ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Yo digo no

Chips para perros


@| Estimado Representante, hace algún tiempo manifesté, por este mismo medio, mi desazón por el trabajo parlamentario, por los escasos logros obtenidos, por las escasas o nulas soluciones que brindan ustedes, a través de las leyes, al pueblo que los puso en sus lugares de trabajo, hecho que muchas veces parecen ustedes olvidar.

Ja! Todavía recuerdo su enojo. Me preguntaba Usted, qué hacía yo al respecto... Y yo le respondía que desde mi lugar de simple ciudadano era muy poco lo que podía hacer.

Bueno, quizás si tuviera la oportunidad intentaría por lo menos hacer algo. ¿Recuerda?

Resulta que el gobierno, que parece haberse tomado muy en serio aquello de “meter la pata” (de lo otro ni hablemos) ha salido, a través del MGAP y Cotryba, a obligar a la gente a ponerle un chip a sus perros, además de la consabida patente.

No voy a entrar en detalles sobre la inutilidad de esta resolución ni la imposibilidad de fiscalizar y controlar la misma, pues mucho se ha hablado ya al respecto.

Pero sí me preocupa, me duele y mucho, las consecuencias que esta nueva “chamboneada” está provocando. Particularmente en aquellas personas de pocos recursos, jubilados por ejemplo, que al no tener acceso a toda la información, y ante la imposibilidad de hacer frente a nuevos gastos, sumado al temor a ser multados y castigados con toda severidad por algunos voceros de Cotryba, optan por desprenderse de sus mascotas, las que indefectiblemente terminan en la calle.

Lo veo día a día, y lo puede ver todo aquel que quiera verlo.
En fin, deseoso de querer hacer algo, me dediqué a juntar firmas a través de “Change Org.”, y en poco más de tres días llevamos casi 7 mil firmas que apoyan.

Yo ya estoy haciendo mi parte como ciudadano... y trataré de ir a más.
Ahora necesito que Usted haga la suya. Quiero ver a mis representantes ponerse este asunto al hombro. Que los viejitos y la gente humilde no se vean en la necesidad de desprenderse de sus animalitos. Que se puedan seguir acompañando uno al otro. Que no sientan temor frente a la soberbia embestida de las autoridades de Cotryba.

¿Ideas? Muchas, y seguramente mejores que ésta que sólo pretende recaudar dinero que, como siempre, terminará dilapidado sin que con ello se logre nada.

Disculpe mi insistencia. Ahora quiero verlo a Usted Sr. Representante. Quiero ver a su partido. Quiero ver a la oposición toda pararse frente a esto.
Una cosa más Sr. Representante, sé muy bien que los tiempos de los políticos suelen ser diferentes al común de la gente. Sepa entonces usted que cada día que pasa, unos cuantos perritos terminarán abandonados. Y seguramente unos cuantos “amos” quedarán muy tristes, pensando equivocadamente que ese era el único camino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas