LA AUTOMATIZACIÓN DEL TRABAJO EN URUGUAY

La carrera contra los robots

La velocidad de los avances tecnológicos obligan a crear estrategias para defender el empleo y al trabajador en el mercado laboral del futuro. Estudios miden la temperatura y proponen estrategias para afrontar el problema.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Kawada Industries

Si los problemas económicos que afronta por estos días Tienda Inglesa tuvieran lugar dentro de 50 años, es posible que las negociaciones con sus empleados fueran diferentes. Tal vez no habría reclamos, no habría enojos, quizá ni siquiera negociaciones. Porque los robots no negocian.

Los 1.000 empleados de la cadena de supermercados que sintieron amenazada su fuente laboral por distintas causas, hoy respiran más tranquilos porque están cerca de un acuerdo. Sin embargo, a largo plazo su pronóstico no es tan favorable. Estudios nacionales e internacionales prevén que debido al avance tecnológico, gran parte de los puestos de trabajo en nuestro país tienen fecha de vencimiento.

El año pasado, un estudio de la IEEM (Instituto de Estudios Empresariales de Montevideo) reveló que más de la mitad de los puestos laborales en Uruguay está bajo amenaza de "automatización" en los próximos 10 a 20 años. En el rubro comercio, casi un 70% (unos 182.000) de los puestos peligran. Hace unos días, el tema volvió al tapete con la presentación de un estudio del Instituto Cuesta Duarte, del Pit-Cnt, que propone tomar medidas ante esta realidad inevitable.

No es el fin.

Aunque la automatización del trabajo es un problema desde que se inventó el alambrado y se despidió al campesino que vigilaba el ganado, el decano del IEEM, el contador Pablo Regent, dice que es especialmente dramático ahora porque las máquinas avanzan "a una velocidad nunca vista". Explicó que "la vertiginosidad de los nuevos descubrimientos" no da el tiempo que daba antes para que el mercado laboral se reacomode. Regent dice que la cantidad de puestos de trabajo no se reducirá, pero sí que se crearán más puestos especializados y se destruirán los no calificados, dejando en aprietos a aquellos sin formación.

Este es un tema en el que la academia y los sindicatos parecen estar de acuerdo: el mercado laboral actual no está estructurado para sobrevivir a los cambios que se están viviendo en todo el mundo. Si en algo coinciden Regent y el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, es que este es un problema que debe encararse cuanto antes y pensarse a largo plazo.

Pereira pone el énfasis en la imposibilidad de divorciar trabajo de educación. Insiste en que es urgente un presupuesto que permita transformar la educación de modo que los que serán trabajadores mañana tengan chance de insertarse a ese mercado laboral especializado.

De acuerdo al estudio del IEEM, quienes tienen un nivel educativo más elevado están ocupados en empleos con menor riesgo de quedar obsoletos o de ser reemplazados por una máquina. Pero que el desempleo sea inversamente proporcional al nivel educativo no es un problema del futuro: incluso hoy, el 68% de los desempleados tiene un nivel educativo menor a los 12 años de escolarización, según el estudio del Cuesta Duarte.

Estrategias.

Un instrumento que ataca el problema a corto plazo es Inefop, el instituto nacional de empleo y formación profesional, encargado de administrar el fondo de reconversión laboral que sale de los aportes personales y patronales. Inefop ofrece capacitaciones laborales a trabajadores, desempleados y "especialmente a las poblaciones con mayor vulnerabilidad frente al desempleo" —como discapacitados, jóvenes y mujeres—, según anuncia la misión del organismo. Los cursos más solicitados son los de administración, informática, gastronomía, electrónica y manejo de maquinaria.

Jorge Mesa, director nacional de Trabajo, destacó la tarea de Inefop y agregó que la capacitación ha surgido como necesidad en las negociaciones colectivas. Mesa reconoció también que desde la dependencia que dirige han atendido varios casos de empresas que se han planteado la automatización de ciertas funciones.

Para Regent, la educación es necesaria pero no suficiente. Propone "repensar las normas laborales para ver si se adaptan a estos nuevos desafíos". "Podrán decir que no quieren perder conquistas, pero conquistas para gente desocupada no interesan a nadie".

Tanto él como Milton Castellano, director del Cuesta Duarte, se preocupan por la "matriz productiva". Para Castellano, lo que producimos "es lo mismo que hace 50 años" y, según Regent "tiene poco valor agregado". Puso la nueva planta de UPM como ejemplo: "Ojalá venga, pero en verdad lo que se hace es muy poco sofisticado". "El Estado tiene que dar beneficios, no necesariamente impositivos, para que sea atractivo crear algo sofisticado en Uruguay", subrayó Regent.

En el Ministerio de Industria se apunta a la sofisticación de las industrias con la incorporación de tecnologías. Iniciativas como el proyecto de internalización de la especialización productiva y el Centro de Automatización Industrial y Mecatrónica, apuntan a eso. Algunos programas incluyen entrenamiento en el uso de tecnología para los empleados de la industria.

Por su parte, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto observa el problema con una mirada más global y a largo plazo. El director de Planificación, Fernando Isabella, anunció que en agosto se presentará un informe al respecto.

"Vamos a tener que dedicar buena parte de nuestros recursos a formar al trabajador integral", consideró Pereira, del Pit-Cnt. "Hay que ofrecer formación permanente para afrontar los cambios que se producen día a día en el mundo del trabajo", agregó. También opinó que cada vez más la capacitación será una moneda de cambio en las negociaciones intra empresa: ya no se peleará solamente por salario y condiciones laborales. "Para nosotros sería fácil quedarnos con lo que venimos haciendo hasta ahora, pero tenemos que preparar la actividad sindical para los cambios que se vienen en el mercado laboral del futuro", sentenció Pereira.

El debate en torno a los puestos de trabajo "obsoletos" se retomó días atrás luego de que el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, propusiera eliminar esa función en siete años mediante retiros incentivados. Martínez se encontró con una feroz resistencia del sindicato de trabajadores del transporte. Se calcula que hay unos 1.800 guardas.

Tanto Pereira como Regent coinciden en que "el primer instinto" de cualquier persona o país es aferrarse a un empleo. Sin embargo, creen que "no hay que defender puestos de trabajo", sino "el trabajo" —según Regent— y "el trabajador" —según Pereira. Más allá del matiz, ambos entienden que una de las claves está en que los trabajadores cuyas tareas se vean afectadas por la rutina tengan la posibilidad de formarse para realizar otras.

"No es cuestión de decir no hay más puestos (como el del guarda) a partir de hoy. Pero no sigamos fomentando que entre gente a esos lugares. No sigamos reproduciendo el problema", reclamó Regent.

Cajas sin cajeros estás siendo probadas en el Devoto de Punta del Este. Foto: Archivo El País
Cajas sin cajeros estás siendo probadas en el Devoto de Punta del Este. Foto: Archivo El País

Cajas sin personas: la tendencia que llega al país.

El primer supermercado sin empleados surgió hace más de un año en Suecia. El supermercado está abierto las 24 horas y todo el proceso de la compra es realizado por el propio cliente y su smartphone.

Ahora, otra iniciativa similar está siendo testeada en Estados Unidos: Amazon Go, perteneciente al gigante de las compras online, Amazon. Bajándose una app y a través de múltiples sensores en la tienda uno podría, en teoría, tomar lo que quisiera e irse, sin hacer filas ni interactuar con humanos. El costo de la compra se cobra a la tarjeta automáticamente. En el sitio web de Amazon se informa que el local ya se está construyendo y abrirá sus puertas muy pronto.

En Devoto de Punta del Este ya se están probando las cajas sin cajeros donde uno se cobra y paga solo, que funcionan hace años en otros países. Según Miguel Penengo, encargado de la comunicación del Grupo Casino (dueño de Devoto, Disco y Géant), su uso es "para descongestionar las filas" y no implicará reducción de personal. El grupo Casino emplea a unas 6.500 personas. Tienda Inglesa, a unas 3.800.

La función de atender el teléfono para tomar pedidos ya está siendo automatizada en algunos supermercados como Tienda Inglesa, Devoto y Kinko, que tienen aplicaciones propias en las que se permite elegir la compra desde el teléfono, sin tener que hablar con un empleado.

Tienda Inglesa, que ha apostado siempre a diferenciarse por un trato personalizado con los clientes, atraviesa una fase de reestructura por balances negativos desde 2012. En ese marco, se analizó la posibilidad de prescindir de unos 1.000 empleados. En las últimas negociaciones, sin embargo, acordaron mantener todos los puestos de trabajo.

Dos estudios que analizan el futuro del empleo.

El Instituto Cuesta Duarte concluye en un estudio que "los temas de empleo y desempleo deben encararse con una mirada de mediano y largo plazo, apuntando a resolver algunos problemas estructurales que presenta el mercado laboral uruguayo en cuanto a la generación de puestos de trabajo de calidad". Plantea como uno de los caminos a seguir la "diversificación de la matriz productiva actual, sumamente primarizada y concentrada en unos pocos productos".

El informe que realizó el IEEM sostiene que todavía hay habilidades muy difíciles de robotizar y que no requieren de tanta formación: la percepción y manipulación, la originalidad para generar nuevas ideas, el desarrollo de maneras creativas de solucionar problemas, la habilidad para producir sensaciones nuevas a través del arte, la interacción y la inteligencia social, la percepción para ser consciente de las reacciones de los otros, la persuasión para influir en otras personas para cambiar su pensamiento o comportamiento, la negociación para alcanzar acuerdos ante diferencias y la asistencia para proveer atención médica y apoyo emocional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)