ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Recuerdos...

Aromas y colores


@|Desde mi temprana infancia, los veranos en Punta del Este ocupan un gran segmento de mi historia personal. 

Mi interés por el balneario ha cambiado de estadios, ahora, lo prefiero cuando se despereza -de octubre a diciembre- o cuando bosteza, a comienzos de marzo. 

Pertenezco a la época donde pocos edificios se recortaban en el horizonte, como el San Rafael, L´Auberge, el Nogaró, con su restaurante El Sargo frente a la playa Brava y la cancha de tenis sobre Gorlero, hoy transformada en galerías. De esto sólo tengo la impresión del polvo rojizo y de un profesor cuyo nombre no puedo acordarme, pero sí, de su acento centroeuropeo, húngaro o polaco y de sus rabietas según el saque.
Quedan resonancias como la esquina de El Mejillón, donde surgió un creativo bocado: El chivito. 

Sigue como antes el Faro, la Iglesia de La Candelaria, el Miguez que por suerte están reparando sin modificarlo mucho, sólo han intervenido sus techos de tejas. 

No corrió la misma suerte el chalet La Cigale, ni el Biarritz Hotel, donde tantas veces, deambulé por sus corredores, desayuné con mermelada de naranja, imaginé cuentos fantásticos a través de sus cortinados de estampado inglés, orlados con flecos y madroños. Ni hablar del colorido jardín ubicado al fondo, con hamacas y toboganes, hoy convertido en un gris, anodino, enrejado -pero necesario- estacionamiento. 

Otro ícono que desapareció, no hace tanto, fue el Playa Hotel, construcción de aire español con excelentes canchas de tenis. Este hotel ha sido suplantado por torres, una edificación híbrida, con un frontón que alberga un sol (símbolo masón), columnas jónicas y corintias, más arcadas de medio punto, que recrean a las de granito gris allí implantadas anteriormente. 

Aún no he descifrado si me gusta que esta imperativa mole, pero debo destacar a su favor la Galería de Arte instalada en el piso primero.

A través de los años -semejante a las esculturas de Dalí con los cajoncitos- la memoria guarda imágenes como: La Terminal, desde hace tiempo buen destino de ómnibus; antes fue estación final de ferrocarriles, con su restaurante “El Motocar”. Allí, además de este transporte, llegaban trenes comunes, otros con vagones azules y amarillos, cuyo servicio de té era digno de Agatha Christie. El vestigio del Viejo Molino, en la actual Parada 5, en un tiempo atellier de Páez Vilaró; La Fragata, que agonizó hasta hace poco y la frutería Scalone, sobre Gorlero, con los mejores productos de este rubro.  

No obstante, para mi sorpresa encuentro sobre lo que antes eran vías y rieles -convertido hace años en boulevard y próximo a la Península- un lugar de vegetales como antaño, con igual frescura, con el mismo olor; ya que Punta del Este no es sólo brisa marina, es una profusión de aromas, entre ellos, laureles de jardín o adelfas y pinos diversos que hacen la diferencia. 

Los cambios entre una temporada y otra son vertiginosos; internamente agradezco, que aún desde mi ventana pueda ver el edificio Vanguardia -donde vivió Bioy Casares y Silvina Ocampo- la Isla Gorriti, el Conrad, testigo joven del actual balneario. 

Como consecuencia de estas transformaciones, conocí “numerosos” Punta del Este, pero como decía Le Corbusier: “La diferencia está en los detalles”, por ende, cabe destacar, el mayor reconocimiento a la gestión de la Intendencia de Maldonado, en la recuperación de: pavimentos, enjardinados, veredas limpias, la reparación y trazado de Puntas del Chileno. 

Aunque la gran estrella es la restauración de “Los Dedos”, del escultor chileno Irarrázabal, en la playa Brava, donde el acerado gris que contrasta con la luz solar, por la noche se transforma en una escena mágica, como fruto del aporte luminario realizado. 

Es de esperar que las otras esculturas, afectadas por el paso del tiempo tengan igual, sensible y acertado tratamiento. 

La infraestructura local se está preparando con brío para una auspiciosa temporada. 

¡Ojalá se colmen las expectativas!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas