ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Mario Piaggio Soto


Barone Wilian, Basigaluz Roberto, Beltrán Storace Diego, Berrutti Álvaro, Boragno Rodolfo, Buonomo Dante, Buonomo Mario, Cortella Ricardo, Domínguez Tomás, Eraña Juan José, Gómez Carlos, Lapiedra Eduardo, Laguarda Manuel, Lapi Pedro, Lavarello Cyro, Lazzerini Oscar, Lessa Ernesto, Linzo Mario, Lojo Bernardo, Macedo Julio, Márques Álvaro, Márques Carlos, Martínez Addiego Eduardo, Mier Fernando, Muniz Roberto, Pebaqué Bernardo, Perrier Gustavo, Perrier José Pedro, Pérez Blanco Enrique, Peverelli Jorge, Pfeiff Folle Andrés, Piccardo Osvaldo, Pienovi Mario, Raffo Rodolfo, Rafuls Daniel, Rege Roberto, Rivas Francisco A., Rodríguez Canzani Juan V., Rodríguez Miguel A., Romero Zaffaroni Miguel, Sanguinetti Gustavo, Schinca Alberto, Silvetti Osvaldo, Soggetti Carlos, Stupino Carlos, Taibo Héctor, Terra José L.

@|1963 – Tercero de liceo en Maturana. El nuevo profesor de matemáticas y filosofía es un cura joven, flaco, medio pelado; con grandes lentes, de sonrisa afable. En los recreos conversa con nosotros; no es mucho mayor, y rápidamente genera una corriente de simpatía. Habla nuestro idioma, sin eufemismos, entiende la revolución hormonal que nos invade, nos ayuda a entender el mundo y entendernos…sugiere, no impone; relativiza las culpas, no amenaza con castigos eternos. Un cura distinto, próximo, justo en el momento en que lo necesitábamos.

- Mamá: hay un cura nuevo en el colegio, muy joven, muy buen tipo…
- ¿Sí? ¿Cómo se llama?
- Mario Piaggio
- ¡Ah…claro! …debe ser Piaggio Soto…Me había comentado la Bebita. Es el hijo de una amiga de ella, de las que juegan al póker…era estudiante de ingeniería, con novia, y de repente… ¡le cayó la vocación como un rayo, lo iluminó el Espíritu Santo…!

Fueron dos años fundamentales en nuestra formación, y salimos del colegio con sus reflexiones y consejos en los corazones…50 años después, nos reencontramos, con largas vidas vividas, con muchas canas y kilos demás, pero con la enorme alegría de hacernos amigos; a tal punto que fue el compañero cero falta de nuestras gratificantes reuniones alrededor de una parrilla. Mario participaba activamente, y siempre nos brindaba sus sabias y jugosas palabras; conversábamos, polemizábamos y a veces nos rezongaba. Y sabemos que él disfrutaba mucho de esos momentos, porque somos el producto de su trabajo en esta tierra, y el valoraba enormemente el espíritu de amistad y de unidad de esta patota salesiana. A tal punto que supo comentarlo en alguna de sus homilías dominicales.

El año pasado tuvo el coraje de aceptar una polémica con 7 de nosotros sobre algunos comentarios del Papa Francisco y los curas casados, en la que tiramos sobre la mesa viejos cuestionamientos, reproches y algunas herejías. Terminamos maravillados de su profunda e inquebrantable fe, y también admirados por su lucidez, apertura mental y tolerancia.

Hoy, el querido Mario llegó al lugar para el que se preparó durante toda su vida. Pero acá, seguirá viviendo para siempre en los corazones de su querida Patota Salesiana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas