ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Mujica y las redes sociales

y su gobierno


@| “Son el nido de cobardes que no dan la cara”. Las expresiones de Mujica fueron vertidas en ocasión que participó en la misión de observadores de UNASUR al acto eleccionario de Ecuador. Donde agregó: “La tranquilidad y la paz de la sociedad es un valor tan importante que uno no se da cuenta de ello hasta que se pierde”.

El Sr. Mujica, ex guerrillero y ex presidente de Uruguay, lanza sus opiniones como si fuera él, el ejemplo de demócrata de nuestra historia. Si lo que expresa lo hiciera honestamente, deberíamos reconocerle el merito a su cambio de postura. Quizás el haber pasado por la primera magistratura del país, se le haya contagiado, al apreciar los cuadros de los grandes presidentes del Uruguay y le haya producido amnesia temporal, de las únicas experiencias conocidas de su actividad en el siglo pasado o sea la guerrilla. Este Sr. desde su posición en los Tupamaros, que no era de primera línea, supo en tiempos de democracia, traicionar al pueblo, tratando de hacer caer las instituciones y no logrando los objetivos. Pero en su periplo delictivo junto a sus camaradas de tropelías, supieron sembrar de destrucción a la tranquila sociedad uruguaya.

En su historia delictiva contra la democracia y la organización constitucional de La República Oriental del Uruguay, los Tupamaros produjeron: 20 secuestros, 47 asesinatos a sangre fría, 124 asaltos y robos, 76 actos terroristas y como corolario, el fin de la democracia uruguaya, cuando sus vencedores ensoberbecidos por el rápido éxito, disuelven el parlamento tomando el poder.

En la revisión histórica de lo acontecido, no se encuentra arrepentimiento ni pedido de disculpas al pueblo uruguayo, que pago muy caro esa locura mesiánica. Tampoco solicitarles perdón a las familias de los fallecidos por su causa ni solicitarles perdón a las familias de los jóvenes que, seducidos por sus palabras y postulados: antiimperialistas, antiburgueses, antioligárquicos, Pro reforma agraria, anti Fondo Monetario Internacional, anti Banco Mundial, anti Deuda externa y sobre todo anticorrupción, penetraron en la organización.

Al acceder al gobierno Mujica, negocio con los EEUU, el país más imperialista, sus amigos negociaron con el gobierno Venezolano y se han transformado en burgueses acomodados. Mujica acepto prebendas de sus amigos oligarcas y empresarios como los de FRIPUR quienes lo condujeron en su avión privado y pagaron la “banda presidencial”, antes de fundir su empresa dejando enorme cantidad de empleados en la calle, y gran deuda impaga con el BROU, derivando dineros a otras inversiones.

Algunos Tupamaros compraron campos transformándose en terratenientes, otros abrieron empresas. Desecharon su locura de reforma agraria. Se extranjerizó gran parte del territorio uruguayo, se aceptaron las indicaciones de la banca mundial “bancarización” Mujica hizo amistad, nada menos que con Rockefeller y Soros, representantes del capitalismo salvaje.

De la corrupción de su gobierno, hace lo posible por disimularla y ningunearla, haciendo gala de su lenguaje campechano.

Menos mal que en los postulados de los Tupamaros no hablaban de defender el dinero de los uruguayos, porque dispuso de la virtud, fundir ANCAP, cuya refinanciación costo 800 millones de dólares, cerrar PLUNA, desfinanciar el FONDES, insolventar ALUR, financiar emprendimientos sin futuro, a perdida, como ALAS U, y varias cooperativas que ya no existen y como frutilla para la torta aumento en cerca de 70.000 los empleos públicos, 1000 millones de dólares anuales, cuyo salario pagamos todos los uruguayos mediante el aumento de los impuestos y las tarifas públicas.

En su mesianismo revolucionario desoyeron los consejos de Ernesto “Che” Guevara, quien en el Paraninfo de la Universidad, acompañado por el Diputado Salvador Allende de Chile, aconsejo defender y proteger la democracia uruguaya, donde existía libertad de expresión y elecciones con participación de partidos marxistas, dijo “Yo se que el gobierno no comparte mis ideas, pero sin embargo me permiten aquí en la Universidad expresarme con total libertad”.

En homenaje a nuestro amigo de la juventud, Floreal García, campeón Panamericano de boxeo en 1963 y que no pudo concurrir a las Olimpiadas de Tokio, donde según los entendidos habría de ser Campeón Olímpico, pero los Tupamaros lo convencieron y culmino su vida ajusticiado por los militares…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas