ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El secreto versus la transparencia

Contrato UPM


@|Además de todos los horrores y errores (por decir lo menos) de este desgobierno que padecemos, la falta total de transparencia es increíble y me estoy refiriendo específicamente a las “negociaciones secretas” con UPM que ya han ocasionado fisuras y renuncias dentro del elenco gubernamental, como es de público conocimiento.

Repito, es increíble, que estén en juego millones de dólares -debido a las concesiones e infraestructura que condicionan el emplazamiento de esta nueva planta- que comprometerán a varias generaciones, a nosotros y a nuestros descendientes, y todo se mantenga en secreto.

Es bien sabido que estas plantas, una vez en funcionamiento, lo hacen con un alto grado de tecnología y automatización por lo que el personal estable será mínimo en cuanto a generación de empleos genuinos. Y la ciudadanía, la que paga, la que se esfuerza, la que trabaja y produce, ya ha tenido y tiene ejemplos tangibles que son pocas las instituciones que tienen a su frente a personas idóneas para la tarea. En la mayoría de los casos el amiguismo campea de la mano de la ignorancia para los cargos ocupados.
Y esto viene a cuento porque nos preguntamos: ¿quién está a la cabeza de las negociaciones?, ¿estará a la altura del tecnicismo y conocimientos exhaustivos de lo que se está hablando? ¿Por qué ese secreto? ¿Por qué esas concesiones, de las que mucho se comenta pero nadie sabe a ciencia cierta qué involucran? ¿Qué implican? ¿Estaremos ante nuevos macaneos?

Este pueblo anestesiado, anonadado por la corrupción y la ineficiencia de muchos de sus “gobernantes” tiene que exigir, a través de sus representantes en el Parlamento, que se abra esta caja de pandora y que se sepan realmente los compromisos, el costo y las genuflexiones –si las hubiere—que nos esperan de aquí a muchos años por delante.

La instalación de una nueva planta será una bandera importante electoralmente para los que hasta hace poco denostaban y trababan cualquier tipo de inversión extranjera, de ahí nuestra suspicacia por la falta de información y por la urgencia, malas consejeras si las hay.

¿En manos de quiénes estamos? Será que esto es una “chambonada” más? Necesitamos saber los pormenores de estas negociaciones “secretas” ya que resulta inadmisible que a espaldas de los que pagamos y pagaremos de aquí en más todos los horrores y errores cometidos y a cometer, como decía al principio, se nos mantenga en la ignorancia total.

Esto no pasaría en un país en serio…

¡Que los lectores saquen sus propias conclusiones!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas