Tarea incompleta

El INAU en la mira de OIT: cuidadoras tienen fallo a su favor

INAU decidió dejar atrás el sistema de cuidadoras pagas y pasar a familias solidarias. Aunque el viraje es lógico y atendible, no se pensó en dar una solución a las 230 mujeres que viven de esa tarea desde hace 10 o 20 años y que hoy conviven con el nuevo programa llenas de incertidumbres y rencores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En el INAU reconocen que ya no nombrarán nuevas cuidadoras.

Diez años después del primer reclamo, las cuidadoras del INAU sienten que el viento sopla a su favor. Muchas quedaron en el camino: en 2005 eran 500, hoy son unas 230. Lo que piden es ser reconocidas como empleadas del Estado, poder tomarse vacaciones pagas y asegurarse una jubilación. Una vez la Justicia les dio la razón en un departamento (Río Negro), pero después el INAU apeló y el juez dio marcha atrás. Hoy, estas mujeres que una vez resolvieron cuidar niños como un trabajo remunerado, tienen en su poder un fallo favorable de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al que se aferran con esperanza.

Hace dos meses se enteraron que la Comisión de Expertos de la OIT consideró que el gobierno uruguayo incumple dos convenios internacionales ratificados por ley: el que regula las relaciones de trabajo en la administración pública (ley de 1989) y el convenio sobre las vacaciones pagadas (ley de 1977). Ellas reclamaron por otros cuatro convenios que consideran incumplidos o cumplidos parcialmente: el que refiere a horas de trabajo (trabajan 24 horas por día los 365 días del año, y eso no se les reconoce), el derecho a la sindicalización (algo que el sindicato de funcionarios del INAU les rechaza), prestaciones a la vejez y asistencia médica. Como estos últimos no han sido internalizados por el Estado uruguayo, no se le dio cabida al reclamo.

"La Comisión toma nota de dos comunicaciones recibidas en marzo y noviembre de 2013, mediante las cuales el Sindicato Nacional de Cuidadoras del Uruguay proporciona información en relación con la situación laboral de las cuidadoras de acogimiento familiar de menores en situación de abandono. El sindicato indica que pese a que las cuidadoras tienen una relación laboral con el Estado uruguayo ya que prestan servicios para el Instituto de la Niñez y la Adolescencia, el cual es un organismo público en el Uruguay, el Estado no reconoce el carácter laboral de la relación, desconociendo con ello una serie de derechos básicos de los trabajadores, argumentando que se trata de una vinculación de carácter voluntario la que une a la cuidadora con el Estado", plantea el fallo al que tuvo acceso El País.

Y concluye: "La Comisión pide al gobierno que comunique sus comentarios al respecto". Lo mismo resuelve respecto al "no reconocimiento del derecho a vacaciones anuales pagadas" a las cuidadoras. El gobierno tiene hasta noviembre de 2015 para fundamentar porqué no se atiene a estos acuerdos internacionales.

El 14 de abril un grupo de seis cuidadoras incluida Elba Lescano, que es la presidenta del sindicato que las nuclea, acompañadas por la abogada Lara Islas, fueron recibidas en la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados. Ya han pasado varias veces por el Parlamento buscando sensibilizar a los legisladores. Algunos como Alfredo Solari y Ana Lía Piñeyrúa les han dado impulso para reclamar por sus derechos laborales.

"Espero tocar el corazón de todos expresó Lescano ante los diputados al decirles que venimos reclamando hace mucho tiempo y no somos escuchadas por absolutamente nadie. Nuestras familias son castigadas con todo esto. Nos han degradado, nos han quitado la dignidad hasta como madres, porque en el fondo sentimos que les fallamos a nuestras familias".

Y agregó: "Queremos recalcarlo: somos trabajadoras porque le estamos brindando un servicio muy importante al Estado. Somos trabajadoras, más allá de que nos digan que no. Estamos registradas en el BPS, aportamos, cobramos aguinaldo. No tenemos vacaciones, aunque podríamos acceder a ellas; en su momento planteamos al INAU que, como tiene lugares de recreación, nos dieran esos días para vacacionar todos juntos. Sin embargo, a nosotros nunca se nos escuchó, ni se nos dio nada".

