ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El cangrejo debajo de la piedra


 | 
@| A través de una reciente Columna vuestra titulada “Trampas con Palabras”, magníficamente desarrollada por Juan Martín Posadas, podremos argumentar que ha quedado incorporado al debate y léxico empresarial de nuestro país, lo que el autor ha denominado como... “el Costo PIT-CNT”.

A juzgar por el contenido del reciente pre-acuerdo de inversión entre UPM y el Gobierno en materia laboral, ha trascendido que UPM puso bajo la lupa y enmarco con puntillosa claridad sus exigencias respecto a la regulación de “piquetes” y “ocupación” de su planta industrial.

Digámoslo en forma simple, UPM no doblará su apuesta en la ROU a menos que este tema sea laudado de antemano. Es de perogrullo señalar el enorme perjuicio económico que un conflicto laboral causaría a lo largo de los eslabones de esta cadena productiva, empecemos por los factores de producción y acopio de la madera, costos derivados de capacidad instalada no utilizada, lucro cesante del transporte por riel, y el que deriva de la logística empleada en el acondicionamiento para embarque del producto final en buques de ultramar.

Hasta aquí todo muy claro, para comprender el concepto de costo PIT-CNT... ¿entonces donde esta el cangrejo?

Hagamos un ejercicio de memoria; hace un tiempo ya, un trabajador del taxi que rehusó plegarse a una medida gremial fue objeto de dos atentados por parte de matones a la orden de la central sindical, uno, en su persona, fue literalmente molido a palos y el otro, en daños cuantiosos a su vehículo.
Aparte de haber formulado una denuncia por agresión física, presumimos que habrá pensado en acompañar una segunda denuncia por daños y perjuicios. Si así fue, le habrá quedado el retrogusto de desayunarse con que su abogado se vio imposibilitado de entablar una demanda ya que el PIT-CNT no contaba y creemos que aun no cuenta con Personería Jurídica.
Los finlandeses bien harían en consultar a la Sra. empresaria de Rocha, impunemente engañada en su buena fe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas