Antonio Mercader
Abogado, periodista, publicista.
Antonio Mercader

Uruguay y la crisis española

Días atrás, al regreso de un viaje por Europa, un notorio comerciante le dijo a un periodista lo siguiente: “estuve en España y no encontré la crisis pese a que la busqué”. Comentarios así son frecuentes entre turistas que vuelven de la península ibérica mejor impresionados de lo que esperaban. Esto no quiere decir que España está bien y que no hay crisis sino que llama la atención sobre los parámetros usados para medir la situación de ese país y para cotejarla con otros países, el nuestro incluido.

Lo interesante del caso es que a diferencia de ese comerciante y de los turistas que hallan en España más prosperidad que penuria, se oyen de labios de nuestros gobernantes frases que resaltan la situación de un Uruguay indemne ante la crisis que castiga al Viejo Mundo. Es como si nos dijeran: gobernamos tan bien que le evitamos a Uruguay los problemas de países como España. Más o menos así lo expresaron hace poco algunos miembros de la delegación que acompañó a José Mujica en su visita oficial a Madrid.

Otros fueron más lejos cuando al volver a Montevideo describieron como “terrible” y “angustiosa” la situación hispana en abierto contraste con la bonanza, la baja tasa de desempleo y el aumento de la inversión externa en nuestro país. En otras palabras, según esa visión, mientras que la Madre Patria es un páramo, ésta, su antigua colonia, le estaría sacando ventajas en la carrera por el desarrollo.

Para poner las cosas en su lugar conviene apelar al Índice de Desarrollo Humano (Idh) de Naciones Unidas que establece un ranking de países a través de diversos indicadores entre los cuales figuran la educación, la longevidad promedio y la calidad de vida. En el Idh del 2013 España figura entre los países de “desarrollo humano muy alto” en el lugar 23, en mejor posición que, por ejemplo, Italia y el Reino Unido. En tanto, a Uruguay lo ubican en el puesto 51 entre países “de desarrollo humano alto”, superado en América Latina por Chile (40) y Argentina (45).

De estos datos surge con claridad que después de un lustro de crisis España nos lleva 28 puestos de ventaja lo que podría servir para demostrar dos cosas distintas: que la crisis española no es tan grave como la pintan o que, en la comparación, los uruguayos no estamos tan bien como nuestros gobernantes dicen que estamos.

Dado que la crisis española es innegable (altísima tasa de desempleo, un 6.4% de personas en pobreza extrema, paro en sectores críticos como la construcción, etc.) parecería que el problema radica en la exageración de quienes pintan maravillas del Uruguay de hoy. Volviendo al Idh a todas luces neutral y preciso, baste decir que mientras España tiene un Pbi per cápita de más de 30.000 dólares Uruguay alcanza a la mitad de esa cifra. Otros indicadores muestran además que ese país europeo nos gana en rubros tan sugestivos como escolaridad, alimentación, servicios médicos, seguridad y protección policial.

Tras una ausencia de diez años, en 2012 nos visitó el ex futbolista de Peñarol y la selección Federico Magallanes, residente en Santander, norte de España. Cuando la prensa le preguntó sobre la crisis hispana y su comparación con Uruguay su respuesta fue espontánea: “Aquí veo más movimiento...pero vas por las calles, por los barrios, y te da pena...la gente no tiene para comer; en cambio allá no pasa eso a pesar de la crisis”. Más claro, imposible.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.