A diferencia de las instancias anteriores, esta vez en el Parlamento las cuidadoras mostraron que tienen una carta a favor porque la OIT entiende que su reclamo es pertinente. Esto determinó que los legisladores de todos los partidos presentes en la comisión se comprometieran a instalar una mesa de diálogo con el Ministerio de Trabajo, el INAU e integrantes del Legislativo.

La abogada Islas pretende que el fallo logre un efecto mucho antes de noviembre y aspira a que sean incluidas como empleadas estatales en la próxima Ley de Presupuesto que se empieza a discutir en junio. Islas dijo a El País que presupuestar a estas 230 mujeres supone un gasto inferior al 1% del PIB.

Peligro de Extinción.

Las cuidadoras o madres sustitutas son una figura a la que el INAU recurre desde hace unos 70 años para alojar niños que no pueden estar con sus familias a cambio de una retribución. Elba Lescano recuerda muy bien cuando un día de 1995 se enteró del llamado público. "Uy, tener niños que estén a cargo mío, que yo los cuide y les entregue todo, es una tarea preciosa", dice que pensó. Podía seguir en su casa cuidando a sus hijos y a la vez llevar algo de dinero a su casa.

Sin recibir formación alguna le dieron a los primeros dos niños: unas gemelas prematuras que estaban desnutridas y corrían riesgo de vida, según cuenta. "Tenían un montón de problemas, pero las sacamos adelante". Hoy tienen 18 años; una está casada y la otra sigue viviendo con ella.

Por el hogar de Lescano pasaron en total 15 niños en 20 años. Llegó a tener seis a la vez. Amable y cálida, visiblemente afectada por la situación, asegura que son 15 "hijos" a los que quiere como a los dos que engendró. Su tarea como cuidadora se terminó abruptamente en 2014 cuando, con 58 años, le sacaron los últimos cuatro niños que tenía. Dice que tiene todo encaminado para acceder a una jubilación por salud por la "depresión" que le provocó el asunto.

Otras, que no tienen su "suerte", se quejan de que el INAU les retiró los niños, no les encomendó otros, y a ellas les faltan 10, 15 o 20 años para alcanzar la edad jubilatoria. Piensan que paulatinamente se las quiere "extinguir".

En 2013 el INAU recibió una auditoría externa para supervisar las modalidades de cuidado de los niños que por algún motivo no están con sus padres. Entonces se concluyó que el sistema de cuidadoras debía modificarse y adaptarse a la normativa internacional.

Coincidió que hubo varias situaciones delicadas que involucraban cuidadoras, como cuando en 2012 INAU fue a retirar del hogar de una de ellas a una beba llamada Mía, que tenía 16 meses y había estado con la familia cuidadora desde sus 15 días de vida. El dramático momento del desarraigo, con el esposo de la cuidadora cinchando de la niña, fue registrado por una cámara de televisión y generó polémica e indignación. La niña fue dada en adopción.

Lo que se intenta es "privilegiar al niño y no a la persona en relación de dependencia del Estado", señaló Fanny González, directora de los programas del INAU a nivel nacional. "Se busca darles garantías al niño y a quien lo cuida. La cuidadora es una figura previa al Código (de la Niñez y la Adolescencia) y a la Convención sobre los Derechos del Niño", agregó.

González sabe cómo se sienten hoy las cuidadoras, a las que llama "compañeras". También está al tanto del reclamo que han hecho a OIT. Dijo que el tema está "siendo analizado" en estos días y que no puede afirmar si serán contempladas en el presupuesto o qué se hará con ellas. Lo que sí tienen claro es que ya no se nombrarán nuevas cuidadoras. "No porque la disposición sea disolverlas, sino porque la idea es construir mejores dispositivos al servicio de los niños".

En 2014 INAU creó el Plan Familia Amiga: un instrumento de protección similar, basado en la integración del niño a una familia temporal hasta que se resuelve su situación, ya sea por la vuelta a su familia biológica o por la adopción de otra. La gran diferencia con las cuidadoras es que a estas familias no se les paga una retribución salarial sino un aporte para la crianza.

