User Admin

UTE: cómo perder el dinero y el tiempo

En el año 2004, se firmó un acuerdo con Argentina referido a la instalación de dos fábricas de celulosa en el Uruguay: Botnia y Ence.

En el año 2004, se firmó un acuerdo con Argentina referido a la instalación de dos fábricas de celulosa en el Uruguay: Botnia y Ence.

El 16/7/09 se publicó que la mayoría de las acciones de Botnia pasaron a manos de UPM.

El 20/5/09 se publicó la compra de Ence por Stora Enso y Arauco.

Stora Enso es la fábrica de papel más importante del mundo.

En importancia, UPM es la segunda fábrica de papel del mundo.

Y las dos juntas mueven el mercado papelero.

Uruguay está bien dotado para producir celulosa, porque tiene el privilegio de estar en la franja del eucalipto y porque ha mantenido genialmente, durante décadas, una constante política de Estado, dos veces acertada: forestación y fábricas de celulosa. Pero eso, que es admirable y raro en la región, no basta. El porvenir impone determinadas condiciones para cumplir los planes iniciales y el Uruguay no logra superar las exigencias. La omisión sigue intocada, cuando las dos fábricas están en plena producción de materia prima, pero impedidas de fabricar aquí, papel y cartón.

La labor madre de un gobierno es preparar el futuro.

Y por supuesto, la radicación de formidables sociedades capaces de cambiar nuestro perfil exportador, no responde a una casualidad, responde a cálculos y planes, que se cumplieron plenamente. Los que saben del negocio eligieron desde lejos este preciso punto en el globo terráqueo y nadie arriesga tanto, sin buscar el lugar más adecuado.

Pese a eso, ninguna de las fábricas uruguayas puede industrializar la celulosa en el Uruguay.

Jugamos bien la primera partida y no supimos encarar la segunda. Un país no puede caminar sin saber adónde va. Para el barco sin ruta establecida, todos los vientos son contrarios, escribió Séneca.

“Una alta ejecutiva de Stora Enso, le confíó al secretario de redacción de “Búsqueda” (invitado a visitar las instalaciones y plantaciones de la empresa en Finlandia):

- Considero muy remota la posibilidad de que haya inversores dispuestos a instalar en el Uruguay una fábrica de papel y cartón (el siguiente paso en el proceso de la celulosa). Y agregó, “el Uruguay no está en condiciones de satisfacer el suministro de energía eléctrica necesaria para esa industria, a precios competitivos” (Búsqueda, 28/5/06). No es fácil contestar esa frase breve. Para que la celulosa siga yéndose del Uruguay, en bruto, sin ser procesada, debe mantenerse un craso error. UTE explicó y aplicó, que lo bueno es consumir cada vez menos electricidad. Lo bueno fue importar y pagar precios de ópera, 400 dólares (seis veces el costo internacional) por cada megavatio hora, como ya sucedió.

Hace cinco años que todas las iniciativas, algunas de ellas promovidas por el presidente Vázquez, otras por el senador Fernández Huidobro, se estrellan contra la desfachatez de UTE, un ente suicidante que a cada paso, aumenta las tarifas y padece un déficit mayor. Algo realmente incomprensible.

Copio frases de Fernández Huidobro:

-“El fracaso de UTE ha sido total; y ha costado muy caro.

A las pérdidas generales que son fáciles de imaginar, debemos agregar las muy concretas que venimos pagando en términos contantes y sonantes.

En oportunidad de informar acerca de la Rendición de Cuentas, Astori decía en tono agobiado, que los costos crecientes de UTE se tragaron en forma directa cien millones de dólares trabajosamente recaudados (entregados por el Fisco a UTE, para tapar agujeros).

“¿Cuál es el motivo que impide aplicar la Ley de Marco Regulatorio (16.852) ? Dicha ley elimina el monopolio de la generación eléctrica dejando en manos de UTE la trasmisión y la distribución”. (hasta aquí, Fernández Huidobro).

El tremendo libro del senador Fernández Huidobro (“La batalla de la energía”, se editó en noviembre del 2006). UTE ha impedido olímpicamente, que se hiciera nada para salir del esquema. Al revés. En plena agonía financiera, UTE acaba de invertir 135 millones de dólares (que no tiene) para instalar una conversora, en el loco intento de seguir importando electricidad brasileña, para desarrollar el Brasil productivo, en perjuicio del Uruguay productivo, según palabras llenas de humor amargo del senador Long.

Uruguay se encarga de hacer la línea de alta tensión, instala la conversora, duplica la usina de Candiota y de ese modo, agranda la generación en Brasil y queda dependiendo de él, más que nunca.

Comprar electricidad producida en Candiota (una usina a carbón, próxima a nuestra frontera) además de ser un pésimo negocio, es un crimen contra el medio ambiente, contribuye a la alteración del clima; y es crasamente ilegal.

El artículo 27 de nuestra la ley 16.832, dice:

-“Ningún agente… podrá realizar contratos de abastecimiento de energía eléctrica con generadores extranjeros, … cuyas plantas contaminen el territorio nacional”. Esta prohibición describe exactamente el caso de Candiota, una usina carbonera, cuya producción crecerá al comprar más y más (con ganancia para la industria brasileña), mientras una lluvia ácida cae sobre la tierra uruguaya.

En síntesis, el Uruguay perdió cinco años sin elegir una solución viable a su crisis energética.

UTE es responsable de este desastre y UTE es la primera víctima de sus errores. Hace más de quince años que UTE colmó la gloriosa tradición de construir represas para tener la energía propia, capaz de acompañar el desarrollo del Uruguay. UTE en vez de actualizarse en la generación hizo la plancha y se entretuvo en pensar que lo bueno (lo descansado y nada comprometido) era comprar electricidad extranjera. Las usinas son muy difíciles de elegir y de mantener. El caso de Puntas del Tigre enseñó que el consumo de petróleo es ruinoso; y que elegir maquinaria es muy difícil; las turbinas de avión se rompieron en seguida y todo indica que por mal uso se perdió la garantía de fábrica.

Los directorios pasan, la administración del ente sigue incambiada y la idea de UTE prevalece: no sabemos producir, más vale comprar.”

Lo curioso de la nota que acabo de glosar es su fecha: fue publicada en esta sección el domingo 13/12/2007; es anterior a que se produjera y se supiera la catástrofe de las tres sequías que le provocaron al ente, pérdidas por 4.000:000.000 (dije cuatro mil millones) de dólares.

UTE debe incorporar a sus planes un estudio suficiente a nivel internacional para aclarar sus planes a mediano y largo plazo. De ello depende la conveniencia de la República Oriental del Uruguay; lo contrario de su apoltronada vida de ente rico, que vive bien, sin preocuparse. Sus planes deben incluir nuevas soluciones estables, favorables al desarrollo del país. El desarrollo depende de la energía de la cual se disponga; la electricidad debe ser abundante, barata y firme (sin interrupciones).

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, afirma:”La combinación de los ríos y el viento dejó atrás el problema de las sequías”.

- Yo le pregunto: ¿Qué fábrica puede depender de que llueva o no y de que sople viento o no?

Hubo una Comisión encargada de obtener estudios a nivel internacional, que decidió mantener en secreto tales asesoramientos y rechazó opiniones muy autorizadas, por no coincidir con las ideas locales. Fue una rara manera de manejar la sabiduría: pidiendo consejos y despreciando lo que no coincidía con la visión casera, a 35° de latitud sur.

El miedo a cambiar cuando se junta con la soberbia, componen una de las peores dolencias uruguayas. ¡O déplorable race!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)