ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Injusticia académica

A uruguayos egresados de altas universidades del extranjero


@| Estimados lectores... Antes de la Revolución Social en nuestro país y por el año 1969 emigramos con mi esposa a Canadá en busca de paz, un futuro mejor para nuestros hijos y un cambio en general.

Allí fuimos de los primeros 100 pioneros uruguayos arribados en aquellos momentos. Nuestra vida fue mejorada instantáneamente pues había mucho trabajo y perspectivas para quien deseara avanzar. Nunca pudimos dejar de lado el amor y el recuerdo de nuestro querido Uruguay, al cual siempre defendíamos con uñas y dientes como decía nuestro Prócer, contra aquellos que ni nos conocían por estar tan lejos y ser tan pequeños.

Dios nos dio una hermosa hija quien nació en Toronto y luego de ello ya empezamos a compenetrarnos con la cultura local, y el ambiente social latinoamericano, que ya para entonces había nacido, y hasta llegamos a fundar un Club Uruguay en la Costa Oeste Ciudad de Vancouver.

Décadas pasaron y ya nuestra hija cumplió su educación universitaria en la misma ciudad, pero terminó su Maestría profesional como “Traductora e intérprete” del inglés al español y viceversa, en Ottawa, la capital, en una de las mejores universidades de idiomas del mundo. Recibió también Diploma de Reconocimiento del la Real Academia Española, más otros títulos de trabajos específicos como en Medicina, Fuerzas Armadas y Mecánica Industrial General. Tiene de todo esto muchos años de experiencia.

Yo ya andaba por mis años de retiro laboral y nuestra hija en sus viajes había caído enamorada del país de sus padres y retornó con nosotros a Montevideo, cuando nos jubilamos en 2011.

Nunca perdimos el amor por nuestra tierra, pero hoy debo decir que sí perdimos la confianza. Recuerdo cuando era niño que los médicos aquí eran de muchas partes del mundo, además de los compatriotas... con dificultades de idioma, pero ejerciendo su profesión en lo que era un lugar más abierto y tolerante con el extranjero que hoy en día. A todos ellos se les aceptaba su Credencial Profesional verificada y nadie menospreciaba su conducta. El doctor que me hizo nacer a mi era judío lituano.

Le pregunto a nuestro Presidente, que debe ser el responsable de que se mantenga la igualdad académica, el respeto por las instituciones tanto locales como extranjeras, ¿qué ha estado pensando? Esto es discriminación abierta y falta de respeto total por un compatriota y una violación de derechos humanos que nunca vi antes en mi país. ¿Por qué es que yo encuentro médicos peruanos trabajando aquí? Cubanos, argentinos y otros... ¿Por qué es que encuentro enfermeros chilenos, argentinos, paraguayos trabajando aquí y muchos, muchos más? ¿Y por qué es que a mi hija, que es ciudadana uruguaya y ya votó para comprobarlo, no le permiten ejercer ni siquiera una parte de su profesión, siendo que viene de un país de habla inglesa y tiene todo más que legal? Tiene certificados internacionales.

¿Qué pasó en nuestro Uruguay? ¿Se han olvidado lo que criticaban: la discriminación y “no” inclusión? Ahora lo están haciendo ustedes y peor que antes. Le están exigiendo a una Traductora Certificada por una de la mejores universidades del mundo que haga su carrera totalmente entera de nuevo...

¿Qué les pasó? ¿Qué le pasó a ese partido político que tantos años peleó y criticó la desigualdad?

Yo lo recuerdo, pues aún vivía aquí, y ahora que volví a morirme en mi patria como siempre desee, me llevo el trago amargo que quienes nos gobiernan y guían se han olvidado de lo más hermoso que este país siempre tuvo; Libertad, Igualdad y Justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas