Fiscalización

Cierres y controles se repiten en el interior

Las denuncias por ruidos molestos y las clausuras de locales también se han registrado en varias oportunidades en el interior del país. En algunos lugares, como Salto, han decidido trasladar todos los boliches y locales para bailar a la costa, buscando alejarlos de las zonas de mayor concentración residencial.

En tanto, en Punta del Este cada verano se repiten situaciones de quejas y denuncias de vecinos por la movida nocturna del principal balneario del país. Las autoridades municipales ya han aplicado multas y clausuras de locales por ruidos molestos, y también cuando se han constatado infracciones en fiestas realizadas en casas de familia, se han aplicado sanciones. El último verano, por ejemplo, una posada de La Barra fue clausurada porque sus propietarios realizaron sin autorización una movida donde actuaron artistas plásticos, productores y DJ.

En tanto, en Rocha también se han aplicado multas y clausuras por ruidos molestos durante el verano, cuando los más jóvenes se trasladan en masa al departamento en busca de diversión. En Punta del Diablo, por ejemplo, luego de fuertes reclamos de los vecinos, los principales boliches fueron instalados a varios kilómetros del centro del balneario, en una zona boscosa, logrando así que el impacto sobre los residentes en el lugar fuera muchísimo menor.

En tanto, en Mercedes, departamento de Soriano, durante la actual administración municipal se han cerrado dos boliches por la problemática de los ruidos molestos. Y en Fray Bentos, departamento de Río Negro, se han clausurado dos locales destinados a fiestas. Allí, a principios de la actual administración se adecuó la ordenanza por ruidos molestos y se bajó la tolerancia, atendiendo los reclamos por escapes libres en motos, música alta en automóviles y sobre todo lo referente a locales bailables. CORRESPONSALES

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)