ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Bienal del Mercosur


@| Hace 20 años, con el auspicio de El País en la impresión de un lucido catálogo, y el apoyo de empresas públicas y privadas, el salón de los Pasos Perdidos se engalanaba con los mejores pintores del Mercosur. Inserta en la política de “apertura del Palacio Legislativo a la población”, diseñada por el Vicepresidente Dr. Batalla, y sobre una idea original del entonces Asesor Artístico Osman Astesiano, la muestra concitó multitudinaria adhesión. Con el auspicioso nombre de “1ª Bienal Interparlamentaria de Pintura del Mercosur”, se extendió entre el 20 de noviembre y el 21 de diciembre de 1997.

Así, con entrada libre y gratuita, se pudo disfrutar de artistas de la talla de los argentinos, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé y Alejandro Puente; los brasileños Glênio Bianchetti, Manabu Mabe y Sante Scaldaferri; los paraguayos Carlos Colombino, Enrique Collar y Bernardo Ismachoviez; los uruguayos José Gamarra, Ignacio Iturria y Nelson Ramos. También se aprovechó para hacer un guiño mercosuriano a Bolivia y Chile, que miraron con simpatía la idea pero no pudieron participar.

La Comisión Organizadora fue presidida por Astesiano, secundado por el plástico Jorge Blanco, la coordinación general del firmante de esta nota y la desinteresada asesoría del publicista Enrique Russi.

El trabajo fue arduo, la idea, por inédita, tuvo que ser expuesta personalmente ante las autoridades de los distintos parlamentos presididos en ese momento por los doctores Saguier, Sarney y Ruckauf.

Dice el Dr. Batalla en la presentación del catálogo que la Bienal “tiene para nosotros alcances que la trascienden en tanto pretende, además, constituirse en un instrumento adicional que contribuya al proceso de integración, donde la hermandad de los Parlamentos ha de jugar, sin duda, un rol de primerísima importancia, en tanto expresiones auténticas y democráticas de nuestros pueblos”.

La desafortunada desaparición física del Dr. Batalla en 1998 le restó continuidad a la iniciativa, pero el esfuerzo valió la pena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas