ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Esto no da para más

Agresores sexuales


@|Al sistema político: Qué difícil momento estamos viviendo. ¿Qué está pasando en nuestra sociedad, la que todos sabemos está conformada por gente de trabajo, convicciones y buenas costumbres? ¿Es que tanto ha cambiado el reglamento de la vida, de la convivencia en paz y de los valores éticos y morales que durante años y años nos inculcaron con ejemplos nuestros mayores? ¿Qué pasa con la Justicia? ¿Está bien como se procede, se juzga y se pena, con la severidad que desaliente a futuros delincuentes?
¿Cómo es posible que en todas las crónicas policiales aparezcan sujetos investigados, detenidos o procesados y en la mayoría de los casos se agregue “con antecedentes por tal o cual cosa”? No creo ser el único que se de cuenta que simplemente son reincidentes porque la Justicia les da tiempo, quiero decir penas leves que en vez de corregir alientan a seguir porque lo que tienen que pagar es poco y barato.

De una manera u otra hemos ido viviendo. Con defectos sí y muchos y conformándonos con comparaciones, siempre con los peores, que nos han hecho creer que seguimos viviendo en “el paraíso”, aquel que en su momento fue la Suiza de América.

Pero lo bueno dura poco y esos momentos que creímos buenos pasaron a ser bastante malos y si bien hemos sido testigos de una mejora en el equipamiento y funcionamiento de la Policía, esto no ha sido suficiente.
Estamos mal, muy mal o cada vez peor, en un momento en que la vida no vale nada. Los ladrones roban más que nunca, pero además matan sin piedad. Las maestras son agredidas en las escuelas. Buena parte de la sociedad, especialmente mujeres, son víctimas de violencia, acoso y violaciones. Los violadores abundan, abusando y matando a niñas y niños de nuestra sociedad.

La sociedad toda está cada vez más indignada, con razón naturalmente, y ya son muchas las voces que se levantan pidiendo justicia, reclamando que esta llegue de una manera u otra.

Pero lo que no se oye son soluciones, propuestas de cambio, respaldo a la sociedad trabajadora de buenas costumbres.
¿Alguien puede creer o pensar que la pena de cárcel para los delincuentes sea consuelo para las familias castigadas por la violencia y la delincuencia?
Seguro que no, y sí supongo que muchos somos los que pensamos que las penas deben ser duras, mucho más duras, no para consuelo de la familia uruguaya y sí para tratar de desalentar a aquellos que deciden que su carrera u oficio sea al margen de la ley. Esto no da para más.
Cadena perpetua para los que asesinan y violan niños y para los ladrones que además de robar matan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas