12,35%, la mayor bajada de su historia.

Las materias primas alimenticias también vieron fuertes reducciones de precios, como la soja que cayó 8,1% en el mercado de Chicago, aunque aún cotizaba a US$ 404 la tonelada, de los valores más altos en los últimos dos años.

El petróleo también sufrió y el barril de crudo Brent —que se negocia en el mercado de Londres y es el que toma como referencia Ancap para fijar el precio de los combustibles— retrocedió 5% a US$ 48,04.

Cuando el inversor se sale de un activo (ya sea una acción, un commodity) el dinero que recibe por su venta va a parar a otro lado. Ese "refugio" fue el dólar que tuvo un importante avance frente al euro y otras divisas del mundo, menos frente al yen (otro lugar donde el capital "se guardó").

El oro es el otro activo preferido cuando hay temores. Los precios del metal precioso treparon hasta un 8% ayer, su nivel más alto en más de dos años, a US$ 1.322,4 la onza.

Firmas y autoridades reaccionan.

Además del efecto inmediato en los mercados, varias multinacionales se vieron sacudidas por el Brexit y empeoran sus perspectivas.

IAG, dueño de la aerolínea British Airways, advirtió que no iba a cumplir con su meta anual de ganancias; automotrices como Ford, que emplea a unas 14.000 personas en Reino Unido, indicaron que se podrían ver forzadas a realizar despidos. "Es un resultado en el que tanto Reino Unido como Europa pierden", sentenció Thomas Enders, presidente ejecutivo de Airbus. "Vamos a revisar nuestra estrategia británica, tal como el resto lo hará", añadió. Un 80% de las empresas británicas que hacen negocios en el exterior lo hacen con la UE.

Los bancos centrales intentaron tranquilizar el panorama anunciando su disposición a tomar medidas para evitar volatilidades. "La Reserva Federal está dispuesta a proveer liquidez en dólares mediante sus líneas de swaps existentes con otros bancos centrales, según sea necesario, a fin de abordar las presiones en los mercados financieros globales, las cuales podrían tener implicaciones adversas para la economía estadounidense", dijo la Fed (el banco central estadounidense) en un comunicado. En una línea similar se pronunciaron el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón. El mercado esperaba una suba de tasas de interés en Estados Unidos en los próximos meses, que ahora descarta.

¿Y la economía?

Para el premio Nobel Paul Krugman "es difícil poner un número a los efectos comerciales de salir de la UE, pero va a ser sustancial". Sin embargo es escéptico de que se produzca una crisis mundial como la que hubo en 2008.

El exdirector del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos, Larry Summers, señaló que "las perspectivas para Europa pueden, de alguna manera, ser peores que para el Reino Unido". Añadió que "los problemas en los bancos europeos podrían llevar, como en 2009, a que se frene el financiamiento del comercio" y "ya el comercio mundial ha lastrado el crecimiento global en los últimos años".

En tanto, Scott Sumner, el director del Programa de Política Monetaria en el Mercatus Center de la Universidad George Mason, afirmó que "la economía mundial se ha visto afectada por un shock monetario negativo, uno de los más grandes en años" y "eso significa que el efecto final depende totalmente de cómo reaccionan los bancos centrales". Con información de REUTERS, EFE y EL PAÍS DE MADRID

"Brexit" afecta al fútbol inglés y hasta al vino chileno.

El resultado del referendo sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque europeo amenaza con tener un profundo impacto en el fútbol británico, que podrían revolucionar la geopolítica del fútbol continental en favor de otros campeonatos europeos.

Esto debido a la vertiginosa devaluación de la libra esterlina, lo cual impactará en las operaciones de los clubes ingleses en el mercado de pases que dominaron en los últimos tiempos. Además, con 14 propietarios extranjeros en los clubes ingleses el epílogo del referendo resulta más estridente, sin olvidar la composición internacional de los equipos, que están integrados en un 65% por extranjeros en la Premier League. Hasta hoy, en Inglaterra no había límites para incorporar jugadores extra comunitarios y todos los europeos que poseían pasaporte de la Unión Europea podían valerse del derecho a la libre circulación en los países del bloque.

Ahora, estos podrían ser tratados de la misma manera que los extra comunitarios. Traducido: para jugar en Inglaterra, Escocia, Gales o Irlanda del Norte, deberán contar con un permiso de trabajo, que disputaron al menos el 75% de los partidos con sus respectivas selecciones nacionales en el lapso de los últimos dos años. De haberse aplicado en la temporada pasada, sólo 50 de los actuales 156 jugadores europeos de la hubiese obtenido su permiso de trabajo.

Pero no solo en fútbol, el efecto Brexit llevó a una caída (de 3,32%) en las acciones de Concha y Toro, la vitivínicola chilena más reconocida. Es que Reino Unido es un buen mercado para sus exportaciones y además, la firma es sponsor del club más popular de Inglaterra: el Manchester United. En base a Ansa

Obama transmite calma mientras Trump festeja.

"El pueblo británico ha hablado", afirmó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su primera referencia al triunfo del Brexit en el referéndum del Reino Unido. El mandatario dijo que espera que las negociaciones que se abrirán entre el Reino Unido y la Unión Europea "aseguren la estabilidad, la seguridad, la prosperidad de Europa, Gran Bretaña, Irlanda del Norte y de todo el mundo". "El Reino Unido y la Unión Europea siguen siendo socios indispensables de los Estados Unidos, incluso mientras se preparan para negociar su nueva relación", subrayó.

El candidato republicano Donald Trump consideró "fantástico" que los británicos "hayan recuperado el control". "La gente quiere ver fronteras", dijo.

En tanto, el gobierno estadounidense recalcó que "las razones económicas y estratégicas siguen siendo fuertes" para llevar adelante las negociaciones del acuerdo de libre comercio e inversiones (TTIP) con la Unión Europea (UE).

"La importancia del comercio y la inversión es indiscutible en nuestras relaciones tanto con la UE como con el Reino Unido. Las razones económicas y estratégicas siguen siendo fuertes", dijo el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Michael Froman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)