ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Los sindicatos mandan


@| Este país va por mal camino, en muchas cosas, pero hay una que supera todas las leyes del sentido común.

Hoy el gobierno les ha dado a los sindicatos más poder que las propias leyes. Los empresarios no mandan en sus propias empresas, no tienen el poder de elegir a las personas que van a trabajar para él ni la forma de trabajar.

Hoy el sindicalismo difiere totalmente de la idea original, que era hacer respetar los derechos del trabajador. Hoy está basado en el resentimiento. El empresario o inversor es el enemigo porque tiene plata hay que darle duro para que caiga. Trabajar menos, sacar más dinero. Esa es la filosofía. Aunque parezca contradictorio ya que estamos hablando de su empleador, el que le paga el sueldo, el que le dio trabajo.

Las empresas están cerrando, no quieren reinvertir, ni agrandarse. El principal motivo es que la gente es un problema. Se contrata gente que llega a la empresa rogando y desesperada por trabajo y al poco tiempo está haciendo un juicio o paros o problemas mediante mentiras que a veces no se pueden comprobar.

Pero esto no sería nada si el Estado no lo avalara. El sistema los ampara.
El denunciante por ser “trabajador” tiene todas las ventajas para denunciar a la empresa, con una sola posibilidad: “ganar”. Siempre tiene la razón, y si se demuestran las mentiras y denuncias falsas, no tiene absolutamente nada que perder, incluso tal vez pueda negociar levantar la denuncia por un monto de dinero.

El poder judicial los ampara, el ministerio de trabajo los ampara. El empresario siempre pierde, aunque tenga la razón. Costos de abogados, audiencias, etc.… y termina hasta indemnizando por algún monto al empleado, y lo que es peor en muchos casos mantenerlo en su empresa.

Hoy este gobierno de izquierda reconoce que lo único que lo puede salvar son inversores que puedan llegar al país. Vázquez con sus ministros hace pocos meses hicieron una gira por Europa y Asia, promocionando a Uruguay para captar inversores. Que increíble, ¿no? Donde quedó aquello de fuera “capitalismo”, “yankees go home” o aquella canción popular maldición de Malinche. Reconocen que los inversores extranjeros son la solución… todo cambia y nadie habla de todo esto, ni la oposición…

En estos momentos se negocia la inversión millonaria de UPM para la instalación de una nueva planta, en esta negociación participa el PIT CNT poniendo sus condiciones para que la planta se instale. Increíble y lamentable. En esto solo puede participar el gobierno quien hará respetar las leyes laborales de sus trabajadores y punto. El PIT CNT no puede ponerle condiciones a una empresa que se instala para que pueda abrir, ¡por favor!
Mientras esto siga funcionando así, este país no va a avanzar, pero claro el que ponga mano dura se arriesga a perder muchos votos y eso acá vale más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas