ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Caso Sendic


 @|Hemos llegado al capítulo final de una situación lamentable, la renuncia de un Vicepresidente de la República, por utilizar dinero del Estado para provecho propio. Nunca en la historia del Uruguay, tuvimos una situación similar. Siempre nos enorgullecíamos de nuestros valores, frente a lo que sucedía con los políticos de los países vecinos. Quienes accedieron al gobierno criticando actitudes de otros partidos y enarbolando la bandera de la ética y la honestidad, ahora no saben qué responder. Hasta ahora cuando se criticaba algún hecho de su colectividad, la respuesta siempre era la misma: “los partidos tradicionales también lo hacían”. Esta repuesta justifica que si el otro actuó mal, yo también puedo hacer lo mismo y no puede ser mal visto. Con lo sucedido ahora no tienen excusa, pues nunca antes sucedió algo así. Este hecho lamentablemente deteriora nuestra imagen internacional, pues con esto somos noticia en todo el mundo.

Escuchando las declaraciones del ex licenciado y ex vicepresidente en el plenario, uno no puede entender como sigue negando los hechos, al decir que se actuó sin pruebas y en forma desproporcionada. Creo que la familia debería aconsejarle que concurra a ver a un neurólogo, pues parece sufrir de principios de alzheimer. No puede ser que hoy diga algo y mañana dé marcha atrás.

En el libro de Patricia Madrid y Viviana Ruggiero hay una entrevista a una ex compañera de estudios de él en La Habana y la cual lo describe como una persona introvertida y callada. Evidentemente no tuvo una niñez normal y la relación con su padre culminó abruptamente. No es virtud ser hijo de alguien que quiso derrocar por medio de las armas, un gobierno elegido democráticamente.

Debemos reconocer que el Tribunal de Ética actuó en forma objetiva y no se dejó influenciar por los radicales que lo apoyaban en forma ciega. Creo que lo que más les molestó fue que sus declaraciones eran una tomada de pelo, hacia ellos. Ante las preguntas sobre sus gastos con la tarjeta corporativa, sus respuestas eran divagantes: “no recuerdo lo que compré”, “no entiendo cómo figura ese gasto”. La diferencia de sus actos, con lo hecho por sus vecinos ideológicos fue que él sólo gastó en su provecho un colchón y ropa deportiva, en lugar de los millones de dólares que se robaron Lula y Cristina Kirchner. En Europa una ministra debió renunciar por comprar un chocolate, con dinero del estado.

Mi mayor deseo es que la biología siga acompañando en buena forma al presidente Vázquez, de lo contrario quién sabe donde llegaremos.

Ojalá quienes votaron al Frente Amplio creyendo que eran la renovación, se den cuenta que han actuado en forma irresponsable, confiados en que la mayoría parlamentaria les da carta blanca para hacer lo que quieran.

Esta historia todavía no ha terminado, aún queda el dictamen de la justicia por el caso Ancap, el cual según versiones extraoficiales se conocerá antes de fin de año y será lapidario.

Un consejo para Raulito: “conseguiste un buen abogado, ahora no tenés fueros que te amparen”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
volver a todas las cartas