editorial

Plataforma continental

El último informe de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas sobre la labor realizada durante su 39º período de sesiones (19 de octubre – 4 de diciembre 2015) indica que el proceso para la delimitación de la plataforma uruguaya se acerca a su conclusión.

El trabajo realizado por la Comisión en esa oportunidad incluyó el estudio de la presentación de Brasil con respecto a su Región Sur (el sector que llega hasta el límite lateral Brasil-Uruguay), y la de nuestro país.

De acuerdo al procedimiento de la Comisión de Límites, cada presentación es evaluada por una subcomisión técnica designada especialmente. Esta analiza la presentación con los expertos del país respectivo y después elevará un proyecto de recomendación a la Comisión. Finalmente, la Comisión comunica su recomendación al Estado respectivo.

En el caso de la presentación uruguaya, el reciente informe de la Comisión indica que la subcomisión técnica finalizó sus proyectos de recomendación y que los elevará a la Comisión en su próximo período de sesiones que tendrá lugar el mes de febrero. Por lo tanto, nos aproximamos a la etapa final del proceso.

La Convención estipula que los países podrán extender el límite exterior de su plataforma continental mar afuera de las 200 millas (límite exterior de la zona económica exclusiva) hasta una distancia máxima de 150 millas (200 millas + 150 millas). Para ello se deberán cumplir con dos grandes requisitos: primero, el Estado ribereño deberá demostrar con evidencia científica que respalde su pretensión; y, segundo, cumplir con el procedimiento establecido en la Convención.

El límite exterior de 150 millas es un máximo. La Convención establece que la plataforma es la prolongación natural de su territorio. Por lo tanto, es posible que las condiciones del fondo y subsuelo marino solamente justifiquen un límite más cercano a la costa.

La Comisión de Límites, teniendo presente las conclusiones de su subcomisión técnica formulará lo que la Convención denomina, muy diplomáticamente, una recomendación. La Convención estipula que "Los límites de la plataforma que determine un Estado ribereño tomando como base de tales recomendaciones serán definitivos y obligatorios".

La propuesta uruguaya tiene, entre otros, tres aspectos destacables.

El primero han sido las dificultades inevitables que ha involucrado completar los estudios científicos necesarios para elaborar una propuesta que reuniese los requisitos estipulados en la Convención y que estuviese de acuerdo a las exigencias técnicas de la Comisión de Límites. Aquí, corresponde destacar el esfuerzo realizado por el Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (Sohma).

El segundo aspecto, deriva de la geografía de litoral sudamericano sobre el océano Atlántico sudoccidental. La plataforma continental es una unidad geológica. Pero, esa unidad está dividida políticamente en tres Estados: Brasil, Uruguay y Argentina. Es de suponer que las recomendaciones sobre el límite exterior de la plataforma continental que la Comisión de Límites finalmente presentará a cada uno de esos países tenderán a reflejar aquella realidad geológica.

Finalmente, todavía estaría pendiente la reserva en la presentación realizada por la Argentina para extender su plataforma continental, en la que se sostiene que aún no ha sido demarcado rigurosamente el límite lateral argentino-uruguayo de la plataforma. Es algo que debería solucionarse.

Es natural que un proyecto tan complejo tome su tiempo. Brasil presentó su propuesta en el 2004 y todavía continúa siendo analizada con la Comisión de Límites.

La extensión del límite exterior de la plataforma continental es una cuestión de Estado que ha sido impulsada persistentemente por sucesivos gobiernos uruguayos de diferentes partidos.

Lamentablemente, el anterior gobierno pretendió explotar esta legítima aspiración de todos los uruguayos con fines políticos partidarios. En vísperas de las elecciones pasadas los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional proclamaron, con bombos y platillos, los "pormenores del acuerdo" alcanzado en la Comisión de Límites, para "aprobar la extensión de la jurisdicción de Uruguay de 200 a 350 millas náuticas sobre la plataforma continental del océano Atlántico", como si hubiera sido un trabajo exclusivo y propio.

Como vemos, no había acuerdo y la Comisión aún no tenía sus recomendaciones. Se faltó (otra vez) a la verdad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)