"Nos encontramos regularmente con las cuidadoras para hacer una evaluación continua; reconocemos el rol y el aporte que han hecho. Al coexistir varios modelos de atención, cuando antes de 2013 eran solo ellas, entran en un estado de incertidumbre", admitió González. Sin embargo, recalcó que las 230 mujeres que aún viven de cuidar niños podrán seguir trabajando. "No hay ninguna decisión de retirarles los niños ni evitar que lleguen a jubilación. Ellas forman parte del sistema", aseguró.

Las historias más duras, pero con finales felices.

Dicen las cuidadoras que ellas han recibido niños en las peores condiciones, incluso con riesgo de vida. Que han tenido que poner de sus bolsillos para la atención psiquiátrica o la rehabilitación de una discapacidad. Los peores relatos son aquellos que involucran idas y vueltas de la casa de la cuidadora a la de la madre biológica, o incluso a hogares de INAU. "Tuve una niña que nunca vio a la mamá, nunca la vio. Me la dieron cuando tenía 52 días. La mujer apareció cuando tenía cuatro años y se la llevó. Se la entregaron de un día para el otro sin hacer terapia, nada. Un día la mamá me la trajo de vuelta. La niña lloraba y me decía a mí: ¿Por qué me dejaste, mamá, por qué no me querés más?", contó una de ellas a El País. Aseguran que todos los niños que han criado han conseguido insertarse bien en la sociedad y tienen trabajo, a diferencia de los niños que fueron institucionalizados. "Todas tratamos de que el niño no lleve el sellito que diga INAU", afirman.

Uruguay es el país de la región con más niños en hogares.

uSegún el estudio "Internados", realizado por el sociólogo Javier Palummo y editado por Unicef junto a la Fundación Justicia y Derecho, Uruguay tiene una tasa de internación de 409 niños y adolescentes por cada 100.000 habitantes. La cifra prácticamente duplica a Chile (que tiene 221) y supera ampliamente a Argentina (121), Brasil (62) y Paraguay (100).

La cantidad de niños institucionalizados se ha mantenido relativamente estable en los últimos años. Varía entre 3.200 y 3.500. La mayoría (40%) tienen entre 12 y 17 años. Cerca del 20% tienen entre 6 y 11 años, y aproximadamente el 30% son niños menores de cinco años.

En 2009 y 2013 el Parlamento realizó dos modificaciones al Código de la Niñez y la Adolescencia que tienen que ver con esto. La primera vez estableció plazos máximos de internación: 45 días para los menores de dos años y 90 para los de entre dos y siete. En la segunda modificación se fijó un orden de preferencia para que el juez proceda: lo primordial es la integración a la familia biológica, la segunda opción es darlo en adopción, la tercera es asignarle una familia de acogida y la cuarta es la internación.

Desde 2014 INAU apela a la solidaridad de los uruguayos para registrarse como "familias amigas" en el marco del Plan de Acogimiento Familiar. "Es una familia (grupo o persona) que recibe y cuida en su hogar a un niño hasta el momento del reintegro a su familia de origen o hasta que el INAU encuentre una solución familiar definitiva", dijeron en el instituto. La persona o grupo es previamente evaluada, seleccionada y capacitada para recibir al niño. Se requiere tener más de 25 años y Ciclo Básico completo, entre otras cosas. El aporte que se les entrega para la crianza va desde 1 a 3 BPC, salvo en el caso de familias de urgencia que reciben 5 BPC (el valor de la BPC hoy es $ 3.052).

Aunque no comunicaron cuántos niños se han integrado a "familias amigas", en INAU dijeron que han notado una reducción en la cantidad de cuidadoras del antiguo modelo, y en contrapartida, un crecimiento de familias de acogida del nuevo modelo.

A pesar del "crecimiento sostenido de respuesta en modelos de convivencia familiar" que se ha dado según INAU, se sigue teniendo que recurrir a hogares de tiempo completo. En 2010 los niños que recibieron medidas de internación fueron el 28,7% de los que entraron al sistema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)