ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Gremio de AEBU


@| El jueves entre las variadas noticias matinales estaba la amenaza latente de este gremio, que si no se aceptaban sus reclamos pasarían a dejar los cajeros sin dinero. Otra vez el pacífico ciudadano uruguayo va a ser víctima de la prepotencia sindical y más cuando se trata de AEBU que es un gremio con tanto poder y sobretodo sobre un área tan sensible como es la económica.

Lo más triste de este conflicto puntual, es que siendo objetivos, la base del problema es justamente el poder de este gremio.

Y si, ahora se quejan de la reestructura que quiere llevar a cabo el directorio de BROU en relación al funcionamiento y número de sucursales que hay en el interior del país. Si bien yo también puedo no estar de acuerdo con esta reestructura, ya que tiene una mirada completamente capitalina y lejos de la realidad que vive la gente del interior, el objetivo de ellos es bajar costos y esta es la única forma que encuentran.

Otra forma de bajar los costos gigantescos que tiene el BROU sería una revisación concienzuda, que se ajustara a la realidad del país, de los salarios que reciben todos los trabajadores bancarios. Ahí si habría que meter mano ya que son los eternos privilegiados que tiene el país. Pero claro, en ese punto están todos de acuerdo; “no se toca”. Obviamente ahí deja de primar el razonamiento de achicar costos ya que los que toman las decisiones también se verían afectados y el “enojo” del gremio sería fabuloso. Es mejor hacer un poco de ruido por unos pocos, que arriesgar a verse afectados.

Siendo el resultado invariable de esto, que el gran y siempre afectado es el ciudadano, ya que se repite lo de cada vez menos y peores servicios. De reestructura en serio, apuntando a dar un mejor servicio al usuario con la mayor eficiencia, eso jamás.

¡Los sueldos de privilegio no se tocan!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas