ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

No jubilarse es un verdadero acto de patriotismo

Cincuentones


@| El tema de “los cincuentones” anda como balín en cancha de paleta. Cuando viene hacia los jugadores políticos, estos le pegan con alma y vida rumbo al muro, que es el lamento de los próximos a jubilarse y rápidamente retorna, con mayor vehemencia, otra vez para los jugadores.
Era de cajón que algún día el tema iba a saltar, por lo injusto y hasta “delictivo” si se quiere.

Todos los que en el año 1995 se vieron involucrados en la aprobación de la Ley de las AFAP con la intención de mejorar la caótica situación del BPS, encuentran respuestas para la actual situación. Unos dicen que la ley estaba pensada para jubilarse a los 65 años y no a los 60 (si fuera así con 30 años de trabajo se cobraría el 60% de su salario en el primer caso y 45% en el segundo) y de esta manera no existiría el desfasaje que hay hoy; otros dicen que está mal la franja de aportes que se tomó de $5.000 y otros dicen y dicen pero nadie dice cual es la solución.

Luego de un Consejo de Ministros, el Presidente con su habitual dialéctica pastoril, se enfrentó en la plaza Independencia a una manifestación de cincuentones y prometió una ley para solucionar el tema. Lástima que otras promesas que hizo no las tomó tan a pecho.

El Poder Ejecutivo, con la firma del Ministro de Trabajo y el de Economía, envió un proyecto de ley al Parlamento donde se les brinda la oportunidad, quienes fueron obligados a incorporarse al sistema nuevo, de optar por jubilarse vía AFAP o vía BPS. En este último caso reconociendo los aportes previos a 1996, que por otro lado son los mejores del trabajador. El costo “por hacer las cosas bien” es de US$ 2.500 millones. Todos estaban de acuerdo hasta que Danilo Astori dijo que nos va a costar US$ 3.700 millones.
¡Pero Danilo! ¿No firmaste vos el proyecto? Quién hizo la cuenta o quienes hacen la misma cuenta con tanta diferencia? ¿Acaso no están hablando de lo mismo el BPS, el MEC, el PIT-CNT y el Poder Legislativo? Si hasta tuvimos que soportar declaraciones del mejor apóstol que tiene Tabaré en Murro, por su tono pastoral, preguntando cuando los partidos tradicionales iban a pedir disculpas por la Ley de las AFAP. Lástima que ningún periodista se animó a preguntarle si no será en el mismo acto donde el FA pida disculpas por Pluna, Ancap, Fondes, Asse y demás.

El BPS viene derrapando hace años, en la última rendición hubo que aumentarle los aportes para reducir déficit, pero el reclamo de hoy es más que justo. Los cincuentones hicieron sus aportes completos durante años y ahora que salta el no reconocimiento de esos aportes, hay que cubrirlo.
Y no es un acto “político regresivo” como dijo Esteban Valenti, “sacarle a los menos para darle a los más”. A estos trabajadores se les va a dar lo que ellos pagaron y, en todo caso, son de los que más aportan para la jubilación solidaria y cubrir a aquellos que con sus ingresos no les da para retirarse dignamente.

Alguna reforma con el sistema previsional habrá que encarar pero no con una mentalidad como la que aplicaron con las jubilaciones militares: impuesto a las altas retribuciones. Esto parece el preámbulo para, en la rendición del año que viene, ponerle otro impuesto a las jubilaciones mayores del resto de los uruguayos.

La reforma debería comenzar por analizar todos los pagos que esta institución realiza y especialmente los seguros por enfermedad. El aporte de rentas generales al Banco es grande, los trabajadores y también los patrones no pueden aportar más. Existe una forma de recaudar dinero para comenzar a paliar los desbordes que tienen el BPS. Los pagos que realiza esta institución son parte de la vida social del país. Vamos a mejorar la gestión en todos los entes estatales y van a ver como se gasta sin razón. No tengo dudas que el estado debe gastar US$ 50 millones de dólares por año (igual a lo de los cincuentones) en cosas que puede eliminar.

Hay un grupo pregonando a gritos 2.000, 3.000 ó 4.000 mil millones de dólares, otro que esto es igual a la mega inversión de UPM, otros lo cuantifican en escuelas u hospitales y lamentablemente otros lo cuentan en votos, a favor o en contra.

Hagamos las cosas bien y de la manera menos dolorosa, pero bien, con honestidad. Si hay que pagar pagaremos pero por una cuestión de enmendar un error, no de regalarle nada a nadie.

No confundan a la gente como se discutiera dar o no da una dádiva. Es un derecho que tenemos todos los que trabajamos y aportamos al BPS: calcular el retiro con todos los años y montos aportados.

Y que no parezca que en el Uruguay “No jubilarse es un verdadero acto de patriotismo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
volver a todas las cartas