ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La punta del iceberg


@|He leído en estas páginas varias cartas acerca de las pérdidas, renuncias y bacantes del Sodre; recuerdo que en alguna de ellas se iba más allá de estos temas y se extendía a la cultura en general.

Sin duda el ser humano es cambiante y selectivo.

Hace poco, frente al prematuro retiro de la bailarina Giovanna Martinatto, se la despidió con una lluvia de pétalos de rosas y con mucha tristeza por su anticipada desaparición del escenario.

Por suerte, a corto plazo, volvimos a deleitarnos con la frescura y la rigurosa técnica de esta artista, formada por los maestros, “viejos fogoneros”, en la época que el ballet no gozaba del actual prestigio, ni apoyo estatal. De esa escuela tenemos también, a Ma. Noel Riccetto, cuyos logros son bien conocidos, a Rosina Gil, que fue captada por el certero ojo de Deborah Colker, reclutada para su compañía y que hoy se encuentra entre las cien mejores bailarinas del mundo, aunque esto no haya tenido la merecida difusión entre nosotros.

La cultura en Uruguay es un problema muy serio, pero en todos los terrenos contamos con buenos luchadores, entre ellos, me gustaría destacar la dedicación, la docencia enriquecedora de Diego Barreiro y el trabajo su esposa, a través de la revista Sinfónica.

En su última publicación, Nº 273 correspondiente al mes de octubre en curso, hay una entrevista al Mtro. Roberto Tibiriçá (director que alguien mencionó en una carta) donde vuelca conceptos que voy a transcribir: “... es necesario un importante grado de humildad y tolerancia. No podemos confundir humildad con modestia, pero creo que es importante saber reconocer errores.(...) Además, los tiempos dictatoriales de los maestros ya quedaron atrás!!! (...) Me gustaría dejarle aquí a los jóvenes que están iniciando su carrera o que desean un día ser director, tres respuestas que Zubin Mehta me dio una vez en Nueva York: 1- Ser humilde; 2- Tener mucha paciencia; 3- preguntar siempre”.

Si pudiéramos ser permeables a las premisas de Zubin Mehta, todo marcharía diferente.

Deseo que todos los uruguayos podamos aprender a oír, a conocer nuestras limitaciones y debilidades, con sencillez y gentileza.
Agradezco al Mtro. brasileño haber aportado la fórmula de un “grande”, que es aplicable a cualquier disciplina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas